La aminofilina es un medicamento que se aplica en la prevención de trastornos respiratorios como la respiración con silbido (resoplo), la respiración entrecortada (disnea) y en general cualquier dificultad para respirar. Estos trastornos pueden ser provocados por el asma bronquial, el enfisema, la bronquitis y en general, patologías que afectan a los pulmones, como la enfermedad pulmonar obstructiva crónica.

El fármaco actúa sobre las vías respiratorias, ampliándolas y relajándolas, con el objetivo de facilitar la acción de respirar. Se utiliza además en el tratamiento de la insuficiencia cardíaca congestiva y la angina de pecho - angor pectoris -, como diurético y también en el bloqueo aurículoventricu­lar ­post-infarto.

Este medicamento controla los síntomas del asma y de las enfermedades pulmonares mencionadas, pero no cura estas patologías; es por eso que es importante seguir consumiéndolo, aunque hayan finalizado los síntomas y para finalizar el tratamiento, se debe preguntar al médico tratante.

Dosis de aminofilina

Las vías de administración de la aminofilina pueden ser: inyección, tabletas, jarabe y supositorios, según la edad del paciente y según sean las necesidades en cuanto al efecto y la rapidez buscada por el médico.

La administración del remedio en el caso de las tabletas y el jarabe debe ser según indicación cada 6, 8 ó 12 horas y en la dosis exacta. Se deben ingerir con un vaso con bastante contenido de agua, por lo menos una hora antes o dos horas con posterioridad de las comidas, es decir con el estómago sin alimentos digiriéndose. En el caso de las tabletas se deben tomar íntegras, sin masticar.

En el caso de administración intravenosa debe ser de inserción lenta (venoclisis). Tanto para niños como para adultos, se debe impregnar una cantidad de 5 a 6 mg por cada kilogramo de peso corporal, en infusión intravenosa, durante 20-30 minutos. En cuanto al mantenimiento es de 0,4 a 0,9 mg por cada kilogramo de peso corporal, en infusión intravenosa.

Precauciones, indicaciones y contraindicaciones para el uso de aminofilina

Antes de empezar el tratamiento se debe informar al médico si se es alérgico al propio medicamento o a otros y sobre todo si está consumiendo cualquier otro medicamento, incluso vitaminas.

Se debe informar también si se han padecido enfermedades cardíacas – por ejemplo arritmias, insuficiencia cardíaca congestiva -, del hígado – disfunción hepática -, úlcera, hipertensión o crisis de convulsiones o patologías de las glándulas tiroides o incluso si se tienen antecedentes o padecimientos actuales de adicción al alcohol o al tabaco.

Por cierto resulta importante informar sobre los estados actuales o sobrevinientes de embarazo y lactancia.

En cuanto a la dieta durante el tratamiento se debe tener en cuenta que se deben evitar algunos alimentos y bebidas que pueden amplificar los efectos secundarios, como los que tienen cafeína, alcohol y cacao, solo por mencionar algunos.

En caso de omitir una ingesta del medicamento no se debe utilizar una dosis doble en la siguiente.

Efectos secundarios de la aminofilina

Los efectos detallados son poco comunes, aunque sí son más recurrentes en caso de sobredosis.

Son los siguientes:

  • malestar y dolores en el estómago
  • cefalea (dolor de cabeza)
  • insomnio
  • sensación de agitación
  • diarrea
  • irritabilidad
Se destacan otros efectos que ameritan una consulta inmediata al médico y son los siguientes:

  • frecuencia cardíaca irregular
  • crisis de convulsiones
  • vómitos
  • aumento de las pulsaciones por minuto o de notar una frecuencia cardíaca más rápida de lo habitual
  • hipotensión,
  • erupciones repentinas en la piel (Sarpullidos)
  • afecciones en los riñones como diuresis y albuminuria (albúmina en la orina).
Este artículo debe tomarse como de mera información general, por lo que cualquier duda debe acudir al profesional de la salud de cabecera o de confianza del paciente, como el médico o el farmacéutico para evacuarla. Asimismo debe acudir al médico tratante en caso de ocurrir algún efecto que no haya sido de los descriptos pero que parezca surgir del tratamiento.