El carvedilol pertenece al grupo de medicamentos denominados beta bloqueantes. Actúa relajando los vasos sanguíneos y disminuyendo la frecuencia cardiaca, con lo que consigue una mejora en el flujo sanguíneo y, por consiguiente, una disminución de la presión arterial. Se presenta en forma de tabletas o cápsulas de liberación retardada.

El carvedilol se emplea en el tratamiento de la insuficiencia cardiaca, la hipertensión o, como consecuencia de un ataque cardiaco, para tratar aquellos pacientes cuyo corazón no bombea la sangre con la eficiencia deseable. Es habitual que el carvedilol se administre en combinación con otros medicamentos tales como el atenolol o la clonidina.

Dosis de carvedilol

Las dosis de carvedilol se administrarán por vía oral variando en función de la patología, así como de la gravedad de la misma. Las dosis habituales según la enfermedad serán:

Para la hipertensión arterial se iniciará el tratamiento con dosis de 12.5 mg. diarios durante los primeros 2 días. Posteriormente se continuará con dosis de 25 mg. diarios que se podrán incrementar a intervalos de 2 semanas, si fuera preciso, hasta los 50 mg. al día que podrían dividirse en dos tomas.

En el caso de la angina de pecho crónica estable se iniciará el tratamiento con dosis de 12.5 mg. cada 12 horas durante los primeros 2 días. A continuación se procederá a la administración de dosis de 50 mg. cada 12 horas. Si fuera necesario, y a intervalos de 2 semanas, se incrementaría la dosis hasta un máximo de 50 mg. cada 12 horas.

Para el tratamiento de la insuficiencia cardiaca, como coadyuvante, el carvedilol debería ajustarse en dosis individualizadas. En general se iniciaría con una dosis de 3.125 mg. cada 12 horas durante 2 semanas que, en caso de ser bien tolerada, podría aumentar progresivamente, cada 2 semanas, hasta alcanzar un máximo de 25 mg. cada 12 horas.

Efectos secundarios adversos del carvedilol

Algunos efectos secundarios del carvedilol pueden revestir cierta gravedad, por lo que es conveniente ponerlo en conocimiento del médico en el caso de que aparezca alguno de ellos:

  • Sensación de desmayo.
  • Dolor en el pecho, tos, opresión o dificultades para respirar.
  • Latidos cardiacos lentos o irregulares.
  • Entumecimiento o sensación de frío en manos y pies.
  • Incontinencia urinaria.
  • Hinchazón o ganancia inusual de peso.
  • Niveles altos de azúcar en la sangre.
  • Sarpullido que se extiende, sobre todo en la cara y parte superior del cuerpo, con ampollas y descamación.
Otros efectos adversos más leves que pueden presentarse incluyen mareos, náusea, vómito, diarrea, somnolencia, debilidad, dolor articular, tos o una disminución del deseo sexual.

Contraindicaciones del carvedilol

El carvedilol debe evitarse en caso de hipersensibilidad al medicamento. También está contraindicado para pacientes con asma, bronquitis, enfisema, feocromocitoma no tratado, alteraciones circulatorias arteriales periféricas graves, enfermedad grave del hígado o para ciertas condiciones cardiacas. El carvedilol también está contraindicado para ser utilizado cuando se están tomando otros medicamentos como verapamilo, haloperidol o fluconazol, entre otros. Conviene consultar al respecto con el especialista e informar de la medicación que se esté tomando.

Carvedilol en el embarazo y la lactancia

No es aconsejable el empleo del carvedilol durante el embarazo, salvo que los beneficios sean claramente superiores a los posibles riesgos que entraña para el feto.

La experimentación con animales ha demostrado que el carvedilol se excreta en la leche materna, razón por lo que tampoco se aconseja su uso durante el periodo de lactancia.

Si el artículo te ha parecido interesante ayuda a su difusión con un clik en "me gusta".

Podéis seguir mis artículos en Twitter.