El meloxicam pertenece al grupo de medicamentos antiinflamatorios no esteroides y actúa como inhibidor selectivo de la ciclooxigenasa. Se trata de un fármaco indicado, fundamentalmente, para aliviar el dolor, la inflamación o la rigidez provocados por la osteoartritis y la artritis reumatoide, así como la artritis reumatoide juvenil, un tipo de artritis que afecta a los niños hasta los 16 años. También es eficaz en el tratamiento de la dismenorrea y en procesos febriles.

Meloxicam se puede encontrar comercializado en combinación con otros medicamentos, tales como glucosamina, betametasona o pridinol.

Presentación del meloxicam

La presentación del meloxicam incluye comprimidos que contienen 7.5 o 15 mg. de 10, 20 o 30 unidades. Los supositorios contienen 7.5 o 15 mg. de meloxicam. Y las ampollas, en cajas de 3 unidades y administradas vía intramuscular, contienen 15 mg. de meloxicam.

Meloxicam en el embarazo y la lactancia

La administración de meloxicam se asocia a un mayor riesgo de padecer anomalías congénitas o aborto, por lo que no se recomienda su utilización durante el primer y el segundo trimestre del embarazo, salvo que se considere estrictamente necesario. En el tercer trimestre de gestación está totalmente contraindicado. También conviene saber que la utilización del meloxicam se relaciona con una disminución en la capacidad de la mujer para concebir.

Esta comprobado que el meloxicam se excreta en la leche materna, de ahí que también se desaconseja su utilización durante el periodo de lactancia. O bien, si el tratamiento es muy necesario, suspender la lactancia.

Dosis de meloxicam

Las dosis que se deben administrar de meloxicam variarán en función de la patología, la gravedad de la misma y la respuesta del paciente. En general, para adultos y niños mayores de 15 años, la dosis habitual oscila entre los 7.5 y los 15 mg. al día. No debe sobrepasarse esta cantidad. En niños menores de 15 años no ha sido establecida la seguridad ni la eficacia del meloxicam.

En pacientes ancianos con artritis reumatoide o espondilitis anquilosante, el tratamiento a largo plazo será de 7.5 mg. al día.

Para aquellos pacientes con enfermedad renal o hepática leve o moderada no será necesario ajustar las dosis. En el caso de que se trate de enfermedad renal grave la dosis no deberá superar los 7.5 mg. diarios.

La administración del meloxicam por vía oral deberá hacerse en una única toma, durante la comida y acompañado de un vaso de agua.

La administración en supositorios para tratar la artritis reumatoide y la espondilitis anquilosante será de 15 mg. (1 supositorio) al día.

Cuando no sea posible la administración por vía oral o rectal, se podrá recurrir a los inyectables, con una única inyección diaria para un máximo de 2 o 3 días.

Efectos secundarios del meloxicam

El meloxicam es un medicamento que, en general, no conlleva demasiados efectos secundarios. No obstante, como cualquier otro fármaco, estos pueden producirse.

Anemia, aturdimiento, cefaleas, prurito, rash, edema o trastornos gastrointestinales son algunos de los síntomas adversos más frecuentes.

Poco frecuentes son otros efectos secundarios como la leucopenia, trombocitopenia, agranulocitosis, vértigos, somnolencia, palpitaciones, sofocos, aumento de la presión arterial o urticaria.

Muy raramente pueden presentarse otros síntomas como reacciones anafilácticas, insomnio, alteraciones del estado de ánimo, alteraciones de la visión, crisis de tipo asmático, hepatitis, angioedema, fallo renal, síndrome de Stevens-Johnson o necrólisis epidérmica tóxica.

Si el artículo te ha parecido interesante ayuda a su difusión con un clik en "me gusta".

Podéis seguir mis artículos en Twitter.