El cilantro es una planta anual de la familia de las apiáceas, cuyo origen, probablemente, haya que situarlo en el Mediterráneo oriental y Oriente Medio. Tiene una altura que va de los 40 a los 60 centímetros. Tallo recto, liso y cilíndrico que se ramifica en su parte superior, hojas compuestas y flores pequeñas de color blanco o ligeramente rosadas que aparecen en verano. Frutos de olor suave y sabor fuerte y picante. Las raíces son delgadas y muy ramificadas.

Propiedades medicinales del cilantro

El cilantro se cultiva en todo el mundo, siendo una de las plantas más utilizadas. Contiene aceites esenciales, aceites grasos, taninos, oxalato cálcico y trazas de glucósido. En sus aceites esenciales cabe destacar el d-linalol, pineno, dipenteno, felandreno, geraniol, borneol, limoneno y otros en menor medida.

A los frutos, ricos en linalol, debe muchas de sus propiedades, entre ellas, la de facilitar la digestión y eliminar los gases. También es antiespasmódica y ligeramente tonificante del sistema nervioso tomada en pequeñas dosis.

Además de estar indicada para diversos trastornos digestivos, también destaca como estimulante del apetito. Para todos aquellos que consuman habitualmente ajo y cebolla, así como para los fumadores, el cilantro es un buen aliado, ya que combate la halitosis.

Por vía externa se ha utilizado popularmente como antihelmíntico y como antiinflamatorio y analgésico.

Propiedades culinarias del cilantro

Las semillas del cilantro, con un olor que recuerda al sándalo, el cedro y la naranja, suele utilizarse para hacer curry, vinagreta para las verduras, salsas y marinadas. También es habitual su uso en pastelería, para dar sabor a bollos, panes, bizcochos y galletas. E igualmente forma parte de los ingredientes de algunos tipos de cerveza belgas.

Sus raíces, con un olor a cítricos y almizcle, tienen un sabor más fuerte, por lo que es aconsejable su uso en guisos, carnes y pescados, donde realza su sabor.

El cilantro combina bien con otras plantas aromáticas, como la menta, el ajo, la albahaca o el perejil.

Una de las características más interesantes del cilantro es su propiedad antibacteriana, actuando como refuerzo protector cuando se utiliza fresca sobre los alimentos. Es recomendable añadir el cilantro a la comida justo antes de retirarla del fuego ya que su sensibilidad al calor hace que pierda con facilidad su aroma. El cilantro, junto al comino y el vinagre, se utiliza para la conservación de carnes en adobo.

En la India o Sri Lanka, el cilantro es un elemento esencial en todo tipo de asados o fritos. La cocina tailandesa lo utiliza en sopas, ensaladas y pastas. Es un ingrediente del mojo verde canario. En Vietnam las hojas de cilantro están decorando todo tipo de platos. En Perú es un ingrediente fundamental del arroz con pollo. México lo utiliza en uno de sus platos más populares; el guacamole. En Cuba está en el popular potaje de frijoles negros. Y la cocina árabe aprovecha más sus semillas, que forman parte de numerosas especias.

Cultivo del cilantro

El cilantro es una planta aromática de fácil cultivo, bien sea en una maceta o en cualquier rincón de un jardín. Prospera de un modo ideal en climas templados. No es muy exigente con la composición de los suelos, aunque prefiere los calizos y calcáreos. Suele crecer en regiones más bien áridas hasta altitudes máximas de 1200 metros, aunque se puede adaptar bien bajo riego. Necesita mucha luz y estar protegido de los vientos.

Las semillas deben sembrarse en hileras a 30 cm. unas de otras y a 1 cm. de profundidad. A las tres semanas brotan. El abono con potasio esta especialmente indicado, todo lo contrario que el nitrógeno, que es mortal para la planta.

El cilantro se puede secar. Fresco tiene un olor bastante desagradable, pero una vez seco, su olor recuerda a la naranja y a la salvia.

Si el artículo te ha parecido interesante ayuda a su difusión con un clik en "me gusta".

Podéis seguir mis artículos en Twitter.