El Día Internacional de la mujer, celebrado en el mundo desde 1911, busca exaltar la constante lucha de las mujeres a través de los años por hacer valer sus derechos, por ser incluidas en la sociedad como participantes activas y por ser tratadas con igual respecto que los hombres.

Sin embargo, en pleno siglo XXI, todavía hay muchos países que amparados en su religión o cultura cometen terribles actos contra las mujeres, impidiendo su desarrollo íntegro como personas. En este sentido, cabe destacar a tres países que han sido conocidos por maltratar a sus mujeres, privándolas hasta de sus derechos más básicos.

Afganistán, el apartheid de las mujeres

Durante el régimen Talibán que gobernó a Afganistán desde 1996 hasta el 2001, las mujeres vivieron lo que se podría denominar un apartheid de géneros, en donde se vieron segregadas y rechazadas por la sociedad, perdiendo hasta sus derechos más básicos. Fueron confinadas a permanecer en sus casas sin la posibilidad de trabajar o estudiar, estaban enterradas vivas.

Los talibanes decían seguir una ideología islámica pura y fundamentalista en donde buscaban mantener la dignidad sacrosanta de la mujer, protegiendo su castidad tal como lo indicaban las sagradas escrituras.

Sin embargo, lo que se vivió en el país durante dicha época fue una atroz violación de los derechos humanos, especialmente de los derechos de las mujeres, quienes fueron brutalmente castigadas si violaban algunas de las leyes impuestas por los talibanes.

Prohibiciones del régimen talibán hacia sus mujeres

Entre las prohibiciones dirigidas hacia las mujeres se encontraban desde las más simples como no usar zapatos de tacón alto, no aplicarse pintura en las uñas ni en la cara, no usar perfume, no hablar duro ni reírse en lugares públicos, hasta las más duras como no poder salir de la casa sin el burka o sin la compañía de un hombre que hiciera parte de su familia, no poder estudiar o trabajar, no poder ser atendida por un médico.

Muchas de estas prohibiciones trajeron consigo consecuencias graves, las madres cabeza de familia no pudieron seguir sosteniendo a sus hijos ya que perdieron sus empleos, muchas mujeres y niñas murieron de enfermedades fácilmente curables ya que no podían acudir a un hospital. En general, el sentimiento entre las mujeres era de vivir en una especie de arresto domiciliario, que si se atrevían a incumplir traería consigo castigos como la muerte.

Somalia, el sometimiento de las mujeres por el patriarcado musulmán

Es un país en su gran mayoría musulmán en donde rige el patriarcado. Nacer siendo mujer en Somalia trae ya de por sí muchas desventajas, las niñas especialmente en las zonas rurales no tienen acceso a la educación ya que deben permanecer en casa ayudando a sus madres en los deberes del hogar. No se les permite socializar con los hombres en las calles y sus esposos restringen su movilidad y libertad, viven subordinadas y no tienen control alguno sobre sus vidas.

Mutilación genital en las mujeres somalíes

Ninguna de las desventajas anteriormente nombradas puede compararse con lo que la gran mayoría de mujeres en Somalia deben padecer si desean ser aceptadas por la sociedad, la mutilación genital. Ésta consiste de un procedimiento quirúrgico que elimina tejido de los genitales femeninos con el fin de conservar la virginidad de las mujeres, para los musulmanes esta operación permite garantizar que una mujer esté intacta antes de ser dada en matrimonio, ya que pagarán más dinero por ella, es un requisito para casarse.

La mutilación genital o ablación despoja a la mujer de sensibilidad y de la capacidad de sentir placer, para las culturas que lo practican significa que la esposa será fiel a su marido y conservará un comportamiento moral ante la sociedad.

La India y el generocidio mediante el aborto de niñas

Es una cultura conocida por valorar más a los niños que a las niñas. Estar embarazada y dar a luz a un varón significa júbilo y alegría en la familia, pero si el bebé que nace es una hembra, implica desilusión y tristeza especialmente en el padre que siempre anhela tener un heredero hombre. Lo anterior puede ser una de las razones por las cuales en India es muy común la práctica del aborto basado en el sexo del bebé, cuando se decide terminar un embarazo si el aún no nacido es una niña.

Las mujeres que sobreviven al nacimiento, en parte porque no se hizo ningún examen previo para determinar el sexo, están expuestas a morir debido a envenenamiento, hambre o malnutrición, a nadie le interesa preservar la vida de una niña. A pesar de los esfuerzos internacionales por acabar con este mal, en la India se continúa cometiendo generocidio, en donde sus víctimas en su gran mayoría son niñas que no se les da la oportunidad ni de nacer.

Futuro de las mujeres en estas culturas

Aunque muchas de estas prácticas, encaminadas a maltratar especialmente a las mujeres, han sido condenadas por la sociedad mundial, como se pudo ver aún prevalecen en muchas culturas y países. Es importante empoderar a las mujeres para que conozcan sus derechos y más importante los hagan respetar, ni la cultura ni la religión son excusas válidas a ninguna forma de violencia contra la mujer.