El romero es una planta arbustiva perenne que puede alcanzar más de un metro de altura. Sus hojas son rígidas, lanceoladas y en forma de aguja. Las flores, de un color azul claro o violeta –aunque a veces pueden ser blancas–, aparecen en primavera y otoño, pudiendo aparecer todo el año en las zonas más templadas. El cultivo del romero no ofrece mayores dificultades, incluso adaptándose en macetas. Sus aplicaciones son múltiples, tanto en medicina, en la cocina o en perfumería y cosmética. Se recomienda recolectarla cuando está en floración y secarla en lugares sombríos y con buena ventilación. Una vez seca debe guardarse en cajas o bolsas de papel. Se recomienda evitar el vidrio y el plástico. Una óptima conservación garantiza su buen estado hasta un año.

Propiedades medicinales del romero

El romero puede tomarse como infusión, especialmente tras las comidas copiosas, ya que favorece la digestión, combate la acidez estomacal y previene las flatulencias. En caso de intoxicaciones alimentarias, también el romero demuestra sus virtudes, inhibiendo la formación de bacterias peligrosas. Sus efectos tónicos y estimulantes ayudan en la recuperación de las afecciones respiratorias, así como en las del hígado. También ofrece unos buenos resultados a la hora de atenuar los dolores propios de la menstruación, las cefaleas y la retención de líquidos. Asimismo, su aportación de hierro, ayuda a combatir la anemia.

El romero es un gran antioxidante, además de ser rico en ácidos rosmarínico, mirceno, ursólico y vitamina C, lo que hace del romero una planta indicada para el tratamiento de enfermedades como el SIDA, el cáncer, el Alzheimer, la artritis o la artrosis. Sus efectos calmantes lo hacen especialmente indicado para mitigar los dolores musculares.

El romero es un compuesto habitual en muchos champús, debido a su capacidad para la regeneración capilar. Otra aplicación interesante, gracias a su componente antibacteriano, reside en su poder para combatir el mal aliento.

Propiedades gastronómicas del romero

El romero se caracteriza por su fuerte olor y sabor, razón por la que debe usarse con moderación. En pequeñas dosis casa bien con el tomillo, el ajo, la cebolla, el laurel o la pimienta. Igualmente idóneo resulta su uso en las salsas de tomate.

Resulta preferible utilizar el romero secado, ya que de este modo se atenúa su sabor amargo. El romero es ideal para condimentar todo tipo de carnes asadas, caza o pescado. En las carnes a la parrilla, para mejorar el sabor, se pueden echar unas ramas al fuego o frotar la propia parrilla con romero fresco. También puede acompañar sopas y guisos, siempre en pequeñas cantidades.

Aceite de romero

El aceite de romero, por sus cualidades antioxidantes, es un buen remedio contra el envejecimiento de la piel. Hidrata las células cutáneas y mejora el aspecto, aportando elasticidad, frescura y brillo. También tiene propiedades calmantes y antiinflamatorias, razón por la que se usa en medicina deportiva, así como en las inflamaciones producidas por la artritis. Igualmente destacable es su efectividad como antiséptico y antibiótico, favoreciendo la cicatrización e impidiendo que prosperen las bacterias. El aceite de romero también está recomendado para la salud del cabello, utilizándolo como champú. Sus características antibacterianas lo convierten en un destacado componente de muchas pastas de dientes.

Alcohol de romero

El alcohol de romero se consigue por el simple método de introducir en un frasco de vidrio el romero picado al que, posteriormente, se le añade el alcohol. Se deja en maceración por espacio de 30 días, removiéndolo una vez por semana, aproximadamente. Transcurrido este tiempo se filtra y se guarda de nuevo en el frasco.

Sus aplicaciones son varias, destacando su utilidad en el alivio de los dolores musculares, las contracturas o los dolores causados por artrosis o el reuma. También es efectivo para combatir las neuralgias, las jaquecas y para mejorar la circulación sanguínea en general.

Si el artículo te ha parecido interesante ayuda a su difusión con un clik en "me gusta".

Podéis seguir mis artículos en Twitter.