Ramipril se incluye en el grupo de fármacos conocidos como ECA; inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina. La angiotensina actúa en la pared de los vasos sanguíneos provocando vasoconstricción al tiempo que disminuye la producción de orina en el riñón. Por su parte, ramipril actúa disminuyendo la formación de angiotensina y, por ende, relajando los vasos sanguíneos, así como ayudando a la formación de orina. Con ello se logra que baje la presión arterial y que una mayor cantidad de sangre y oxígeno lleguen al corazón.

Ramipril puede emplearse solo o bien en combinación con otros medicamentos para tratar la hipertensión. Su utilización incluye a los pacientes con riesgo de padecer un ataque cardiaco o un accidente cerebrovascular. También se usa para mejorar la calidad de vida y la supervivencia en aquellos pacientes con insuficiencia cardiaca tras haber padecido un ataque cardiaco.

Efectos secundarios y contraindicaciones del ramipril

Ramipril puede provocar algunos efectos secundarios como dolor de cabeza, mareos, malestar estomacal, tos, vómitos, fatiga o debilidad. Más raramente pueden producirse otros síntomas por los que debería dejarse de tomar el medicamento de inmediato. Entre ellos la inflamación de la cara, garganta, lengua, labios, ojos, manos, pies, tobillos o piernas. También la ronquera, las dificultades para respirar o tragar, síntomas de infección o decoloración amarillenta de piel y ojosson razones para precindir de esta medicación.

Ramipril está contraindicado en todas aquellas personas que presenten hipersensibilidad a este medicamento. Tampoco deberán tomarlo aquellos pacientes con antecedentes de edema angioneurótico o con estenosis de la arteria renal.

Entre los grupos a los que se deberá prestar una especial atención con el tratamiento con ramipril están los pacientes que presenten una hipertensión grave, máxime si esta es de tipo maligno, pacientes con insuficiencia cardiaca, pacientes que presenten depleción de volumen o aquellos en los que haya un riesgo significativo de que se produzca un descenso pronunciado de la tensión arterial.

Dosis de ramipril

Ramipril se administra por vía oral, variando la dosis en función de cuál sea la patología a tratar. Por ejemplo:

  • Para la hipertensión arterial se administrará una dosis inicial de 1.25 a 2.5 mg. al día seguida de dosis de mantenimiento entre 2.5 y 5 mg. diarios.
  • Para la prevención cardiovascular la dosis inicial será de 2.5 mg. diarios que se duplicará cada semana o cada dos hasta alcanzar una dosis de mantenimiento de 10 mg. al día.
  • Para la enfermedad renal con diabetes y microalbuminuria la dosis inicial será de 1.25 mg. diarios que se doblará cada una o dos semanas hasta alcanzar los 5 mg. al día.
  • Para la enfermedad renal con diabetes y un factor (o más) de riesgo cardiovascular se iniciará el tratamiento con una dosis de 2,5 mg. al día que se doblará cada una o dos semanas hasta alcanzar los 10 mg. al día.
  • Para la insuficiencia cardiaca sintomática la dosis inicial será de 1.25 mg. al día que se duplicará cada una o dos semanas hasta alcanzar los 10 mg. diarios que se podrán administrar en dos tomas.
  • Para la nefropatía no diabética definida por la macroproteinuria se iniciará el tratamiento con una dosis de 1.25 mg. al día que se duplicará cada 2 semanas hasta alcanzar los 5 mg. diarios.

Ramipril en el embarazo y la lactancia

El ramipril no está recomendado durante el primer trimestre del embarazo, salvo que sea estrictamente necesario. En cuanto al segundo y al tercer trimestre ramipril está contraindicado ya que pueden producirse complicaciones fetales como la disminución de la función renal, retrasos en la osificación craneal, hipotensión o hiperpotasemia, entre otros.

No existe suficiente documentación al respecto del uso de ramipril en el periodo de lactancia, por lo que se recomienda buscar tratamientos alternativos o, si el empleo de ramipril se considerara muy necesario, pensar en suspender la lactancia.

Si el artículo te ha parecido interesante ayuda a su difusión con un clik en "me gusta".

Podéis seguir mis artículos en Twitter.