La fenitoína es un medicamento que se utiliza para tratamientos anticonvulsivos y antiepilépticos.

Viene envasado como tabletas masticables, cápsulas de liberación lenta, suspensión líquida para ingerir por vía oral o ampollas inyectables. Se aplica para controlar algunos tipos de convulsiones y es un antiepiléptico.

Tiene otros usos, entre los que se destaca el efecto de controlar el ritmo cardíaco irregular.

La fenitoína bloquea la actividad anormal del cerebro mediante la disminución de la conductividad eléctrica entre las neuronas porque obstruye los canales de sodio sensibles al voltaje; del mismo modo interrumpe los canales de sodio cardíacos, cuando de arritmia se trata.

Dosis de fenitoína

En general, los comprimidos de liberación prolongada se ingieren enteros - sin masticar ni partir - de 1 a 4 veces por día, intentando que la toma sea a la misma hora cada día.

Este medicamento requiere una dosis progresiva que será indicada por el médico, la que debe ser estrictamente cumplida. Es importante también mantener el producto de fenitoína adquirido, de cambiarlo, el médico podría cambiar la dosis. Por su parte, una sobredosis podría generar efectos secundarios adversos graves, que deben ser inmediatamente puestos en conocimiento del médico.

Para la solución líquida, se debe mezclar previamente y se debe tomar la dosis exacta indicada por el médico, conforme al medidor de precisión que trae el envase.

En el caso de las ampolletas se deben aplicar por vía intravenosa. Las dosis recomendadas son de 100 a 250 mg, no excediendo los 50 mg por minuto. De requerisrse por los síntomas, se pueden suministrar de 100 a 150 mg, media hora después de la primera dosis.

Indicaciones y precauciones de la fenitoína

Es importante avisar al médico si se es alérgico a la fenitoína o a cualquier otro medicamento. Asimismo se debe informar sobre el consumo actual o sobreviniente de cualquier otro medicamento y también de vitaminas, suplementos nutricionales y productos herbarios.

Junto con todos los medicamentos o productos determinados que se consuman, se destaca el aviso al médico respecto de la ingesta de antiácidos con calcio, de otros anticonvulsivos, de antidepresivos o de alcohol.

Se debe informar asimismo sobre cualquier patología o trastorno que se sufra, especialmente los referidos a problemas del aparato urinario o del hígado, porfiria y diabetes.

Otras circunstancias en las que se debe considerar el informe al médico son el embarazo y la lactancia, en cualquier estado de aparición, atento a que se recomienda no consumir el medicamento o restringirlo en estos casos. Lo mismo con las cirugías, inclusive las intervenciones odontológicas en la boca.

Efectos secundarios de la fenitoína

La toma de fenitoína puede producir trastornos de consideración en la salud mental, por lo que el médico, el paciente y su familia deben evaluar el riesgo-beneficio de suministrar el medicamento.

Por lo demás, los efectos secundarios pueden ser normales y pasar a graves, o pueden ser propiamente graves. En todos los casos conviene consultar al médico, de aparecer y mantenerse en el tiempo.

Los efectos secundarios que se destacan son:

  • Cefaleas y mareos
  • Confusión (evitar conducir automóviles)
  • Insomnio
  • Dificultades para hablar y pensar
  • Pérdida de coordinación en los movimientos del cuerpo, especialmente de los ojos
  • Náuseas y vómitos
  • Hinchazón en los labios y agrandamiento de las encías
  • Aumento de azúcar en la sangre
  • Estreñimiento
  • Crecimiento inusual de vello
Entre los efectos que se consideran graves, se destacan:

  • Estado febril
  • Dolores articulares
  • Hinchazón de glándulas
  • Sarpullidos y ampollas en la piel
  • Ictericia (Coloración amarillenta en los ojos o la piel)
  • Dolor en la zona superior derecha del estómago
  • Hematomas o hemorragias repentinas
  • Estado de fatiga excesiva
  • Estado similar al padecido en la gripe
  • Pérdida del apetito
  • Debilitamiento de los huesos
Estos efectos son algunos de los que pueden ocurrir, pero hay otros que el paciente, su familia o el médico detectan y que deben ser consultados con el profesional inmediatamente de ocurridos.

Este artículo es meramente informativo y no pretende detallar todas las consecuencias del consumo de fenitoína, que excederían el espacio posible, por lo que el texto debe considerarse una información general accesible referida a los temas que se han reputado importantes. En cualquier caso de duda se debe consultar al profesional de la salud, médico o farmacéutico que corresponda.