El midazolam es un medicamento que actúa sobre el sistema límbico, talámico e hipotalámico del sistema nervioso central y está indicado en la sedación preoperatoria, la sedación consciente, así como en procedimientos diagnósticos, inducción de la anestesia general, sedación en UCI o para un tratamiento breve en caso de insomnio. También constituye una alternativa al diazepam rectal para el tratamiento de estados epilépticos.

Tras la administración del midazolam por vía intravenosa, los efectos aparecen al cabo de 3 a 5 minutos, produciéndose la total recuperación en unas dos horas o incluso menos. Si se opta por la administración por vía intramuscular, el efecto se presentará a los 15 minutos, alcanzándose la máxima eficacia entre los 30 y los 60 minutos. La vida media de eliminación oscila entre 1 y 12 horas, siendo rápidamente metabolizado por el hígado y excretado por la orina. El midazolam, ocasionalmente, también puede administrarse por vía intranasal o rectal.

La presentación del midazolam viene en forma de comprimidos de 7.5 mg. y 15 mg. y en ampollas de 5 ml. con 5 mg. (1 mg./ml.), ampollas de 3 ml. con 15 mg. (5 mg./ml.), ampollas de 5 ml. con 25 mg. (5 mg./ml.) y ampollas de 10 ml. con 50 mg. (5 mg./ml.).

Dosis de midazolam

Una de las primeras consideraciones que debe hacerse sobre el midazolam es que el tratamiento deberá ser lo más breve posible, con una duración máxima de dos semanas, y siempre reevaluando el estado del paciente cuando sea necesario un tratamiento prolongado. En estos casos la dosis irá disminuyendo de forma progresiva atendiendo a la respuesta del paciente.

La dosis que se utiliza habitualmente va entre los 7.5 mg. y los 15 mg., iniciando siempre el tratamiento con la dosis mínima recomendada. Cuando se trate de comprimidos, estos deben tomarse inmediatamente antes de acostarse. Tanto en el caso de los ancianos como de las personas debilitadas la dosis que se recomienda no debe exceder de los 7.5 mg. En ningún caso debería sobrepasarse la dosis máxima a causa del riesgo de que se produzcan efectos adversos sobre el sistema nervioso central.

Efectos secundarios y contraindicaciones del midazolam

Son relativamente frecuentes, sobre todo al iniciarse el tratamiento, efectos como la somnolencia, confusión, fatiga, debilidad muscular, bloqueo de las emociones, disminución del estado de alerta o visión borrosa. Estos síntomas suelen remitir a lo largo del tratamiento. Otros efectos adversos que se han observado más ocasionalmente incluyen los trastornos gastrointestinales, reacciones cutáneas o modificaciones en la líbido. Las reacciones de índole psiquiátrica, tales como irritación, delirio, pesadillas, psicosis, conductas inadecuadas o alucinaciones son más frecuentes en pacientes ancianos.

El midazolam puede enmascarar una depresión preexistente. La amnesia anterógada, a veces asociada con conductas inadecuadas, puede aparecer con dosis elevadas, aunque también es posible con dosis terapéuticas. Hay que tener en cuenta que la utilización de midazolam puede ocasionar dependencia física o psíquica, incluso con las dosis recomendadas.

El midazolam está contraindicado en todos aquellos pacientes que presenten hipersensibilidad a las benzodiacepinas, así como todas las personas con insuficiencia hepática severa, insuficiencia respiratoria grave, apnea o miastenia grave.

Midazolam en el embarazo y la lactancia

Los datos que se disponen a partir de los estudios efectuados no son suficientes para garantizar la utilización del midazolam durante el embarazo y la lactancia. En algunos casos se ha observado que la administración de midazolam en el último trimestre puede ocasionar al recién nacido efectos indeseables como la hipotonía, hipotermia o depresión respiratoria. Para utilizar el midazolam durante el embarazo deberán valorarse que los beneficios sean muy superiores a los posibles riesgos.

En cuanto a la lactancia se sabe que el midazolam se excreta en la leche materna, razón por la que no debe administrarse en madres que estén amamantando.

Si el artículo te ha parecido interesante ayuda a su difusión con un clik en "me gusta".

Podéis seguir mis artículos en Twitter.