La lidocaína actúa como anestésico local, bloqueando la conducción nerviosa y previniendo el inicio y la transmisión de las señales del dolor. La lidocaína también es utilizada en la anestesia epidural y espinal. Es el anestésico local que se utiliza con mayor frecuencia en odontología. Sus efectos duran unos 90 minutos.

Su acción antirrítmica se lleva a cabo al disminuir la sensibilidad del corazón a los impulsos nerviosos. La lidocaína ayuda al restablecimiento del ritmo cardiaco.

Dosis y presentación de la lidocaína

Solución inyectable en ampollas de 10 ml. al 1, 2 y 5% que se emplean en el tratamiento de taquicardia y fibrilación ventricular. La dosis de 100 mg. se administra por vía intravenosa que, en caso de ser necesario se podrá repetir con 50 a 100 mg. cada 5 o 10 minutos hasta un máximo de 300 mg. La lidocaína también se emplea como medida preventiva de las arritmias post infarto durante las primeras 24 a 48 horas, aunque en los últimos años apenas se utiliza, salvo en aquellos casos donde no existen otros medios. En odontología se emplea en procedimientos de corta duración como rehabilitación bucal o extracciones. En procesos más complejos donde se requiera mayor calidad anestésica se emplea lidocaína con epinefrina.

La lidocaína, en su presentación como spray al 10%, está indicada para la anestesia tópica de las mucosas previa a un examen, una endoscopia o la manipulación instrumental de la boca, laringe, garganta o cavidad nasal.

La lidocaína en gel se aplica como anestésico en procedimientos endouretrales. La dosis habitual es de 20 ml. en el caso del varón y 10 ml. en el caso de la mujer. No se deben superar los 30 ml. en 12 horas.

La lidocaína en forma de pomada está indicada especialmente para el alivio de quemaduras leves, en las que están incluidas las solares, lesiones por rayos X, proctoscopia, hemorroides o fisuras anales. Se deberá aplicar una fina capa controlando que la dosis no exceda de 25 mg. por kg. de peso al día.

La lidocaína en crema al 4% se emplea en anestesia tópica de la piel asociada a la inserción de agujas. Se recomienda la aplicación de una capa gruesa durante 60 minutos. En ningún caso debe excederse de las 2 horas.

La lidocaína en forma de parches al 5% está indicada para el alivio sintomático del dolor neuropático asociado a infección previa por herpes zoster. Los apósitos no deberán superar el número 3 al mismo tiempo, permaneciendo a intervalos de 12 horas.

Efectos secundarios de la lidocaína

La lidocaína no se caracteriza por presentar demasiados efectos secundarios y, en general, estos no precisan atención médica. Los más comunes son el sarpullido, la hinchazón o sensaciones anormales donde se ha aplicado el producto. Lo más normal es que desaparezcan al finalizar el tratamiento.

Algunos efectos que pueden presentarse, aunque raramente, son las dificultades en la deglución o hinchazón en la lengua, urticaria, mareos, hinchazón en la cara, labios o párpados, opresión en el pecho, dificultades respiratorias, visión borrosa, entumecimiento, náuseas, vómitos o debilidad, entre otros. Todos estos efectos son poco frecuentes, y la mayoría de veces están asociados al uso inapropiado de la lidocaína. La aparición de estos síntomas debe ponerse en conocimiento del médico.

Lidocaína en el embarazo y la lactancia

Al no existir los suficientes estudios sobre mujeres embarazadas, se recomienda no usar la lidocaína salvo que sea estrictamente necesario y no exista otra alternativa que ofrezca mayor seguridad.

La lidocaína se excreta en la leche materna, aunque se desconocen los efectos que pueda causar al lactante. En cualquier caso, tras la aplicación del medicamento, no es conveniente dar de mamar sin haber esperado un tiempo prudencial.

Si el artículo te ha parecido interesante ayuda a su difusión con un clik en "me gusta".

Podéis seguir mis artículos en Twitter.