La nistatina pertenece al grupo de medicamentos llamados macrólidos poliénicos. Está indicada en el tratamiento de las infecciones cutáneas causadas por cryptococcus y, sobre todo, la candida albicans, como la candidiasis rino-faríngea, candidiasis digestivas o candidiasis vulvo-vaginal.

La nistatina ofrece un amplio espectro antifúngico, al que hay que incluir levaduras y dermatofitos, aunque en este último la nistatina presenta una acción más moderada. La nistatina actúa alterando la permeabilidad de la membrana del hongo e impidiendo su crecimiento.

La nistatina se presenta en forma de tabletas y solución líquida para ser administrada por vía oral, grageas blandas que se disuelven en la boca, tabletas y crema que se aplica en la vagina, nistatina en polvo de aplicación tópica, así como ungüento y crema para ser aplicado en la piel.

Dosis de nistatina

La solución líquida de nistatina, en el caso de las infecciones bucales, se tomará entre 3 y 5 veces diarias. Una vez en la boca se mantendrá unos minutos antes de ser ingerida. Cuando se trata de infecciones intestinales, la dosis será de 3 veces al día, en este caso sin necesidad de mantenerla en la boca.

El ungüento o crema se emplea para las infecciones en la piel y se puede aplicar varias veces al día. Previamente se deberá lavar bien el área afectada y frotar minuciosamente la crema sobre la piel. Hay que tener una especial precaución con la nistatina para que no entre en contacto con los ojos.

La aplicación de la nistatina en polvo para el tratamiento de las infecciones en los pies se hará espolvoreando el medicamento, obviamente, en los pies, pero también en los calcetines y los zapatos.

En cuanto a las tabletas y las cremas vaginales, la dosis habitual es de 1 a 2 veces para las infecciones vaginales. Las tabletas de nistatina se usan unas dos semanas. En caso de embarazo podrán utilizarse entre las 3 y las 6 semanas antes del parto.

Efectos secundarios de la nistatina

Los efectos secundarios asociados al uso de la nistatina son escasos y de poca relevancia. Pero como sucede con todos los fármacos, estos pueden presentarse ocasionalmente. Entre los más comunes, por lo que respecta a la administración por vía oral, destacan los trastornos gastrointestinales como las náuseas, la diarrea o los vómitos. En cuanto a las presentaciones dermatológicas puede presentarse eczema, prurito o erupciones cutáneas.

La nistatina está contraindicada en pacientes que presenten hipersensibilidad a cualquiera de los componentes de la fórmula.

Nistatina en el embarazo y la lactancia

La nistatina está clasificada en la categoría A en la tabla de embarazo de la FDA. Eso significa que existen estudios bien controlados en mujeres embarazas y que estos no han demostrado que la nistatina no entraña riesgo para el feto en el primer trimestre, de igual manera que no hay evidencias de riesgo en las siguientes etapas de la gestación.

En cuanto a la lactancia no se sabe si la nistatina se excreta en la leche materna, pero teniendo en cuenta que la absorción gastrointestinal es prácticamente inapreciable, la lactancia no está desaconsejada. Ello no es óbice para que se preste atención a posibles manifestaciones de intolerancia en el lactante.

Si el artículo te ha parecido interesante ayuda a su difusión con un clik en "me gusta".

Podéis seguir mis artículos en Twitter.