El ibuprofeno fue el primer AINE derivado del ácido propiónico. Se trata de un medicamento que carece prácticamente de olor ni gusto.

El ibuprofeno tiene una potencia similar a la aspirina y algo inferior al naproxeno o la indometacina. Actualmente su uso se ha extendido a la mayoría de los países. Tiene un efecto analgésico central y periférico, siendo además un potente inhibidor de la ciclooxigenasa y por consiguiente, un reductor de la síntesis de prostaglandinas; unas sustancias derivadas de los ácidos grasos que participan en las respuestas inflamatorias estimulando las terminales nerviosas del dolor.

El ibuprofeno se absorbe con rapidez tras la administración oral, eliminándose por vía renal (10% sin modificaciones y 90% previo metabolismo hepático). Su vida media ronda las 2 horas.

Contraindicaciones y efectos secundarios del ibuprofeno

No está indicado el uso del ibuprofeno en pacientes con úlcera péptica activa o que hayan presentado reacciones de hipersensibilidad, tanto al ibuprofeno como a otros AINES. El ibuprofeno también deberá administrarse con precaución en aquellos pacientes con antecedentes de asma bronquial o enfermedades gastrointestinales. Igual precaución ha de tenerse con los pacientes con alteraciones renales, hepáticas o cardíacas, ya que el uso del ibuprofeno, al igual que el de otros AINES, es susceptible de producir cierto deterioro renal.

Algunas investigaciones señalan la existencia de una posible asociación entre el edema y la administración de ibuprofeno. En cuanto al manejo de maquinaria o conducción de vehículos no parece que el ibuprofeno tenga ninguna incidencia, no obstante habrá que considerar algunas reacciones adversas, como la somnolencia o los mareos.

El ibuprofeno no debe administrarse simultáneamente con la aspirina u otros AINES.

Embarazo y lactancia

Por lo que respecta al embarazo, la recomendación es no tomar ibuprofeno, sobre todo durante el tercer trimestre. Lo mismo sucede con la lactancia, si bien es cierto que las concentraciones de ibuprofeno que se excretan a través de la leche materna son muy bajas.

Dosis de administración del ibuprofeno

Las dosis de ibuprofeno pueden alcanzar hasta los 3.200 mg. diarios divididos en distintas tomas en los casos de artritis reumatoide y osteoartritis. La dosis habitual, no obstante, oscila entre los 1.200 y los 1.800 mg.

Cuando se trata de dosis cuyo fin es el mantenimiento para un dolor leve o moderado, con 400 mg. diarios cada 6 horas es suficiente.

Si hay riesgo de padecer trastornos gastrointestinales se puede acompañar la toma del ibuprofeno con leche u otros alimentos.

En términos generales podríamos decir que las dosis recomendadas van de los 200 a los 400 mg cada 6 horas. No es recomendable su uso en niños menores de 12 años.

Interacciones del ibuprofeno con otros medicamentos

Como todos los medicamentos, el ibuprofeno no es una excepción en cuanto a su administración junto a otros fármacos, ya que las interacciones pueden tener efectos indeseables. A continuación se expone una lista de medicamentos con los efectos que puede provocar el ibuprofeno si se toman al mismo tiempo:

  • Diuréticos: por una parte disminuye el efecto diurético, mientras que por otra puede aumentar el riesgo de nefrotoxicidad con los antiinflamatorios no esteroideos.
  • Ciclosporina: existe un mayor riesgo de nefrotoxicidad con los AINES.
  • Antihipertensivos: se reduce el efecto hipotensor.
  • Corticosteroides: hay un aumento del riesgo de sangrado digestivo.
  • Anticoagulantes: aumento del efecto anticoagulante.
  • Glucósidos cardiacos: los AINES pueden aumentar las posibilidades de insuficiencia cardiaca, reducir la tasa de filtración glomerular y aumentar los niveles de los glucósidos cardiacos.
  • Litio: habrá disminución en la eliminación de litio.
  • Metotrexato: disminuye la eliminación de metotrexato.
  • Mifepristona: los AINES deberán evitarse en los 8-12 días posteriores a la administración de la mifepristona, ya que estos pueden reducir los efectos de la misma.
  • Otros analgésicos: conviene evitar su uso mientras se administra ibuprofeno.
  • Quinolonas: en la experimentación animal se ha demostrado que los AINES asociados a las quinolonas pueden aumentar el riesgo de convulsiones.

Efectos y posología del ibuprofeno

El ibuprofeno se muestra eficaz para calmar el dolor y bajar la temperatura en pacientes con procesos febriles de diversa etiología. Actúa también como antiinflamatorio en afecciones como la artritis reumatoide, la espondilitis anquilopoyética, la artrosis y, en general, en procesos reumáticos agudos o crónicos. Su eficacia incluye las lesiones de tejidos blandos, tales como esguinces o torceduras. En los procesos dolorosos leves o moderados, como la cefalea, dolor de muelas o dolor postoperatorio, está igualmente indicado el uso del ibuprofeno. Asimismo, alivia los síntomas en los casos de dismenorrea primaria.

Podéis seguir mis artículos en Twitter.