El itraconazol es un medicamento encuadrado en el grupo de antifúngicos denominados triazoles. Su mecanismo de acción funciona retardando el crecimiento de los hongos causantes de la infección. El itraconazol se emplea en el tratamiento de infecciones fúngicas que se inician en los pulmones y pueden diseminarse al resto del organismo. También se utiliza para tratar infecciones por hongos en las uñas de los dedos de pies y manos. La solución oral de itraconazol se emplea en el tratamiento de infecciones en la boca y la garganta.

Las cápsulas de itraconazol se toman enteras después de las comidas, mientras que la solución oral deberá administrarse sin alimentos y permanecer sin comer un mínimo de 1 hora.

Dosis de itraconazol

Las dosis que se administrarán variarán en función de cuál sea la patología a tratar. Por ejemplo:

  • Para la candidiasis oral o esofágica en VIH u otras inmunodeficiencias la dosis será de 200 mg. al día en 1 o 2 tomas durante 1 o 2 semanas. Cuando se trata de un caso donde haya resistencia al fluconazol la dosis será de 100 a 200 mg. cada 12 horas para un tratamiento que durará entre 2 y 4 semanas.
  • Para la candidiasis vaginal se administrarán dosis de 200 mg. cada 12 horas 1 día, o bien dosis de 200 mg. cada 24 horas durante 3 días.
  • Para la pitiriasis versicolor o la dermatofitosis se administarán 200 mg. al día durante una semana.
  • En el tratamiento de la queratitis fúngica la dosis será de 200 mg. al día durante 3 semanas. Cuando se trate de zonas muy queratinizadas podrán administrarse 200 mg. cada 12 horas durante 7 días o 100 mg, diarios durante 30 días.
  • Para la candidiasis oral la dosis será de 100 mg. al día durante 15 días.
  • Cuando hay onicomicosis por dermatofitos o cándidas el tratamiento puede ser pulsátil, con un primer ciclo de 200 mg. cada 12 horas durante una semana a la que seguirán 3 semanas sin tratamiento. En el caso de los pies o los pies y las manos serán 3 ciclos. Solo las manos serán 2 ciclos. En el tratamiento continuo la dosis será de 200 mg. diarios durante 3 meses.
  • Para la aspergilosis sistémica se administrarán 200 mg. diarios durante 5 meses.
  • Para la candidiasis sistémica la dosis será de 100 a 200 mg. al día durante un periodo de 3 semanas a 7 meses.
  • Para criptococosis no meníngea la dosis será de 200 mg. al día durante un periodo que oscilará entre 2 y 12 meses.
  • Para meningitis criptocócica el tratamiento será de 200 mg. cada 12 horas durante un periodo de 2 a 12 meses.
  • Para la histoplasmosis se administrarán 200 mg. cada 12 o 24 horas durante 8 meses.
  • Para la esporotricosis la dosis será de 100 mg. diarios durante 3 meses.
  • Para la paracoccidioidomicosis y blastomicosis la dosis será de 100 mg. al día durante 6 meses.
  • Para la cromomicosis se administrarán de 100 a 200 mg. al día durante 6 meses.

Efectos secundarios y contraindicaciones del itraconazol

Los efectos adversos más habituales del itraconazol incluyen:

  • Náuseas y vómitos.
  • Exantema.
  • Erupción cutánea.
  • Prurito.
  • Dolor abdominal.
  • Diarrea o estreñimiento.
  • Trastornos en el gusto.
  • Hipopotasemia.
  • Hepatitis.
  • Ictericia.
  • Hiperbilirrubinemia.
  • Aumento de enzimas hepáticas.
  • Dolor de cabeza.
  • Mareos.
  • Fiebre alta.
  • Disnea.
  • Insuficiencia cardiaca congestiva.
En el caso de los niños también puede aparecer inflamación de la mucosa, hipertensión y tos. Otro aspecto a considerar es que el itraconazol no debe administrarse si ya se están tomando medicamentos como astemizol, cisaprida, terfenadina o fármacos en cuya composición haya terfenadina.

Itraconazol en el embarazo y la lactancia

En los estudios efectuados con animales se ha observado que hay toxicidad reproductiva. Por ello solo se aconseja el empleo de itraconazol cuando los beneficios justifiquen ampliamente los potenciales riesgos que este fármaco puede ocasionar al feto.

Por lo que respecta a la lactancia se sabe que el itraconazol se excreta en pequeñas cantidades en la leche materna, razón por la que se desaconseja su administración en madres que amamanten. Si no se puede prescindir del tratamiento, lo aconsejable será interrumpir la lactancia.

Si el artículo te ha parecido interesante ayuda a su difusión con un clik en "me gusta".

Podéis seguir mis artículos en Twitter.