Rabeprazol pertenece al grupo de medicamentos conocidos como inhibidores de la bomba de protones (IBP). Su acción consiste en retardar o prevenir la producción de ácido en el estómago. El rabeprazol se usa para tratar y mantener la curación de la enfermedad de reflujo gastroesofágico. También se utiliza para tratar los síntomas, tales como ardor de estómago y la regurgitación por la enfermedad por reflujo no erosivo.

También se utiliza para el tratamiento a corto plazo en la curación y alivio de los síntomas asociados con las úlceras duodenales y gástricas. El rabeprazol se utiliza en combinación con antibióticos para tratar las úlceras causadas por la bacteria Helicobacter pylori. Por último, rabeprazol se utiliza para el tratamiento a largo plazo de las condiciones asociadas con la producción constante de exceso de ácido en el estómago, incluyendo el síndrome de Zollinger-Ellison.

Dosis e indicaciones del rabeprazol

Rabeprazol viene en comprimidos de liberación retardada que actúan durante todo el día, por lo que debe tomarse sólo una vez al día. Este medicamento se puede tomar con o sin alimentos. Se debe ingerir las tabletas enteras con una bebida y no masticar, aplastar o romper las pastillas.

La dosis de rabeprazol que se utiliza depende de la condición que se está tratando y que determina el médico.

Para el reflujo no erosivo, la dosis recomendada en adultos es de 10 mg a 20 mg, una vez al día durante un máximo de 4 semanas.

Para tratar la enfermedad de reflujo gastroesofágico, la dosis recomendada en adultos es de 20 mg, una vez al día. La dosis recomendada en adultos para el mantenimiento de la curación a largo plazo es de 10 mg a 20 mg, una vez al día. La duración habitual del tratamiento es de 4 a 8 semanas.

Para el tratamiento de la úlcera duodenal, la dosis recomendada en adultos es de 20 mg, una vez al día durante un periodo de hasta 4 semanas.

Para el tratamiento de la úlcera gástrica, la dosis recomendada en adultos es de 20 mg, una vez al día durante un periodo de hasta 6 semanas.

Para tratar la úlcera causada por la infección por Helicobacter pylori, la dosis recomendada en adultos es de 20 mg, dos veces al día durante 7 días en combinación con 2 antibióticos, generalmente amoxicilina y claritromicina.

Para tratar el síndrome de Zollinger-Ellison, el adulto la dosis inicial recomendada es de 60 mg, una vez al día. Algunas personas pueden necesitar dosis más altas, casos en los que el médico ajustará la dosis de este medicamento según sea necesario.

La mayoría de la gente experimentará algunas mejoras en los síntomas de 1 a 2 semanas después de comenzar. Puede tomar hasta 4 semanas para que se experimente el máximo beneficio de esta medicina.

Contraindicaciones y advertencias del rabeprazol

Rabeprazol no debe ser tomado por cualquier persona que:

• es alérgico al rabeprazol o para cualquiera de los ingredientes del medicamento

• es alérgico a otros inhibidores de la bomba de protones

Antes de comenzar a tomar un medicamento de debe informar al médico de cualquier condición médica o alergias que se pueda padecer, los medicamentos que está tomando, si está embarazada o en periodo de lactancia, así como otros hechos relevantes sobre su salud.

Entre las patologías se destacan: Enfermedad hepática, embarazo (Este medicamento no debe usarse durante el embarazo a menos que los beneficios superen los riesgos. Si la paciente queda embarazada mientras está tomando este medicamento, debe contactar a su médico inmediatamente), lactancia (No se sabe si rabeprazole pasa a la leche materna, pero puede afectar al bebé, por lo que también se debe consultar al médico acerca de si se debe continuar con la lactancia materna.) y niños y adolescentes (La seguridad y eficacia del uso de este medicamento, no se han establecido para los niños y adolescentes menores de 18 años de edad.)

Puede haber interacción entre rabeprazol y cualquier medicamento, entre los que se destacan los siguientes: atazanavir, los medicamentos antimicóticos "azoles" (por ejemplo, itraconazol, ketoconazol, posaconazol), clopidogrel, dasatinib y nelfinavir, entre otros.

Efectos adversos del rabeprazol

Entre los efectos más comunes, que no les ocurren a todas las personas y no son efectos comunes, se destacan: diarrea, cefalea, llagas en la boca, náuseas y vómitos, erupción en la piel, goteo de mucosidad en la nariz y cambios de peso.

Aunque la mayoría de los efectos adversos enumerados a continuación sucede menos a menudo que los anteriores, ameritan buscar atención médica inmediata: Dolor abdominal, dolor en las articulaciones, llagas en la boca que están empeorando, falta de aliento, signos de problemas hepáticos (por ejemplo, náuseas, vómitos, diarrea, pérdida de apetito, pérdida de peso, coloración amarillenta de la piel o del blanco de los ojos, orina oscura, heces de color claro), dolores musculares, hinchazón de piernas o manos y fatiga o debilidad inusual.

Párrafo aparte merecen las convulsiones, reacciones alérgicas graves (hinchazón de la cara y garganta por ejemplo) y reacciones severas en la piel (ampollas o erupciones cutáneas graves acompañadas de fiebre, por ejemplo), en las que se debe suspender el tratamiento y consultar inmediatamente al médico.

Algunas personas pueden experimentar otros efectos secundarios, por lo que si cualquier síntoma se mantiene o se piensa que es grave, se debe consultar al médico, así como por cualquier duda que surja de este informe que es general y no pretende remplazar la consulta con los profesionales.