El difenidol es un medicamento que se utiliza para controlar o prevenir las náuseas y vómitos provenientes de patologías del hígado, riñones, tracto gastrointestinal y vesícula biliar. También previene el vértigo sintomático por enfermedades o tratamientos del oído, como la otitis, le enfermedad de Ménière o cirugías del oído.

Qué es la enfermedad de Ménière

Entre las patologías tratables con difenidol, está la enfermedad o síndrome de Ménière. Descripta por primera vez por el médico francés Prosper Ménière, es una enfermedad que aqueja al oído interno. Lo que produce la enfermedad es desconocido. Su principal síntoma es el vértigo, acompañado con zumbidos en los oídos, hipoacusia y náuseas. El vértigo suele aparecer de manera repentina pero puede durar varias horas, mientras que la sensación de mareo puede persistir durante varios días.

Uso del difenidol

Antes del uso del difenidol se debe avisar al médico sobre si el paciente es alérgico al difenidol a otro medicamento y si está consumiendo algún fármaco cualquiera sea, incluso se debe informar sobre la ingesta de vitaminas, suplementos dietarios o productos herbarios. También debe indicar cualquier problema de salud, sobre todo si tiene presión arterial baja o alguna enfermedad de los riñones. Si la paciente es mujer, si está en período de lactancia o si está embarazada.

Una vez que está usando el medicamento se recomienda tomarlo al comer o junto con un vaso de leche o incluso agua, cuando se utiliza para prevención de vómitos y náuseas. Cuando estos síntomas ya están ocurriendo, se recomienda tomar el medicamento con el estómago vacío, con agua nada más.

Como en casi todos los medicamentos, la dosis a tomar debe ser la indicada por el médico, atento a que los excesos o la mayor frecuencia en su ingesta pueden hacer que se produzcan efectos secundarios. De todas formas, no conviene tomar doble dosis si se olvida el consumo de una, para eso es preferible dejarla pasar y volver a la dosis regular.

Dosis recomendables y vías de administración del difenidol

El difenidol viene como solución inyectable o en tabletas, variando su dosis según los casos. En el caso de las tabletas, que vienen con un 25 mg de clorhidrato de difenidol y para adultos, se recomienda para vértigo, vómitos y náuseas, una dosis inicial de 50 mg y posteriormente variar de 25 a 50 mg cada 4 horas. Para niños se debe considerar una dosis de 1 mg por kilo de peso, la que puede llegar como máximo a 5 mg por día.

Las dosis inyectables, tanto intravenosas como intramusculares, que se aplican para una acción más rápida, deben ser de 1 a 2 ml – 20 a 40 mg (intravenosa se recomienda que no pase de 1 ml) con repeticiones eventuales cada 4 horas. En ambos casos se recomienda no superar una dosis diaria de 300 mg.

Precauciones durante el consumo del difenidol

Mientras está tomando difenidol se pueden potenciar los efectos de medicamentos depresores del sistema nervioso central, por ejemplo que causen somnolencia, o también se potencian los efectos del alcohol.

Es importante verificar los efectos en la visión, sobre todo si tiene que conducir algún vehículo, atento a que puede producir visión borrosa, reducir los reflejos o hacer que no se mantenga una situación de debida alerta.

Se debe restringir durante el embarazo y la lactancia y en general en pacientes con deterioro de la función renal, incluso está contraindicado en algunos de estos casos.

Efectos colaterales del difenidol

Pueden ocurrir estados de confusión mental, desorientación y alucinaciones auditivas y de la visión. Esporádicamente ocurren casos de alteraciones en el sueño, depresión, sequedad en la boca, irritaciones en el intestino y en la zona gástrica, y los mencionados adormecimiento y visión borrosa.

Otros efectos ocurridos en casos puntuales son: baja temporaria de la presión arterial, cefaleas, ictericia, mareos y malestares generales, cuando se ha producido una aplicación dudosa del medicamento, sobre todo en la ictericia.

Consejos generales sobre el uso del difenidol

En primer término, este artículo debe tomarse como una información de carácter general, por lo que en caso de tener dudas, se debe acudir al profesional de la salud de confianza, como el médico o el farmacéutico para evacuarlas. También se debe acudir al médico en caso de ocurrir algún efecto que no haya sido descripto pero que parezca surgir del tratamiento.

Asimismo debe tenerse en cuenta que el medicamento solo puede ser suministrado a las personas que lo necesitan por sus dolencias y no puede ser utilizado para otras patologías, salvo indicación profesional.

Por último, respecto del lugar donde esté el medicamento en el hogar, se deben tomar precauciones específicas, como las que se detallan:

  • Debe quedar lejos del calor y la luz solar o artificial que emane calor.
  • No debe quedar guardado en lugares con humedad, como la cocina o el baño.
  • Debe quedar lejos del alcance de los niños.
  • No debe conservarse ni usarse el difenidol vencido, por lo que se los debe tirar a la basura atendiendo de que el lugar de desecho no quede a mano para ser manipulado por menores pequeños.