La famotidina es un antagonista de los receptores de la histamina en el estómago por lo que bloquea esos receptores e inhibe por lo tanto la secreción ácida gástrica. También se usa en los casos de hipersecreción patológica de ácido en el estómago, como el síndrome de Zollinger-Ellison.

Además de sus beneficios para el estómago y el tracto gastrointestinal, famotidina también ha actúa en la disminución de los efectos de la insuficiencia cardíaca crónica.

La famotidina también se usa antes de una cirugía para evitar la aspiración de ácido del estómago. En una combinación con bloqueadores H1, la famotidina puede utilizarse en el tratamiento de la urticaria (reacción alérgica aguda de la piel) y también se indica a menudo junto con medicamentos que deben prescribirse por alguna patología, pero que tienen un efecto irritante sobre la mucosa del estómago, con el fin de evitar esos daños.

Indicaciones y dosis de la famotidina

La famotidina está disponible en tabletas (algunas masticables), cápsulas, suspensiones orales y soluciones inyectables. La dosis es según indicación médica, pero en general se recomienda en un solo comprimido que por lo general varía entre 10 y 40 mg. En dosis bajas (10-20 mg) la famotidina está disponible como un medicamento de venta libre. Las dosis más altas o soluciones inyectables requieren una receta médica.

Precauciones y contraindicaciones de la famotidina

Se debe evitar el consumo con pacientes que son alérgicos a la famotidina o a cualquiera de los ingredientes de la droga así como entre los diferentes medicamentos que reducen el ácido. Se debe advertir sobre el consumo de otros medicamentos (en especial antifúngicos, contra el HIV, etc.), alcohol, drogas, hierbas medicinales, vitaminas y suplementos dietarios. Se recomienda tomar famotidina durante la comidas porque favorece su absorción.

La famotidina debe ser evitada por mujeres embarazadas y en período de lactancia, así como por niños menores de doce años de edad. También se debe Informar al médico en caso de que se padezca insuficiencia renal o hepática ya que el ajuste de la dosis puede ser necesario.

Efectos secundarios adversos de la famotidina

La famotidina es un medicamento relativamente seguro, pero algunos efectos secundarios pueden ocurrir. Estos efectos secundarios son relativamente frecuentes y no son una razón para preocuparse a menos que empeoren o persistan. En esos casos, los pacientes deben comunicarse con su médico o farmacéutico para consultar sobre la conveniencia de suspender la medicación. Entre estos efectos secundarios comunes de famotidina se destacan: mareo, diarrea, estreñimiento, caída de pelo, anorexia y cefalea.

Los efectos secundarios graves más comunes de la famotidina son debido a reacciones alérgicas, casos en los cuales se debe consultar con el médico inmediatamente. Algunos de los efectos secundarios graves más comunes son: erupción, Inflamación de la piel, urticaria, inflamación de la lengua, los labios, la cara y la boca, opresión en el pecho y dificultades para respirar.

Además del riesgo de una reacción alérgica, pueden ocurrir otros efectos secundarios infrecuentes pero graves. Entre estos síntomas, que también necesitan atención médica inmediata, se destacan:

alucinaciones, fiebre, signos de infección, moretones, sangrado repentino sin causa, latido irregular del corazón y depresión.

Consulta al médico o farmacéutico

Pese a que la famotidina en baja dosis es un medicamento de venta libre, es muy recomendable consultar a su médico antes de iniciar el tratamiento por acidez estomacal e indigestión, ya que pueden ser síntomas de enfermedades serias. Por otra parte, la consulta previa resulta importante para que el profesional conozca la historia clínica, por los posibles efectos que el medicamento produzca. Finalmente, este artículo es de carácter general, de información accesible, por lo que puede haber otros efectos secundarios, interacciones o precauciones no consignadas, por lo que en caso de duda se debe consultar con los profesionales mencionados.

Fuente: drugs data base.