La carbamazepina es un medicamento anticonvulsivo que actúa reduciendo la actividad eléctrica del cerebro. Se emplea solo o en combinación con otros medicamentos en el control de ciertos tipos de convulsiones, en el tratamiento del la neuralgia del trigémino, episodios de manía o mixtos o trastorno bipolar.

La carbamazepina se presenta en tabletas normales, masticables o de liberación prolongada y en suspensión para administrar por vía oral.

La carbamazepina se metaboliza en el hígado, con una vida media de eliminación sin cambio de alrededor de 36 horas, excretándose en la orina y en las heces.

Dosis de carbamazepina

La dosis administrada en el tratamiento de la epilepsia es:

  • En adultos y niños con más de 12 años 200 mg. 2 veces diarias en tabletas. La dosis se incrementará semanalmente otros 200 mg. hasta alcanzar un máximo de 1.000 mg. al día en niños de 12 a 15 años y 1.200 mg. en pacientes con más de 15 años. Ocasionalmente, en adultos se ha llegado a administrar dosis de 1.600 mg. aunque siempre se debe ajustar la dosis al mínimo efectivo, que suele oscilar entre los 800 mg. y los 1.200 mg.
  • En niños de 6 a 12 años la dosis inicial será de 100 mg. dos veces al día en forma de tabletas, que se incrementará gradualmente hasta obtener la respuesta óptima. No se recomienda exceder de los 1.000 mg. al día. La dosis de mantenimiento debería situarse entre los 400 y los 800 mg. diarios.
  • En niños menores de 6 años se iniciará el tratamiento con dosis de 10 a 20 mg. por kg. de peso diarios que aumentará semanalmente hasta obtener la respuesta deseada. Esta debería producirse en dosis menores de 35 mg. por kg. de peso.
El tratamiento para la neuralgia del trigémino se llevará a cabo con dosis iniciales de 100 mg. dos veces al día. En este caso la dosis se podrá incrementar en 100 mg. cada 12 horas hasta lograr el alivio del dolor, teniendo en cuenta que no debe excederse de los 1.200 mg. al día. Por lo general, la dosis de mantenimiento con la que se puede controlar el dolor flutúa entre los 400 y los 800 mg. al día, aunque algunos pacientes tienen suficiente con dosis de 200 mg. mientras que otros requieren dosis de 1.200 mg.

El tratamiento de manía y prevención del trastorno bipolar, la dosis habitual será de 400 a 1.200 mg. diarios repartidos en 2 o 3 tomas, aunque en algunos casos puede ser necesario alcanzar dosis de 1.600 mg. al día.

Para tratar la neuropatía diabética se iniciará el tratamiento con dosis de 100 a 200 mg. diarios que se incrementará hasta obtener el resultado analgésico óptimo. Por lo general serán dosis de 400 a 800 mg. divididos en 2 o 3 tomas.

Efectos secundarios adversos de la carbamazepina

La mayor parte de las veces los efectos secundarios de la carbamazepina son leves y transitorios, no obstante en algunos casos pueden revestir mayor gravedad.

Algunos de estos efectos adversos pueden afectar al sistema cardiovascular, como la insuficiencia cardiaca congestiva o tromboflebitis, entre otros.

En cuanto al sistema hematopoyético, pueden darse casos de agranulocitosis, anemia aplásica, depresión de la médula ósea o trombocitopenia, entre otros.

La piel también puede verse afectada, con erupciones pruríticas y eritematosas, reacciones de fotosensibilidad, síndrome de Stevens-Johnson o síndrome de Lyell.

Anormalidades en las pruebas de función hepática, hepatitis, ictericia colestática y hepatocelular son algunos de los posibles efectos sobre el hígado.

El sistema genitourinario puede verse afectado con una mayor frecuencia urinaria, azoemia o retención urinaria aguda, entre otros efectos indeseables.

Por lo que respecta al sistema respiratorio se han observado casos de hipersensibilidad pulmonar que se traduce en fiebre, disnea, neumonitis o neumonía.

Otros efectos observados incluyen vértigo, somnolencia, cefaleas, trastornos del habla, visión borrosa, náuseas, vómitos, diarrea, malestar gástrico, artralgias, mialgias o escalofríos, entre otros.

Carbamazepina en el embarazo y la lactancia

La experimentación llevada a cabo con animales ha demostrado que la carbamazepina tiene efectos adversos administrada por vía oral, eso sí, en dosis muy superiores a la terapéuticas. Aunque no existen estudios suficientemente controlados en mujeres embarazas, las evidencias aconsejan no tomar este medicamento a no ser que sea estrictamente necesario, lo que deberá ser valorado por el especialista.

La carbamazepina se excreta en la leche materna en una proporción considerable. La posibilidad de que se produzcan reacciones adversas graves en el bebé deben llevar a la valoración de si es mejor suspender la lactancia o bien dejar de tomar carbamazepina.

Si el artículo te ha parecido interesante ayuda a su difusión con un clik en "me gusta".

Podéis seguir mis artículos en Twitter.