Un profesor interactúa con sus jóvenes dándoles la confianza necesaria para que expresen sus ideas, opiniones y dudas. También mantiene el respeto mutuo; favoreciendo así la creación de un ambiente adecuado que mejore el proceso de enseñanza-aprendizaje. Al mismo tiempo, el docente tendrá un buen dominio de los contenidos programáticos y ha de ser un perspicaz observador e investigador.

El trabajo docente no es fácil, es necesario para ello planificar, crear material innovador y detectar las necesidades de los alumnos.

Modelo educativo

El docente transita, con el paso de los años, de un papel de dictador, propuesto por el modelo de educación tradicional, a un papel de interacción maestro-alumno, dado por un modelo educativo moderno.

Dicho modelo sugiere que, este protagonista de la educación se guíe de la experiencia (aciertos y errores) y de esta manera, aprenderá y mejorará su método de enseñanza; basándose en las características de sus estudiantes y los requerimientos del medio en que se desenvuelve.

Del mismo modo, la motivación será un factor de suma importancia para lograr que el estudiante tome parte del proceso, y por decisión propia participe y colabore en su aprendizaje.

Por lo tanto, el papel del profesor es: orientar, guiar, motivar y, sobre todo, facilitar la adquisición de conocimientos a sus discípulos. Son estos, los que han de encargarse de crear, experimentar y comprobar su bagaje de conocimientos (en base a los saberes facilitados por su instructor) y ponerlos en práctica, ya que, tal como lo menciona el nuevo método educativo, los alumnos necesitan poner en práctica la teoría obtenida en el salón de clases, con la finalidad de generalizar y reafirmar dicha información en la vida real.

Cualidades del docente

El proceso enseñanza-aprendizaje se va perfeccionando con el tiempo, y para ser útil, debe de contar con un diseño creativo y formador. Por lo cual, se requiere que el profesional de la educación esté preparado en los contenidos que enseñará a sus alumnos. El dominio de cada uno de los temas a tratar es fundamental y deberá fortalecerse con la interacción entre los habitantes del aula escolar.

Para el éxito en su trabajo, el docente requiere de un conjunto de habilidades comunicativas (lenguaje, mímica, gestos, etc), que permitan un intercambio de información en el medio y el flujo de los saberes entre sus estudiantes (generando un aprendizaje mutuo).

Las clases

Dentro de un aula, el docente pondrá su experiencia en práctica y captará la atención de sus alumnos. Se establecerán las metas a alcanzar durante las sesiones subsecuentes en cada uno de los tópicos a tratar, así como se especificarán las actividades a realizar.

El apoyo de material didáctico es fundamental. Hoy en día se pretende, no sólo el uso de imágenes y videos, sino también poner en marcha dinámicas que despierten el interés de los alumnos y faciliten su aprendizaje significativo (juegos en su mayoría).

Actualidad

Se pretende que el servidor de la educación organice y planee diariamente sus clases. Incluyendo en esta planificación, el empleo de materiales, recursos y equipos didácticos, así como técnicas y estrategias que motiven al joven y, por ende, se logre el objetivo del nuevo modelo educativo: que el alumno construya su conocimiento (educación autónoma).

De este modo, los egresados de la educación básica desarrollan sus competencias y habilidades por ellos mismos basándose en el apoyo que su instructor les brinda. En el pasado, se pretendía que el estudiante memorizase conceptos; hoy, en cambio, lo importante es que sea capaz de utilizar dichos conceptos en situaciones de la vida cotidiana (aprendizaje significativo).