Existen muchas especies conocidas bajo el nombre genérico de ginseng, pertenecientes al género panax, cuya traducción es panacea –lo que ya dice mucho de la planta–. Otras especies que no son del mismo género, pero que también tienen propiedades similares, se las denomina igualmente ginseng. La más común y utilizada por la medicina china es la especie Panax ginseng. Aunque originariamente su localización hay que ubicarla en China, a día de hoy Corea es el mayor productor de esta planta que, probablemente, ostente el honor de ser la más popular del mundo dentro de las plantas medicinales.

Descripción del ginseng

El ginseng es originario de Asia, pertenece a la familia de las araliáceas y, además de sus propiedades medicinales, ha estado envuelta en actividades mágicas y creencias de todo tipo que le otorgan un cierto halo místico. Se pueden encontrar varios tipos de ginseng. Entre los más conocidos están el ginseng rojo o coreano, el ginseng chino, el ginseng americano o el ginseng siberiano, todos ellos con propiedades muy parecidas.

Una curiosidad del ginseng está en su raíz, cuyo parecido con la anatomía humana, en algunas ocasiones, es considerable. Dicha raíz puede alcanzar cerca del metro de longitud, mientras que el tallo apenas supera los 60 centímetros. Sus hojas, parecidas a las del rosal pero más grandes, están compuestas por cinco lóbulos serrados, y sus flores, minúsculas, se agrupan al final del tallo. Su hábitat natural está en los bosques montañosos y lugares húmedos y umbríos. Muy raramente se encuentra en estado silvestre.

Dosis de ginseng

La dosis recomendada de ginseg, sea cual sea su procedencia, oscila entre 1 y 2 gramos al día, aunque se recomienda no sobrepasar dosis de 1 gramo diario, así como tampoco prolongar el tratamiento más allá de las 4 o 6 semanas.

Propiedades del ginseng

Todos los tipos de ginseng tienen propiedades similares, entre las que destacan las antidepresivas, tonificantes, ansiolíticas y antiestrés. Se valora –y se paga– más el ginseng rojo que, a diferencia del blanco, se le expone tras su recolección a vapor de agua, lo que le da su característico aspecto rojizo.

El ginseng es rico en vitaminas del grupo B, vitamina E y vitamina C. Rica también en fósforo y hierro, cuenta además con polisacáridos beneficiosos para las defensas del organismo.

El ginseng mejora el estado de ánimo, reduce la sensación de estrés y combate la fatiga física y mental. Normaliza la tensión arterial y resulta especialmente útil en trastornos sexuales como la eyaculación precoz, al igual que se le considera un estimulante sexual.

El ginseng aumenta la secreción de insulina, regulando la formación de glucógeno hepático. También estimula la enzima que reduce en sangre los niveles de colesterol y triglicéridos. Se la considera adecuada para combatir la anemia y algunos estudios la señalan como una planta preventiva para la arteriosclerosis. Otras investigaciones apuntan a que el ginseng, en un uso prolongado, es efectivo para prevenir diversos tipos de cáncer.

Otras afecciones en las que el ginseng puede ser indicado, pero sobre las que no existen estudios suficientes, son la diabetes, la anorexia, el reumatismo, las neuralgias o la depresión.

Contraindicaciones del ginseng

En general no se recomienda su utilización en un periodo superior a dos meses, ya que puede provocar hipertensión, insomnio, diarrea, dolor de cabeza o erupciones cutáneas. Por otra parte, debido a sus múltiples propiedades, es importante comprobar los preparados para que se adecúen al tratamiento que se prescriba, ya que algunos efectos pueden tener el signo contrario al deseado.

Debido a su efecto vasoconstrictor no es recomendable para personas con hipertensión arterial. Tampoco se recomienda su uso a niños ni a mujeres embarazadas. Otro aspecto a tener en cuenta es que el ginseng puede interactuar con otros medicamentos, por lo que es necesario consultar al médico. Igualmente se desaconseja tomar alcohol o café mientras se esté tomando ginseng.

Su considerable contenido de fitoestrógenos recomienda su uso moderado para las mujeres a fin de evitar un exceso de estrógenos en el organismo.

Si el artículo te ha parecido interesante ayuda a su difusión con un clik en "me gusta".

Podéis seguir mis artículos en Twitter.