La escopolamina, también conocida como burundanga, es un alcaloide tropánico que se encuentra como metabolito secundario de plantas en la familia de las solanáceas.

La escopolamina es una droga altamente tóxica y debe ser usada en dosis minúsculas, como por ejemplo, en el tratamiento de la cinetosis (mareos por movilidad en automóvil), se usan dosis pequeñas que no superan los 330 µg cada día. Una sobredosis por escopolamina puede causar delirio, y otras psicosis, parálisis, estupor y la muerte.

Estas plantas han sido tradicionalmente usadas en la brujería. Sin embargo, actualmente, una de estas plantas que contiene escopolamina es usada en el ámbito criminal, principalmente en Sudamérica, para robar la voluntad de las personas y luego robarlas o violarlas.

La droga que se produce con esta planta es conocida como la burundanga.

La ciencia médica aún no ha establecido del todo cómo, la droga afecta nuestra autonomía. Renate Thienel, de la Universidad de Newcastle en Australia, ha notado que la escopolamina tiene efectos selectivos en la memoria, dejando otras funciones intactas, tales como la planeación y el manejo de información. Esto sugiere que las víctimas pueden permanecer cognitivamente hábiles y a la vez sin poder retener información.

Como puede usarse la burundanga con fines malignos

El peligro de esta planta es que pueda extraerse y dosificarse como un preparado incoloro e inoloro, haciendo que la sabiduría esotérica de siglos sea recanalizada por el crimen organizado o simplemente por personas que buscan someter a otras, como es el caso del uso popular del toloache en México para supuestamente hacer que una persona se enamore de otra (aunque esto borra la frontera entre el enamoramiento y la esclavitud).

Como puede llegar la burundanga a la victima

Siempre se ha relacionado la burundanga con la bebida, pero también es posible inocularla en cigarrillos o incluso inhalarla. En apenas dos minutos esta misteriosa droga provoca dilatación de pupilas, contracción de vasos sanguíneos, reducción de secreciones salivales y estomacales y lo que es peor la pérdida de conocimiento inmediata durante horas que es lo que buscan los delincuentes para obtener sus objetivos sin impedimentos. Usan la burundanga como arma infalible. La víctima, sin voluntad alguna, actúa a merced de lo que le pide su agresor y así es capaz de vaciar su cuenta corriente o de participar en actos sexuales sin recordar absolutamente nada al día siguiente. Esta sustancia desaparece del organismo en apenas 24 horas. Lo que provoca que muchas veces la víctima tenga muy complicado demostrar una violación o robo por sumisión química con burundanga.

Antonio (victima de la burundanga) habla en televisión sobre uno de los primeros efectos que se observan cuando te han drogado con burundanga son:

· la sequedad de boca.

· La somnolencia.

· Vista borrosa.

Antonio recuerda, tras ser víctima de una estafa con esta droga que, una vez se pasan los efectos, "caes en un sueño muy profundo”. No te acuerdas de nada, aunque puedes tener flashes muy cortos de lo que te ha ocurrido".

En medicina humana, la escopolamina tiene tres usos fundamentales:

1. Se utiliza en muy pequeñas cantidades para prevenir y tratar el mareo, las náuseas, colitis y los vómitos provocados por los diferentes medios de locomoción.

2. Por su acción sedante sobre el sistema nervioso central, se usa como antiparkinsoniano, antiespasmódico y como analgésico local.

3. Sirve para provocar dilatación de la pupila en exámenes de fondo de ojo.

En general, su uso reduce la producción de las glándulas secretoras (saliva, bronquios y sudor). En el pasado se administraba junto a la morfina como analgésico en los partos, pero posteriormente se abandonó al verse implicada como factor causal en la tasa excesivamente alta de mortalidad infantil.