Tizanidina pertenece a un grupo de medicamentos llamados relajantes musculares. La tizanidina se usa para tratar la espasticidad, que es cuando los músculos del organismo sufren espasmos, calambres, entumecimientos, falta de coordinación o cuando se estrechan, debido a problemas causados por la esclerosis múltiple, lesión de la columna, ACV, etc.. Los relajantes musculares actúan haciendo más lenta la acción del cerebro y de las células nerviosas que controlan el movimiento muscular.

En el caso de la tizanidina, los beneficios están relacionados con sus efectos sobre el sistema nervioso. Los efectos beneficiosos de la tizanidina se manifiestan dentro de aproximadamente una hora después de tomar la primera dosis.

Dosis de tizanidina

La tizanidina viene presentada en comprimidos y la dosis es la indicada por el médico, pero se recomienda como dosis inicial para adultos, 2 mg hasta 3 veces al día. Con posterioridad, la dosis se va aumentando gradualmente de 2 mg a 4 mg hasta alcanzar una dosis efectiva. La dosis de mantenimiento más común es de 8 mg y se toma hasta 3 veces al día (cada 6 a 8 horas). El límite es 36 mg diarios.

La tizanidina puede tomarse con o sin comida, sin embargo tomando tizanidina con comida, puede aumentar los efectos secundarios de este medicamento. Es importante ingerirla de la misma forma, ya sea con alimentos o con el estómago vacío, y una vez comenzado el tratamiento, no interrumpirlo bruscamente.

Advertencias y contraindicaciones de la tizanida

No se debe administrar la tizanida si el paciente es alérgico o hipersensible a la tizanidina o a cualquier otro ingrediente de este medicamento o si se están tomando ciertos medicamentos, como ciprofloxacina y fluvoxamina.

Se debe informar al médico sobre problemas de salud padecidos o que se padezcan y sobre cualquiera de los medicamentos que se estén tomando (en especial anticonceptivos), incluso el consumo habitual de vitaminas, suplementos, alcohol, tabaquismo, cafeína y drogas ilegales.

Respecto de los problemas de salud, se deben comunicar al médico por cualquiera que se padezca a que se haya tenido, en especial los problemas cardiovasculares, presión arterial, hepáticos, etc.

En cuanto al embarazo, la tizanidina no ha sido investigada para su uso en humanos. En algunos estudios con animales causó defectos de nacimiento y otros problemas durante el embarazo. Por lo tanto, este medicamento no debe usarse durante el embarazo a menos que los beneficios superen los riesgos. Si la paciente queda embarazada mientras lo está tomando debe consultar con el médico inmediatamente. Del mismo modo respecto de la lactancia, el medicamento puede afectar al bebe, por lo que no se recomienda salvo previa consulta con el médico.

En los niños, la seguridad y eficacia del uso de tizanidina no han sido establecidas, mientras que en los adultos mayores se requiere que el médico ajuste la dosis, porque se elimina del cuerpo a un ritmo más lento, y si esto no se tiene en cuenta, puede resultar en un aumento del número y gravedad de los efectos secundarios.

Efectos secundarios adversos de la tizanidina

Los efectos secundarios adversos de la tizanidina, como los de todo medicamento, son posibles pero raros. De ocurrir, ameritan la consulta médica si se mantienen o si se sienten como graves. Entre los más comunes se destacan: ansiedad, dolor de espalda, estreñimiento, depresión, diarrea, mareos o aturdimiento (especialmente al levantarse de estar acostado o sentado), somnolencia (no conducir vehículos), sequedad en la boca, cansancio, acidez, aumento del tono o de los espasmos musculares, aumento de la sudoración, debilidad muscular, náuseas, goteo de la nariz, erupción cutánea, dolor de estómago y vómitos.

Entre otros efectos menos comunes que ameritan una consulta inmediata con el médico se destacan: dolor abdominal, dificultad para hablar, síntomas similares a la gripe (fiebre, escalofríos, tos, fatiga, dolor de garganta), latidos cardíacos irregulares, nerviosismo, alucinaciones, signos de sangrado en el estómago (expectoración con sangre, vómito con sangre o un material parecido a los granos de café), síntomas de depresión (falta de concentración, cambios de peso, cambios en el sueño, disminución del interés en las actividades, pensamientos suicidas, etc.), signos de infección (fiebre, escalofríos, diarrea severa, falta de aliento, mareo prolongado, dolor de cabeza, rigidez en el cuello, pérdida de peso o apatía), síntomas de problemas hepáticos (náuseas, vómitos, diarrea, pérdida de apetito, pérdida de peso, coloración amarillenta de la piel o del blanco de los ojos, orina oscura, heces de color claro), signos de infección del tracto urinario (dolor o ardor al orinar, aumento de la frecuencia de orinar o sangre en la orina), llagas en la piel, hormigueo, ardor, o sensación de picor, movimientos incontrolados del cuerpo, debilidad o fatiga inusuales y cambios en la visión.

Por último se debe suspender y consultar al médico, en caso de padecer convulsiones.

Interacciones de la tizanidina

Además de los mencionados, la tizanidina puede interactuar con otros medicamentos, entre los que se destacan: acetaminofeno, enzima convertidora de angiotensina (ECA) (captopril, lisinopril, ramipril), beta-bloqueadores (carvedilol, propranolol, timolol), bloqueadores de los canales de calcio (amlodipina, diltiazem, verapamilo, nifedipina), diuréticos (píldoras de agua, como furosemida, hidroclorotiazida, espironolactona), ketoconazol, lidocaína, mirtazapina, fenitoína, antibióticos "quinolonas" (el mencionado ciprofloxacina o norfloxacina, ofloxacina) y antidepresivos tricíclicos (amitriptilina, desipramina).

Consulta al médico o farmacéutico

Al considerarse un artículo de información general y accesible, se recomienda que en caso de duda por otros efectos adversos que aparezcan, eventuales interacciones o advertencias adicionales, se consulte al médico o farmacéutico.