El naproxeno es un AINE de uso general con propiedades analgésicas, antipiréticas y antiinflamatorias que actúa como inhibidor de la síntesis de las prostaglandinas; un importante mediador del dolor. Se administra por vía oral, pudiéndose acompañar con leche o comida, sobre todo si hay una predisposición a las molestias digestivas. También se puede administrar por vía rectal.

El naproxeno requiere dosis más altas en comparación con otros AINE´s, sin embargo presenta una vida media más elevada en sangre; hasta 12 horas por dosis, tiempo que puede duplicarse en el caso de los ancianos. El pico máximo de concentración tiene lugar al cabo de 2 a 4 horas de su ingestión. Se elimina del organismo por metabolización hepática. El naproxeno también puede ser administrado en forma de sal sódica. El naproxeno sódico se absorbe con mayor rapidez en el tracto gastrointestinal.

Indicaciones para el tratamiento con naproxeno

El naproxeno está indicado para afecciones como:

  • Artritis reumatoide.
  • Osteoartritis.
  • Espondilitis anquilosante.
  • Tendinitis.
  • Bursitis.
  • Cefaleas.
  • Dismenorrea primaria.
  • Calambres menstruales.
  • Artritis psoriásica.

Posología del naproxeno

Las dosis a administrar de naproxeno irán en función de la patología a tratar:

  • En el caso de artritis reumatoide, osteoporosis, artrosis o espondilitis anquilosante, se administrará una dosis inicial de 250/500 mg. cada 12 horas o una única dosis, por la noche, de 500/1.000 mg. al día.
  • Para el dolor severo se iniciará el tratamiento con 750/1.000 mg. al día.
  • Con dismenorrea se inicia con una dosis de 500/550 mg. al día para seguir con 250/275 mg. cada 6 ó 8 horas.
  • Cuando se trata de gota aguda se administra una dosis inicial es de 750 mg. A las 8 horas una dosis de 500 mg. para continuar con dosis de 250 mg. hasta que remitan los síntomas.
  • Las alteraciones musculoesqueléticas inflamatorias agudas, como distensión, trauma directo, distorsión, dolor lumbosacro, espondilitis cervical, tenosinovitis y fibrositis, se tratarán con una dosis inicial de 500 mg. Posteriormente se seguirá con dosis de 250 mg. cada 6 ó 8 horas.
  • En las crisis agudas de migraña se procederá a una dosis de 825 mg. al primer síntoma y otra dosis de 275 mg. media hora más tarde.
  • Cuando se trata de un dolor leve o moderado y fiebre se administrará una dosis de 200 mg. cada 8 ó 12 horas.
  • Cuando se trata de niños, solo está indicada su administración en el caso de artritis reumatoide juvenil. La dosis será de 10 mg. por kg. al día, repartida en dos tomas.

Contraindicaciones para el naproxeno

En primer lugar está contraindicado en todos aquellos pacientes que muestren reacciones adversas a este medicamento. Igualmente deben evitarlo aquellas personas que ante la toma de otros AINE´s han sufrido efectos secundarios como la rinitis, pólipos nasales o síndrome de asma. Se debe evitar el uso paralelo de otros productos o medicamentos que contengan naproxeno.

Los problemas menores en el tracto gastrointestinal son relativamente habituales, sin embargo, en pacientes tratados de modo crónico con AINE´s existe un riesgo mayor de ulceraciones, sangrado y perforación gastrointestinal. Aunque en general, la administración de dosis altas, y según los estudios clínicos efectuados, no suele conllevar la aparición de esta sintomatología, sí es cierto que conviene valorar previamente que los beneficios superen ampliamente los riesgos.

Naproxeno en el embarazo y la lactancia

La administración del naproxeno se ha asociado a un aumento del riesgo de sufrir anomalías congénitas, sobre todo durante el primer y segundo trimestre del embarazo. Su uso solo prevalecerá en el caso de que se considere estrictamente necesario. Aún así la dosis y la duración se limitará al mínimo posible. En cuanto al tercer trimestre la administración de naproxeno está contraindicada.

En el caso de la lactancia se ha encontrado una concentración de naproxeno del 1% en la leche materna. Teniendo en cuenta la posibilidad de reacciones adversas en los neonatos, sobre todo en la inhibición de la prostaglandina, debe evitarse su uso en las mujeres que amamantan.

Interacciones del naproxeno y otros medicamentos

La administración simultánea de naproxeno con hidantoínas, anticoagulantes o sulfonilureas hará que aumente la concentración de droga libre de un modo significativo. En cuanto a la furosemida, puede verse inhibido su efecto natriurético por el naproxeno. También se ha constatado la inhibición de la depuración renal del litio, con aumentos en las concentraciones plasmáticas del mismo. El naproxeno tiene la capacidad de disminuir el efecto antihipertensivo del propanolol así como el de otros betabloqueantes. El probenecid, por su parte, alarga la vida media del naproxeno. Se debe tener precaución en su administración junto al metotrexato, ya que reduce la secreción tubular, y por tanto aumentan las posibilidades de toxicidad del metotrexato.

Podéis seguir mis artículos en Twitter.