La betahistina es un fármaco que actúa mejorando la circulación del sistema linfático (circulación endolinfática).

Su efecto actúa contra el vértigo y el mareo. También se utiliza en la Enfermedad de Menière, trastorno descubierto por el médico francés Prospère Menière. Su síntoma más reconocido es la sensación de vértigo y mareos, además de chiflidos o ruidos en los oídos (tinnitus o acúfenos), hipoacusia y náuseas. El estado vertiginoso en general se siente en forma repentina y suele perdurar por horas, por el contratrio, el mareo puede extenderse por días.

Dosis e indicaciones de la betahistina

La betahistina viene presentada en comprimidos y en solución en gotas. En el primer caso, las dosis se deben ajustar a lo indicado por el médico y las indicaciones del fármaco. En general hay una dosis recomendada de 48 mg como máximos diarios repartidos en 3 tomas, que pueden suceder durante las comidas aunque no es excluyente. Según como reaccione el paciente al tratamiento se ajustará esta dosis, respuesta que se puede ver a las 2 semanas de comenzado.

Respecto de lás gotas se debe tener en cuenta o evitar su administración a determinados pacientes como niños, embarazadas o epilépticos (entre otras patologías), poque tiene un porcentaje mínimo de alcohol etílico (5 %).

El fármaco se debe consumir durante el plazo indicado no correspondiendo suspenderlo hasta la indicación médica, porque de hacerlo no se tiene el resultado del tratamiento.

Precauciones y contraindicaciones de la betahistina

Resulta relevante informar al médico que receta sobre la condición de hipersensible o alérgico a la betahistina, así como a cualquier otro medicamento. También se debe notificar el consumo actual o pasado de cualquier fármaco, vitaminas o plantas medicinales, así como de suplementos dietarios.

Respecto de las patologías se recomienda no utilizar la betahistina cuando se padecen tumores en la médula suprarrenal en la enfermedad llamada feocromocitoma, así como si se tiene o se ha padecido úlcera y asma bronquial.

Por cierto corresponde informar al doctor el estado de embarazo y de lactancia materna de la madre, en los que se desaconseja su administración, salvo indicación profesional en el embarazo. Tampoco debe ser consumido por niños.

Efectos secundarios adversos de la betahistina

Durante el consumo de betahistina pueden ocurrir efectos secundarios adversos, aunque no en todos los casos se padecen, incluso en general, son raros. Entre estos se destacan:

  • molestias estomacales (dispepsia) cuando se consume fuera de las comidas
  • náuseas
  • alergias en la piel (erupción generalizada -rash-, urticaria y picor)
  • diarrea
  • cefalea
Algunos de estos síntomas, como la cefalea y la diarrea, ocurren solo en la presentación en solución. De persistir los efectos o de considerarlos graves el paciente, se debe concurrir en consulta al médico o farmacéutico.

Consulta al médico

Sin perjuicio de la consulta mencionada en los casos del apartado anterior, se destaca que este artículo es una información general accesible por lo que no abarca todos los casos y si persisten las dudas se debe acudir al médico o farmacéutico para evacuarlas.