La lorcaserina es un fármaco que se utiliza para tratamientos contra la obesidad y que actúa generando una sensación de saciedad y de falta de apetito. Interviene en la parte del cerebro que controla el hambre y la ansiedad por la comida, activando y aumentando la serotonina, un neurotransmisor.

Las pruebas farmacológicas llevaron años e incluso hubo algún rechazo en el año 2010, pero finalmente la lorcaserina demostró su efectividad con reducciones de peso de hasta 3 y 3,7 % en plazos adecuados. Por eso el fármaco fue aprobado hace unos meses por la FDA de EE.UU. – junto con otro medicamento contra la obesidad denominado Qsymia - y ya se comercializa en EE.UU., Canada, Nueva Zelandia, Australia, Gran Bretaña, Alemania e India. Se espera su pronta comercialización en España e Iberoamérica.

Dosis e indicaciones de la lorcaserina

La presentación del medicamento es en tabletas de 10 mg las que deben ser ingeridas dos veces por día.

El fármaco debe ser vendido bajo prescripción médica y la FDA lo autorizó con algunas restricciones:

  • Que los pacientes no hayan tenido éxito en reducir o controlar su peso con dieta de bajas calorías y ejercicio físico.
  • Que sea utilizado como complemento de una dieta de bajas calorías y la realización simultánea de ejercitación física adecuada y periódica del paciente.
  • Que sea recetado para pacientes adultos con un índice de masa corporal (IMC) mayor de 30 y en los que, teniendo un IMC de 27, padezcan enfermedades relacionadas con la obesidad o el sobrepeso, como el colesterol alto, hipertensión arterial o diabetes tipo 2.

Precauciones y contraindicaciones de la lorcaserina

Los debates que plantea este medicamento tienen que ver con cómo se empieza a considerar la obesidad. Hasta hace unos años, los medicamentos contra la obesidad eran sujetos a estrictos controles y de hecho, la FDA no aprobaba ninguno desde hace 13 años.

Sin embargo los tiempos cambiaron y ahora la obesidad se considera una patología endémica, que solamente en EE.UU. la padece alrdededor de un tercio de la población. Este cambio de visión sanitaria hizo que la FDA aprobara la lorcaserina, pese a que algunos especialistas recelan de recetarla, por los problemas en las válvulas cardíacas o incluso riesgo de desarrollo de cáncer.

Sin embargo la FDA contesta que la obesidad es un riesgo muy grande para la salud y que es la causa de muchas patologías, entre las que se encuentran formas de cáncer y problemas cardiovascualres, por lo que se trata de una cuestión de costo-beneficio sanitaria, en la que la política de salud hacia el beneficio de la sociedad prevalece por sobre eventuales riesgos, sobre todo teniendo en cuenta que para estos pacientes el suministro de la droga será de por vida.

Sin embargo hay situaciones en las que se sabe que la lorcaserina no se debe ingerir, como el de las mujeres que están embarazadas o que planean estarlo, ya que ya que la pérdida de peso no ofrece ningún beneficio adicional o potencial a las pacientes embarazadas y por el contrario, el tratamiento puede causar daño al feto.

Tampoco se debe seguir suministrando lorcaserina si el paciente no alcanza a perder el 5 % de su peso después de 12 semanas de tratamiento, ya que si continúa con la medicación, es posible que el tratamiento no sea exitoso.

Finalmente, la lorcaserina tampoco se debe utilizar en niños.

Efectos secundarios de la lorcaserina

Se han reportado muy pocos efectos secundarios de la lorcaserina. Un porcentaje muy bajo de usuarios, que no llegaba al 20 %, reportó haber sentido cefalea. Los menos dijeron haber sentido náuseas, sinusitis, sequedad bucal, constipación, infecciones del tracto respiratorio superior y nasofaringitis.

Otros efectos que se describen como posibles refieren a cambios de comportamiento, deterioro cognitivo y trastornos de salud mental, como pensamientos suicidas, esquizofrenia, trastorno bipolar o depresión.

En estos efectos radica la importancia de la evaluación del costo beneficio de realizar este tratamiento por parte del profesional médico competente.

La información de este artículo no reemplaza la consulta médica, porque es un texto de carácter general e ilustrativo y no abarca todas las situaciones que podrían ocurrir, por lo que ante cualquier duda se debe consultar al profesional de salud competente.

Fuente: FDA & Niunadietamas