La clindamicina es un antibiótico semisintético derivado de la lincomicina. Pertenece al grupo de medicamentos denominados macrólidos y lincosamidas. Actúa retardando o interrumpiendo la multiplicación de las bacterias. La clindamicina se emplea en el tratamiento de ciertas infecciones de origen bacteriano, entre ellas las que afectan a los pulmones, la piel, la sangre, los órganos internos y los órganos reproductores femeninos.

Indicaciones de la clindamicina

La clindamicina está indicada para el tratamiento del acné, diverticulosis, endometritis, toxoplasmosis, microsporidiosis, leptotrichia, malaria, infecciones causadas por anaerobios del tipo estreptococo y babesia, infecciones por chlamydia, infecciones intraabdominales como apendicitis o enfermedad pélvica inflamatoria, infecciones intraoculares o infecciones por grampositivos como Staphylococcus aureus o Streptococcus pyogenes.

La clindamicina también se emplea en el tratamiento de la vaginosis como alternativa al metronidazol y como prevención y tratamiento, en combinación con primaquina, de la neumonía Pneumo­cystis carinii. Como medida preventiva la clindamicina se utiliza en cirugía abdominal, de cabeza y cuello con riesgo de contaminación, para intervenciones dentales y periodontitis y para la endocarditis bacteriana en aquellos pacientes alérgicos a la penicilina.

Dosis de clindamicina

Las dosis que se administrarán de clindamicina dependerán del tipo de infección que deba tratarse. En términos generales se recomiendan dosis de 600 a 1.200 mg. al día divididos en 2 a 4 tomas, que podrán incrementarse cuando se trate de infecciones más severas. Por poner algunos ejemplos:

  • Cervicitis por chlamydia trachomatis: dosis de 450 mg. cada 6 horas durante 10 a 14 días.
  • Encefalitis toxoplásmica con VIH: dosis inicial de 600 a 1.200 mg. cada 6 horas durante 2 semanas. Las 8 o 10 semanas posteriores de 300 a 600 mg. cada 6 horas en combinación con 25 a 75 mg. al día de pirimetamina y de 10 a 20 mg. al día de ácido folínico.
  • Neumonía por Pneumo­cystis carinii con VIH: dosis de 600 a 900 mg. diarios durante 3 semanas más 15 a 30 mg. al día de primaquina otras 3 semanas.
Por lo que respecta a los niños la dosis promedio se establece entre los 20 y 40 mg. por kg. al día para niños con un peso superior a los 10 años. La dosis se podrá dividir en 3 o 4 tomas.

Efectos secundarios y contraindicaciones de la clindamicina

Los efectos secundarios a nivel hematológico pueden abarcar leucopenia, anemia, leucocitosis o trombocitopenia. En cuanto al sistema cardiovascular se han observado arritmias severas, alargamiento del intervalo QT, arritmia ventricular polimórfica, bigeminismo ventricular o bloqueo cardiaco en distintos grados. Los síntomas gastrointestinales incluyen diarrea, náusea, vómito o dolor abdominal. Otros efectos secundarios que se han reportado son vasculitis, esofagitis, moniliasis vaginal, vulvovaginitis, colitis, erupciones en la piel o bloqueo neuromuscular. En el caso de tratamientos tópicos se han observado dermatitis de contacto, prurito facial, edema facial o erupción maculopapular.

La clindamicina está contraindicada para cualquier persona con antecedentes alérgicos a este medicamento o a la lincomicina. Cuando exista insuficiencia hepática o renal será necesario ajustar las dosis. Un aspecto a tener en cuenta a la hora de suspender el tratamiento son los cambios en la frecuencia de las evacuaciones del paciente.

Clindamicina en el embarazo y la lactancia

Se considera que la clindamicina no está contraindicada durante el embarazo ya que no existen evidencias de que se hayan producido malformaciones o alteraciones en el feto durante su empleo. No obstante, cabe señalar que no se han hecho estudios bien controlados en mujeres embarazadas, razón por la que se recomienda tener precaución.

La clindamicina se excreta por la leche materna, por lo que la administración del medicamento se llevará a cabo considerando las necesidades de la madre al tiempo que se valorará el riesgo que pueda entrañar para el bebé. En cualquier caso, siempre dentro de los parámetros de lo que supone una dosis habitual, se cree que la clindamicina es compatible con la lactancia, aunque prestando especial atención a cualquier síntoma que presente el lactante, como diarrea, candidiasis o enterocolitis.

Podéis seguir mis artículos en Twitter.