Algunos estudiosos comentan que la forma original del topónimo era Otzompan palabra náhuatl que significa “en la cueva”. Otros dicen que en realidad era Atzompan “sobre los hilos de agua”. Los límites del municipio son: al norte Ayapango y Amecameca; al Sur con el estado de Morelos; al oriente con Atlautla y al poniente con Tepetlixpa y Juchitepec, su extensión es de 48 kilómetros cuadrados.

Breve historia de Ozumba

Lo que hoy es Ozumba fue habitado en la época prehispánica por los olmecas xicalancas, nahuas xochimilcas y chichimecas chalcas, mostrando la multiculturalidad de la cuenca de México. Por estos lugares pasó Hernán Cortés rumbo a México. La fundación colonial data de 1525 por Francisco Atlanlzincuiltzin. Los franciscanos de Tlalmanalco iniciaron la evangelización de Ozumba y luego construyeron ya su propio convento. En el siglo XVII adquirió el rango de parroquia.

El 9 de febrero de 1825 se creó el municipio de Ozumba. El 29 de abril de 1879 se elevó la cabecera al rango de Villa y se le denominó de Álzate en honor del científico novohispano, oriundo de esta localidad. En el siglo XIX azolaron la región el grupo conocido como los Plateados y durante la revolución dominó el zapatismo.

San Vicente Chimalhuacan Chalco

Chimalhuacán era de filiación xochimilca y era más antiguo que Ozumba. Fue el primer convento dominico en la región Chalca y uno de los más antiguos de la Orden de Predicadores, que iniciaron actividad en la región en 1528, cuando llegó la misión de fray Vicente de Santa María, en 1528. De hecho esta fue la segunda doctrina dominica, la primera es la de Tepetlaoxtoc. El patrono de la iglesia es san Vicente Ferrer, él Ángel del Apocalipsis, su fiesta es el 5 de abril. Fray Domingo de la Anunciación, uno de los principales dominicos del siglo XVI escribió una relación de Chimalhuacán.

Su torres campanario es de tres cuerpos con su cupulín. La portada de la iglesia es sumamente hermosa, de estilo indígena, sobresalen sus relieves entre los que se observa el escudo dominico, la cruz foliada. Se conserva la pila donde fue bautizada sor Juana Inés de la Cruz, por lo que eclesiásticamente la poetisa es de Chimalhuacán. Hay retablos dorados, salomónicos y estípites; el altar mayor es neoclásico. El claustro es pequeño, en extensión, pero es de dos niveles, con una cruz en el centro. En torno a los arcos rebajados de la planta alta se ve el escudo dominico, la cruz foliada, hay restos de pintura mural.

La Purísima Concepción Ozumba

Barda almenada, arcada real de tres arcos, para simbolizar la Santísima Trinidad. La Portería de tres arcos de medio punto. La fachada es imponente con su torre campanario, columnas tritóstilas y salomónicas, arco de medio punto, óculo circular. En el remate está la imagen de Dios Padre rodeado de ángeles. Existen cinco retablos dorados el más hermoso es el del altar mayor de estilo salomónico de tres cuerpos y cinco calles.

Las pinturas murales del siglo XVII a todo color, se representan tres escenas: la llegada de los 12 franciscanos a la Nueva España encabezados por fray Martín de Valencia; la aparición de la Virgen de Guadalupe, los niños mártires de Tlaxcala. Otras pinturas de interés representan a san Francisco de Asís sosteniendo tres mundos junto con Duns Escoto y la Virgen María otra escena es el castigo de Hernán Cortés por haber llegado tarde a misa.

La fiesta patronal es del 8 al 13 de diciembre con danzas tradicionales y juego pirotécnicos. Los martes y viernes se coloca el tianguis donde se venden productos típicos de la región. Ozumba es un lugar de gran interés para el turismo cultural por sus iglesias, conventos, paisajes, además de una excelente gastronomía.