La guanábana, también llamada graviola o Annona muricata, como nombre científico, es un árbol de hoja perenne de la misma familia que la chirimoya, y que puede alcanzar hasta los 10 metros de altura. Se trata de una especie endémica de Centroamérica y Sudamérica. La guanábana –el fruto– es de color verde oscuro y se halla recubierto de espinas suaves. Se trata de un fruto de considerables dimensiones, hasta 30 cm. de largo, y con un peso que puede llegar a superar los 3 kg. En su interior está la pulpa, de color blanco, cremosa, de sabor muy agradable y con una ligera acidez.

Propiedades de la guanábana

La pulpa de la guanábana contiene gran cantidad de agua. Es rica en sales minerales, tales como el potasio, el fósforo, el calcio o el hierro. La presencia de hidratos de carbono le confiere un alto valor calórico. La guanábana también posee un elevado contenido vitamínico, en la que destacan la vitamina C, betacaroteno y vitamina B.

Por cada 100 gramos de guanábana encontramos la siguiente composición:

  • Agua 80.6%.
  • Glucosa y fructosa 15.63%.
  • Vitamina C 29.6 mg.
  • Vitamina B1 0.11 mg.
  • Vitamina B2 0.05 mg.
  • Vitamina B3 1.28 mg.
  • Hierro 0.47 mg.
  • Fósforo 26.0 mg.
  • Magnesio 23.9 mg.
  • Sodio 23 mg.
  • Potasio 45.8 mg.
  • Calcio 10.3 mg.
  • Almidón 1.62%.
  • Proteína 1.22%.
  • Grasa 0.31%.
  • Cenizas 0.73%.
  • Fibra 1.63%.

Beneficios de la guanábana

La guanábana está considerada como un agente muy eficaz contra las infecciones bacterianas y fúngicas (hongos), así como las ocasionadas por otros parásitos y gusanos. También ayuda a combatir los desórdenes nerviosos, es antidepresiva, un buen protector del sistema inmunológico y ayuda a regular la tensión arterial cuando esta es demasiado elevada.

La guanábana es recomendable para los casos de asma, tumores, problemas hepáticos y diabetes. La guanábana es muy aconsejable para el estómago, no en vano se la conoce también como la fruta de la digestión. Otra de las características beneficiosas de la guanábana tiene que ver con sus propiedades galactagogas; es decir, favorece la secreción láctea en las mujeres que están amamantando.

La guanábana y el cáncer

Publicado recientemente por el instituto de Ciencias de la Salud de los Estados Unidos, se han dado a conocer los posibles efectos anti cancerígenos atribuidos desde hace tiempo a la guanábana. El estudio revela que la guanábana contribuye a la destrucción de, al menos, 12 tipos de células malignas, entre las que se incluyen el cáncer de colon, el cáncer de próstata, el cáncer de páncreas o el cáncer de pulmón. En la publicación se indica que los compuestos de la guanábana se mostraron más efectivos que la quimioterapia (y, por supuesto, con muchos menos efectos secundarios indeseables) al mismo tiempo que retardaban el crecimiento de las células cancerígenas. Otros estudios, como los que se realizaron en la Universidad de Purdue, en Indiana, o en el National Health Center, entre otros, vienen a confirmar los supuestos efectos benéficos de la guanábana.

En cualquier caso, es evidente que aún se requieren muchos más estudios y más concluyentes. De hecho, la comunidad científica todavía se muestra bastante escéptica en cuanto a las cualidades beneficiosas de la guanábana ante el cáncer, situación que otros tantos atribuyen a los grandes intereses creados a favor de la medicina farmacéutica.

Podéis seguir mis artículos en Twitter.