Benedicto XVI llegó a México. Coincidentemente en medio de las presidenciales y antes de abrazar a Felipe Calderón, lanzó diatribas contra una ideología que parece enterrada desde la caída de la URSS, el marxismo. Sobre los casos de abuso de menores y pederastia que el Vaticano intentó tapar, no dijo nada. Desde Bélgica, Rocco Siffredi, actor italiano que se dedica al cine para adultos, promueve campaña contra la pederastia y la pornografía infantil.

Benedicto XVI y Mohamed Merah

Al parecer, hay una tendencia de interrumpir elecciones con declaraciones y atentados terroristas. Hace dos días un hijo de inmigrantes Mohamed Merah acabó fiel a su estilo: Durante una semana asesinó a siete inocentes y murió de un tiro en la cabeza por las fuerzas del orden comandadas por Sarkozy, un presidente que no conseguía levantar cabeza en los sondeos de la primera vuelta. Ahora resucita desde el Elíseo y promete unir Francia en contra del Terrorismo Islámico. Mejor empuje político no pudo recibir por un sicario descabellado. François Hollande del Partido Socialista que se prepare a los sondeos que publicaría Le Monde mañana. Habrá sorpresas.

Y hoy en México, Benedicto XVI no pudo llegar en mejor momento. Con todas sus fuerzas atacó el marxismo en un país en donde Andrés Manuel López Obrador es visto y actúa, a ciencia cierta, como un iluminado del populismo de Hugo Chávez. De otro modo no puede explicarse que haya decidido colocarse la banda presidencial y jurar como presidente al mismo tiempo que su rival y ganador Felipe Calderón. Hay que recordar, sin embargo, que acusó al gobierno de fraude electoral; pero nadie pudo probarlo. Claro que la ausencia de pruebas no siempre equivale a la ausencia de delito como podrá verse más adelante.

Andrés Manuel López Obrador y el matrimonio homosexual

Todo esto quitó puntos a López Obrador a quienes acusaron de pretender partir al país cuando de por sí el narcoterrorismo gana terreno y las políticas de Felipe Calderón han terminado en un sonoro fracaso.

Pero ¿qué sería del país con López Obrador en el país? ¿Mejor con su Partido de Revolución Democrática (PRD)? De eso Benedicto XVI no se ha atrevido a opinar. Lo cierto es que las políticas del D.F., precisamente bajo las garras del PRD, no han sido de su gusto.

Después de todo, el matrimonio homosexual se aprobó con el voto de los pederristas y ahora las relaciones de estas minorías sexuales son reconocidas por la ley en la Ciudad de México. Que el matrimonio gay se legalice en España con 40 millones de católicos es un asunto: pero que en la capital de un país de 100 millones de católicos se permita lo mismo, es otro cantar.

Y pese a estas conquistas sociales, cuesta creer que allí mismo la violación y asesinato de las mujeres de Juárez por más de 10 años sigan impunes. Con una mano se azota a los caballos para avanzar, y con otra se usa a las mujeres como mulas.

Juan Pablo II

Aun cuando Pedro Almodóvar diga que invita a Benedicto XVI a ver "La mala educación", ¿el Papa asistiría? ¿Un filme sobre la violación de menores por sacerdotes en plena dictadura franquista sería lo apropiado? Y sin socarronería, Juan Pablo II fue también una víctima de la violencia y su criminal pasó directamente 20 años en la cárcel. No, no fue una violación, sino un ataque terrorista.

En 1981 Juan Pablo arañó al marxismo de las dictaduras de la Europa del Este y pagó duro su intervencionismo. En la plaza del Vaticano un turco Ali Agca se atrevió a dispararle por detrás de su papamóvil. A Juan Pablo II no se le ocurrió de ninguna manera que el Vaticano invadiera Turquía como hacen algunos mandatarios con otros dictadores.

Pederastia en la Iglesia Católica

Podría decirse que Juan Pablo II era un hombre de compasión al que se acusa asimismo además de haber tapado los casos de pederastia en los años 80. Perdonó a su sicario y asimismo habría hecho lo mismo con otros delincuentes escondidos bajo su manto porque es imposible para muchos que nunca se hubiese enterado de los cientos de delitos sexuales que se denunciaron en contra de la Iglesia Católica.

Ya con Benedicto XVI de por medio y Juan Pablo II beatificado, en Irlanda y Bélgica estalló el escándalo. Un sacerdote fue sentenciado y acabará sus días en una jaula a pan y agua. Así Marie Collins contó este mes de febrero a la agencia EFE: "Los dedos que abusaban de mi cuerpo la noche anterior eran los mismos que me ofrecían la sagrada hostia a la mañana siguiente".

Hoy una mujer de tercera edad recuerda como intentó denunciar al violador. Pero su confesor le respondió que una niña perfectamente habría seducido al sacerdote y que, por lo tanto, era su culpa. Marie pasó a un psiquiátrico.

Rocco Siffredi y pornografía infantil

Al parecer en estos meses Benedicto XVI, colaborador de Juan Pablo II durante los años en que se intentaba cerrar la boca a estos niños, está más preocupado por el marxismo y el matrimonio homosexual.

Hasta ese punto que ayer un actor pornográfico como el italiano Rocco Siffredi se ha unido a la campaña de la organización Child Focus para convencer que la pornografía infantil es pederastia y no otra cosa. "La pornografía, a eso me dedico, y lo asumo. Pero la pornografía infantil no es pornografía, es abuso. En contra de eso estoy. Haz un gesto como yo. Si por casualidad, encuentras una página de niños a los que abusan sexualmente, avisa a stopchildporno.be."

Una estrella que se exhibe en orgías; pero que para esta campaña luce con el torso desnudo y hace una cruz con las manos como símbolo de la crucifixión de niños que son violados por Internet. En México Benedicto XVI llega en su papamóvil a pruebas de balas y hace otra señal de la cruz. Para superar a la estrella del porno, puede que hasta que bese el suelo.