La Navidad despliega tradiciones y símbolos que se mantienen por costumbres familiares y sociales. Las fiestas tienen también el lado dinámico, cambios, los festejos diferentes, la adaptación a los tiempos que se viven.

Para los niños creer en Papá Noel es magia, parte de un mito que se renueva año a año. La mayoría de los padres mantienen esta tradición y cuando sus hijos tienen entre 6 u 8 años, se enfrentan al momento de la verdad.

Elegir la manera o el momento adecuado para explicarles a veces no resulta sencillo. Papá Noel o Santa Claus es asociado a la historia de San Nicolás, sacerdote que con su dinero ayudó a tres jóvenes que no tenían dote y entrando por la chimenea para no ser visto, les dejó monedas de oro en los calcetines.

De esta manera se aborda el lado histórico, con lugares, nombres que forman parte de la tradición navideña.

Mamá, ¿existe Papá Noel?

En la edad escolar, los pequeños van abandonando los pensamientos mágicos, comienzan con las sospechas, dudas, observaciones minuciosas hasta preguntas directas que los lleva a descubrir que son los adultos los que realizan los regalos. Es importante entonces que los padres acompañen al niño con este descubrimiento, diciéndoles la verdad, explicando que es una tradición y que Papá Noel es más que un personaje, que tiene valores y una forma solidaria y llena de alegría para vivir la Navidad.

El Dr. Richard C. Robertiello, autor del libro Abrázalos estrechamente y después déjalos ir, menciona que en su consultorio no ha recibido ningún niño que haya perdido la confianza en sus padres cuando descubren quién es Santa o el Ratón Pérez, ya que pareciera que ellos entendieran el motivo del engaño, que se hace por su propio bien, de manera que no lleva a formar rencor hacia los padres.

Hay que manejar los sentimientos de los chicos, poder sacarlos del enojo o frustración. Ellos están preparados y listos para aceptar las cosas naturalmente. Muchas veces son los papas, tíos o abuelos que se empeñan en mantener “la figura de Papá Noel”.

Cuando hay hermanos o primos más pequeños en la familia, es conveniente pedirles a los más grandes que guarden el secreto, de esta forma la ilusión dura un poquito más.

Papá Noel, más que regalos

Los regalos para los niños tienen vital importancia no solo en Navidad, también en cumpleaños o concursos. Para que ellos comprendan el valor de un regalo,los cuentos de Navidad son un recurso muy didáctico para enseñarles que Papá Noel es también generosidad al compartir, solidaridad y preocupación por el otro.

Cuando los peques esperan a Papá Noel, escriben su carta o se compartan mejor que en otra época, están reflejando el deseo y la ilusión por recibir los regalos. En este tiempo de preparación, de alegría podemos educarlos, alentarlos para que a través de Papá Noel reciban también:

  • Magia, fantasía, ilusión tan importantes para su desarrollo y crecimiento.
  • La posibilidad de compartir con los hermanos, con otros niños los juguetes propios y hacer feliz a quien menos tiene.
  • Amor, disfrutar de la vida en el dar de corazón y celebrarlo con lo que nos sea posible.

Creer, privilegio de niños y un regalo para los grandes

Acompañar a los niños, mantener el espíritu de Navidad más allá del marketing o el consumismo, es un verdadero desafío.

La gran capacidad de creer que tienen los niños, podemos disfrutarla y compartirla con ellos.

Papá Noel nos espera en una noche mágica para recordar, para brindar, para contener, una noche impregnada de dulce amor. Atmósfera de alegría que escapa a lo inmediato, a lo instantáneo y brilla por la presencia de lo auténtico: los niños.