Escitalopram pertenece al grupo de medicamentos llamados inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS). Se utiliza para tratar la depresión, el trastorno obsesivo-compulsivo (TOC) y el trastorno de ansiedad generalizada (TAG). Funciona mediante el aumento de los niveles de un neurotransmisor llamado serotonina en el cerebro. El aumento de los niveles de serotonina puede conducir a un mejor estado de ánimo.

Para que se considere importante respecto de la prescripción de escitalopram, la depresión debe ocurrir casi todos los días durante al menos dos semanas, y debe incluir por lo menos cinco de los siguientes síntomas: bajo estado de ánimo, pérdida de interés en actividades habituales, cambios significativos de peso o apetito, cambios en los patrones del sueño, agitación, letargo y fatiga, sentimientos de culpa o inutilidad, lentitud de pensamiento o la falta de concentración y pensamientos de suicidio.

Dosis de escitalopram

Escitalopram viene presentado en comprimidos y generalmente comienza a dar resultados desde 2 a 4 semanas de tratamiento. Los comprimidos deben tragarse enteros (sin masticar) con un vaso de agua.

La dosis recomendada inicial por lo general es de 10 mg al día. Escitalopram debe tomarse una vez al día por la mañana o por la noche, con o sin comida. La dosis puede ser aumentada porel médico según sea necesario hasta un máximo de 20 mg al día. En algunos casos, el médico puede recomendar una dosis inicial de 5 mg.

Advertencias y contraindicaciones del escitalopram

No se debe tomar esta medicina si se es alérgico al escitalopram, al citalopram o a cualquier otro ingrediente del medicamento. Tampoco si se esta tratando con pimozida, así como si se han tomado inhibidores de la MAO (por ejemplo, fenelzina, tranilcipromina, moclobemida) en las últimas 2 semanas; estas tampoco deben tomarse hasta por lo menos 2 semanas después determinar el tratamiento con escitalopram.

Se debe informar al médico sobre cualquiera de los medicamentos que se están tomando, incluso los que son a base de hierbas, suplemento, cafeína, alcohol habitual, tabaquismo o drogas ilegales.

Otros factores que afectan y que debe ser conocidos por el médico son: antecedentes de un trastorno del ritmo cardíaco o insuficiencia cardíaca, trastornos de sangrado, diabetes, función renal y hepática, manía o trastorno bipolar y convulsiones.

No detener el tratamiento con escitalopram sin consultar al médico, el que seguramente recomendará una reducción gradual de la dosis.

Embarazo: El uso seguro de escitalopram durante el embarazo no ha sido establecido. Se han informado síntomas graves en bebés recién nacidos con madres que estaban tomando medicamentos parecidos. Los médicos y las mujeres embarazadas deben considerar cuidadosamente los beneficios y los riesgos de todas las opciones de tratamiento.

Lactancia: Se sabe que el citalopram, un medicamento que es similar al escitalopram, pasa a la leche materna. Estar tomando escitalopram en período de amamantamiento puede afectar al bebé, por lo que se debe consultar con el médico acerca de si debe continuar con la lactancia materna.

Niños y adolescentes: No se ha establecido la seguridad y eficacia de este medicamento en niños y adolescentes menores de 18 años de edad. Puede causar cambios emocionales y de comportamiento, tales como pensamientos y comportamientos suicidas.

Efectos secundarios adversos del escitalopram

Como todos los medicamentos escitalopram tiene efectos secundarios, pero no necesariamente ocurren a todas las personas ni son comunes. De percibirse como graves o permanentes, se debe avisar al médico. Entre estos se destacan: cambios en la frecuencia cardíaca, congestión nasal, estreñimiento, diarrea, dificultad para dormir, mareos, somnolencia, sequedad en la boca, fatiga, fiebre, acidez, aumento de la sudoración, insomnio y bostezos, pérdida del apetito, malestar estomacal, náuseas y disfunciones sexuales.

Otros efectos ocurren menos seguido que los mencionados, pero atento a su mayor gravedad, deben comunicarse inmediatamente al médico, entre los que se destacan: sangrado o moretones inusuales de la piel u otras áreas, dificultad para controlar los niveles de azúcar en la sangre, alucinaciones, Incapacidad para orinar, movimientos involuntarios del cuerpo o de la cara, nivel bajo de sodio en sangre (los síntomas son: confusión, convulsiones, somnolencia, sequedad de boca, aumento de sed, falta de energía), agitación o inquietud intensa, síntomas de daño hepático (dolor abdominal, orina oscura, heces de color arcilla, picazón, pérdida del apetito, náuseas y vómitos, piel u ojos amarillos, etc.) y vómito con sangre o presencia de sangre en las heces.

Finalmente se debe suspender el tratamiento y acudir a un centro de salud si ocurren efectos como: convulsiones, síndrome serotoninérgico o síndrome neuroléptico maligno (agitación, confusión, diarrea, fiebre, reflejos hiperactivos, mala coordinación, inquietud, sudoración y acción de tiritar, hablar o actuar con emoción que no se puede controlar, temblores o sacudidas, estado de crispación), síntomas de una reacción alérgica grave como hinchazón de la cara o la garganta, urticaria o dificultad para respirar y pensamientos de suicidio o de querer auto infligirse un daño.

Interacciones del escitalopram

Puede haber una interacción entre el escitalopram y cualquier medicamento – algunos ya mencionados -, entre los que se destacan los siguientes: cimetidina, desipramina, dronedarona, eritromicina, fluconazol, imipramina, litio, medicamentos que afectan las plaquetas (por ejemplo, ASA, medicamentos anti-inflamatorios no esteroideos [AINE], antidepresivos tricíclicos, algunos medicamentos antipsicóticos como clorpromazina), nilotinib, omeprazol, otros medicamentos ISRS (por ejemplo, citalopram, fluoxetina, sertralina), la ya mencionada pimozida, quinina, hierba de San Juan, tetrabenacina, tramadol, triptanos (por ejemplo, naratriptán, sumatriptán, zolmitriptán), triptófano, warfarina y ziprasidona.

Consulta al médico o farmacéutico

Este informe es general por lo que puede haber efectos, advertencias o interacciones no incluidos, por lo que en caso de duda se debe consultar al médico o farmacéutico.