La levotiroxina es un suplemento de la hormona tiroidea que se utiliza para tratar a las personas que no producen suficiente hormona tiroidea por sí mismos: padecen hipotiroidismo. La levotiroxina ayuda a reducir los síntomas que provoca esa insuficiencia hormonal, como aumento de peso, sensibilidad al frío, falta de energía, y la piel seca. Puede tomar varias semanas para que este medicamento tenga un efecto notable con estas patologías.

Dosis e indicaciones de la levotiroxina

La dosis de levotiroxina en comprimidos (como se trata en este artículo) depende de la cantidad de la hormona que se necesite para que los niveles en sangre recuperen su nivel normal. Esto se determina mediante análisis de sangre que se realizan en un laboratorio. La dosis inicial dependerá de la condición física general de la persona que toma la medicación y de la gravedad y la duración de tiempo que los síntomas de los niveles bajos de hormonas tiroideas.

Se debe tomar este medicamento una vez al día a la misma hora todos los días para asegurar un efecto consistente.

Los signos que se pueda estar recibiendo demasiada hormona tiroidea pueden incluir dolor de pecho, aumento del ritmo cardíaco, palpitaciones, sudoración excesiva, intolerancia al calor y nerviosismo.

Contraindicaciones y advertencias de la levotiroxina

La levotiroxina no debe ser utilizado por cualquier persona que sea alérgica a la levotiroxina o para cualquiera de los ingredientes del medicamento, tenga un ataque al corazón, tenga tirotoxicosis aguda (exceso de hormona tiroidea en su sistema) o haya tenido insuficiencia suprarrenal.

Antes de comenzar levotiroxina se debe informar al médico sobre cualquier condición médica o alergias que pueda tener, los medicamentos que está tomando, si está embarazada o en periodo de lactancia, así como otros hechos importantes que puedan afectar la salud. También se debe notificar sobre los medicamentos de venta libre, hierbas medicinales o suplementos que se estén tomando, así como sobre el consumo de cafeína, alcohol, cigarrillos o drogas ilegales.

Entre los factores que se deben tener en cuenta se destacan: La densidad ósea (levotiroxina puede hacer que los huesos pierdan grosor), diabetes (levotiroxina aumenta los niveles de azúcar en la sangre), enfermedades del corazón (se recomienda empezar con una dosis más baja), pérdida de peso (levotiroxina no se debe utilizar para la pérdida de peso), lactancia (en cantidades adecuadas de este medicamento en mujeres en período de lactancia no se ha demostrado que cause daño a los bebés), embarazo (cuando se utiliza este medicamento para regular los niveles de la hormona tiroidea, se considera necesario que las mujeres embarazadas reciban el tratamiento) y adultos mayores (pueden ser más sensibles a los efectos de la levotiroxina).

Entre los medicamentos que se destacan en la interacción con levotiroxina, se destacan: algunos antiácidos, estatinas, anticonvulsivos, antidiabéticos, anticonceptivos, beta-bloqueadores, simpaticomiméticos, teofilinas, píldoras de dieta, diuréticos tiazídicos y antidepresivos tricíclicos. También interactúa, entre otros, con: diazepam, digoxina, estrógenos, carbonato de calcio, rifampicina, sulfato ferroso (hierro), ketamina, litio, maprotilina y orlistat (el oral).

Una interacción entre dos o más medicamentos no siempre significa que se debe dejar de tomar uno de ellos. Los médicos recomiendan acerca de cómo deben o deberían ser manejadas esas interacciones.

Efectos secundarios adversos de la levotiroxina

Los siguientes efectos adversos son poco comunes y no les ocurren a todos los pacientes, pero de percibirse como graves o permanentes, se debe consultar al médico. Entre estos efectos se destacan: diarrea, fiebre, Pérdida del cabello (temporal; especialmente en los niños durante el primer mes de tratamiento), cefalea, aumento del apetito, cambios en el ciclo menstrual, nerviosismo o irritabilidad, sensibilidad al calor, dolor de estómago o malestar estomacal, temblores y pérdida de peso.

Con otros efectos como dolor en el pecho, ritmo cardíaco irregular, falta de aliento, reacciones alérgicas graves (por ejemplo, urticaria, dificultad para respirar, sibilancias o hinchazón de los ojos, la boca o los labios), vómitos – entre otros -, se debe consultar de urgencia al médico.

Consulta al médico

Puede haber efectos adversos, interacciones o contraindicaciones no enumeradas en este artículo, porque es de carácter general; en caso de duda se debe consultar al médico o farmacéutico.