El metocarbamol es un medicamento de relajación del cuerpo que se suministra para los malestares musculares generados por traumatismos del sistema óseo, como luxaciones, torceduras y esguinces.

Actúa disminuyendo la aceleración del sistema nervioso de modo tal que los impulsos nerviosos de los síntomas de dolor son bloqueados o reducidos.

El medicamento debe aplicarse conjuntamente con un tratamiento de fisioterapia y reposo acordes con el tipo de lesión sufrida.

Dosis de metocarbamol

Las presentaciones del fármaco son por vía oral o en tabletas, por lo que dependiendo de la forma de administración, será la dosis. Es importante ingerir la cantidad exacta recetada por el médico. Se recomienda para adultos en el caso de la forma oral, no pasar de 8 g por día en caso de severidad de los síntomas durante los primeros 2 o 3 días y en el caso de las tabletas, no exceder de los 3 g por cada día en los mismos plazos.

Al principio del tratamiento se debe ingerir cuatro veces por día, frecuencia que se puede modificar en más o en menos, desde los dos o tres días de empezado, para una dosis de mantenimiento, que en general se va a ir reduciendo.

Indicaciones para el metocarbamol

Durante la consulta con el médico se debe informar si se es alérgico al propio metocarbamol o a cualquier otro fármaco, incluso si se ha consumido antes o que se esté consumiendo en ese momento. Asimismo se debe avisar si se está tomando o si se piensa ingerir cualquier otro medicamento o algún complemento dietario o nutricional, e incluso productos herbarios medicinales y vitaminas.

En cuanto a algunos medicamentos para informar al médico y que se debe tener especial atención están los antialérgicos, los sedantes, los anticonvulsivos, antidepresivos y antiinflamatorios, entre otros que causan somnolencia.

Para las pacientes mujeres, resulta importante avisar cualquier estado de embarazo - incluso sobreviniente - o si está practicando lactancia materna.

Para pacientes de tercera edad, resulta importante informar la edad exacta, en especial si se tienen más de 65 años, atento a que no se recomienda el metocarbamol, cuando puede ser reemplazado por otros fármacos.

Efectos secundarios del metocarbamol

No son comunes los efectos secundarios adversos con este medicamento, pero de ocurrir, se aconseja la consulta inmediata al médico. A modo de ejemplo se detallan algunos efectos que podrían ocurrir:

  • Estado febril
  • Sensación de desmayo
  • Arritmia cardíaca
  • Convulsiones
  • Sarpullido, ronchas y picazón en la piel
  • Coloración amarillenta en la piel y ojos
  • Somnolencia o insomnio (evitar la conducción de vehículos)
  • Mareos, pérdida del equilibrio y falta de coordinación (evitar la conducción de vehículos)
  • Dificultades para respirar y congestión nasal
  • Malestares en el estómago, náuseas y vómitos
  • Orina con color oscuro o verdoso
  • Cefalea y pérdida de memoria
Consumir bebidas alchólicas puede agravar los efectos secundarios.

Consulta al médico o farmacéutico

Tanto las indicaciones como las interacciones y los efectos secundarios son información general accesible, de modo tal que otras situaciones pueden ocurrir. Por lo que en cualquier caso de duda se debe acudir a los profesionales de confianza, médico o farmacéutico.