El brócoli es una de las plantas que siempre deben estar en la dieta semanal para consumirlo lo más seguido como sea posible.

Se puede preparar en ensaladas o cocinarlo en sopa de legumbres o verduras. Al hervirlo u hornearlo, pierde en una parte no relevante su valor nutricional, por lo que sigue siendo nutritivo. En cualquier caso, pero sobre todo cuando se va a preparar crudo, se recomienda lavar bien las hojas y el tallo.

El brócoli es una planta oriunda de climas templados a fríos, de la familia de las brasicáceas, como el repollo y la coliflor. Es comestible la cabeza floral rodeada de hojas de color verde y el tallo, de color más pálido.

Nutrientes del brócoli

El brócoli tiene minerales como el potasio, calcio, zinc y las vitaminas ácido fólico y A, C, D y K. El calcio y el potasio resultan fundamentales en el funcionamiento celular, nervioso, osteo y muscular del organismo. Las vitaminas A, C, D, K y ácido fólico son ampliamente reconocidas por su carácter esencial en muchos procesos del organismo.

Colesterol alto y carácter antioxidante del brócoli

El brócoli es uno de los mejores antioxidantes, por su aporte de Beta Caroteno, ácido fólico, potasio y vitamina C, lo que favorece la reducción del riesgo de enfermedades cardiovasculares y el colesterol alto.

Propiedades del brócoli

La vitamina K que aporta el brócoli es ideal para la función coaguladora de la sangre y para el metabolismo óseo. Por otra parte es un alimento de pocas calorías y un alto valor en fibra, por lo que suele estar entre los ingredientes de las dietas para reducir el sobrepeso o la obesidad.

Por su parte la vitamina A interviene para mejorar el funcionamiento de la próstata y también tiene propiedades beneficiosas en la piel.

Beneficios del brócoli en el organismo

El carácter antioxidante del brócoli y la cantidad de nutrientes que contiene, lo destacan como una de los vegetales más benefactores del organismo. Entre estos beneficios se destacan:

  • Colesterol alto y Enfermedades cardiovasculares: previene el engrosamiento de las paredes interiores de los vasos sanguíneos y los protege de las consecuencias corrosivas de los problemas con el azúcar, proceso que implica la formación de placas ateroscleróticas, por las vitaminas B6 y ácido fólico
  • Presión arterial: regula la presión arterial por la cantidad de magnesio y potasio que contiene.
  • Acción dañosa de los "radicales libres": en su lucha eterna contra los antioxidantes, que el brócoli provee en gran cantidad, sobre todo por la vitamina C.
  • Resfríos: acción eficaz antialérgica por la vitamina C que aporta.
  • Sistema nervioso: el aporte de potasio favorece las conexiones neuronales y favorecen el funcionamiento óptimo del sistema nervioso y el cerebro.
  • Sistema óseo: prevención de la osteoporosis y crecimiento y nutrición de los huesos y músculos, por el aporte de calcio, potasio y la vitamina K.
  • Piel: es curativo por daños en la piel atento al aporte de glucorafanina.
  • Vista: prevención de cataratas, degeneración macular y absorción de rayos ultravioletas como fuente de carotenoide luteína.