La espiramicina es un antibiótico antibacteriano usado en tratamientos de infecciones diversas, como las respiratorias, bucales (odontológicas), de tejido blando, la faringoamigdalitis, sinusitis, otitis, de próstata, la gonococia y la toxoplasmosis, entre otras.

Acompañado de metrodinazol se utiliza especialmente en las infecciones dentales.

Elimina más del 90 % de las cepas de microorganismos como el estreptococo, helicobacter pylori, coxiella, treponema, leptoespiras, entre varios otros. Hay especies que tienen algo de resistencia (al menos un 50 %) como los estafilococos resistentes a la meticilina, fusobacterias o bacteroides fragilis, entre otras.

Dosis de la espirmimicina

La espirimicina se toma según lo recomendado por el médico, en general, en la presentación del medicamento en comprimidos que se toman por vía oral, se sugiere una dosis diaria para adultos de 4 comprimidos divididos en 2 o 3 administraciones (2 gramos), durante una semana. Podría llegarse eventualmente a los 10 (4 g) comprimidos diarios.

En el caso de los menores se recomienda entre 1 y 4 comprimidos, también repartidos en 2 o 3 veces por día, debiéndose tener en cuenta la edad y peso del paciente.

Contraindicaciones y precauciones de la espirimicina

Al momento de la consulta con el médico se deben considerar la hipersensibilidad o alergia a la espirimicina y medicamentos del mismo grupo. Se deben tener también en cuenta el consumo de otros medicamentos (por ejemplo otros antibióticos o algunos laxantes, diuréticos, corticoides, etc.), vitaminas, suplementos nutricionales y hierbas medicinales.

Deben considerarse especialmente a las personas que tienen deficiencia de glucosa -6-fosfato deshidrogenasa e insuficiencia hepática, así como los casos de meningitis meningcócia. caso en el que se contraindica.

En los casos de embarazos, salvo la toxoplasmosis, se recomienda como última alternativa, pese a que no hay estudios que avalen efectos del medicamento sobre el feto.

Respecto de la lactancia materna, se recomienda suspenderla o bien evitar la administración de espiramicina, pese a que se desconocen los efectos, salvo que otros medicamentos del mismo tipo se escretan por leche materna.

Efectos secundarios y adversos de las espiramicina

Puede tener efectos, pero no en todas las personas; en los casos que ocurren son leves y temporarios. Entre los más comunes se destacan: diarrea, vómitos, náuseas, dolores abdominales, cefaleas, mareos y en muy contados casos, colitis. En la piel pueden aparecer: urticaria y prurito

Existen algunos casos de hemólisis aguda y de problemas hepáticos. También aparecen ocasionalmente hormigueos en las extremidades (parestesia).

Si ocurrieran vómitos, zumbidos en los oídos y cefalea percibidos como graves por el paciente, el tratamiento con espiramicina se debe suspender.

Consulta al médico o al farmacéutico

Este artículo es de información general accesible por lo que no reemplaza la consulta con el médico o el farmacéutico, por lo que en caso de dudas se debe proceder en ese sentido.