El pantoprazol es un fármaco empleado, fundamentalmente, en el tratamiento del reflujo gastroesofágico, una situación donde el reflujo provoca acidez con la posibilidad de que produzcan lesiones en el esófago. El pantoprazol se emplea en el tratamiento de los síntomas, actuando como cicatrizante, así como para prevenir otros daños en el esófago. También es eficaz en otro tipo de afecciones en las que el estómago produce exceso de ácido, como pueden ser algunos tipos de gastritis aguda, ulceras duodenales, esofagitis por reflujo o el síndrome de Zollinger-Ellison.

El pantoprazol se presenta en forma de comprimidos de 20 o 40 mg. También se puede administrar por vía intravenosa, con presentaciones en viales de 40 mg.

Dosis de pantoprazol

En el tratamiento por reflujo gastroesofágico, con sintomatología asociada, se administrarán por vía oral 20 mg. cada 24 horas durante un periodo entre 2 y 8 semanas. En el tratamiento a largo plazo y prevención, la dosis de mantenimiento será de 20 mg. cada 24 horas, que se podrá duplicar en caso de recaída.

En los casos de esofagitis por reflujo moderada y grave, la dosis por vía oral será de 40 a 80 mg. cada 24 horas durante 4 a 8 semanas. Por vía intravenosa se administrarán dosis de 40 mg. cada 24 horas.

Para la prevención de las úlceras gastroduodenales por AINE,s no selectivos (en pacientes con tratamiento prolongado con AINE,s) la administración vía oral será de 20 mg. cada 24 horas.

El tratamiento de la úlcera gastroduodenal se llevará a cabo vía intravenosa en dosis de 40 mg. cada 24 horas, o por vía oral en dosis de 40 a 80 mg. cada 24 horas durante 2 a 4 semanas.

La úlcera gástrica requerirá la misma dosificación que la úlcera gastroduodenal, pero por un periodo de 4 a 8 semanas.

Para el síndrome de Zollinger-Ellison, tanto por vía oral como intravenosa, la dosis será de 80 mg. al día que, en caso de ser necesario incrementar, se dividirá en dos tomas. Si se requiere un control rápido de la secreción ácida se podrá administrar por vía intravenosa una dosis de 160 mg.

Cuando está presente la bacteria Helicobacter pylori, el tratamiento deberá combinarse con antibióticos específicos para la úlcera péptica. El pantoprazol se administrará en dosis de 40 mg. 2 veces diarias durante 7 a 14 días combinado con:

  • Amoxicilina 1 g. más claritromicina 500 mg. 2 veces diarias.
  • Amoxicilina 1 g. más 400 o 500 mg. de metronidazol 2 veces diarias
  • Metronidazol 400 o 500 mg. o tinidazol 500 mg. más claritromicina 250 o 500 mg. 2 veces diarias.

Pantoprazol en el embarazo y la lactancia

Aunque no hay estudios suficientes en humanos, la experimentación animal demuestra que existe toxicidad reproductiva. No se recomienda el empleo de pantoprazol salvo que sea estrictamente necesario.

En cuanto a la lactancia, los estudios animales han demostrado que se excreta en la leche materna. No se sabe si ocurre lo mismo en humanos, pero debido a los riesgos que entraña, se recomienda valorar la posibilidad de interrumpir el tratamiento o bien suspender la lactancia en caso de que el beneficio del pantoprazol para la madre sea claramente superior al beneficio de la lactancia materna para el bebé.

Efectos secundarios del pantoprazol

El pantoprazol es un medicamento con buena tolerancia y escasos efectos secundarios a tenor de los estudios clínicos que se han llevado a cabo. Las reacciones adversas no suelen depender de la dosis administrada ni tampoco hace distinciones respecto a la edad del paciente.

Los efectos secundarios más comunes son las cefaleas, diarrea, rash, flatulencias y dolor abdominal. En menor medida pueden darse algunos casos de insomnio, eructos o hiperglucemia.

Muy ocasionalmente se ha observado un incremento de las transaminasas, hepatitis, colecistitis, coletiasis, ictericia, hiperbilirrubinemia y dolor biliar. Las reacciones hematológicas, igualmente raras, incluyen la anemia, leucocitosis, leucopenia, trombocitopenia, equimosis, eosinofilia y anemia ferropénica o hipocrómica.

Entre las reacciones más graves, aunque también muy poco frecuentes, se han reportado algunos casos de reacciones dermatológicas como el eritema multiforme, la necrolisis tóxica epidérmica o el síndrome de Stevens-Johnson. Otras reacciones adversas de menor gravedad incluyen la dermatitis de contacto, eccema, dermatitis fúngica o liquenoide, ulceraciones en la piel, alopecia, hiperhidrosis o urticaria.

Otra situación grave que puede producirse con los inhibidores de la bomba de protones, es una significativa elevación de los niveles plasmáticos de gastrina, con el posible riesgo de tumores gastrointestinales. No obstante, y a tenor de la experiencia acumulada, el riesgo de tal cosa ocurra con el uso del pantoprazol es muy pequeña.

Si el artículo te ha parecido interesante ayuda a su difusión con un clik en "me gusta".

Podéis seguir mis artículos en Twitter.