Como medicamento, la oxitocina ayuda en el parto, permitiendo la distensión del cérvix uterino y la vagina. También interviene en la disminución de la hemorragia tras haber dado a luz. La oxitocina también participa facilitando la lactancia, en respuesta a la estimulación del pezón por parte del bebé. Este medicamento debe ser inyectado en un músculo grande, como la nalga, o bien ser añadido al líquido intravenoso a través de una aguja o un catéter en la vena.

¿Qué es la oxitocina?

En su forma natural, la oxitocina es una hormona que produce el hipotálamo y que después se almacena en la hipófisis, regulando diversos procesos de índole fisiológica, como por ejemplo las emociones. Se la relaciona con el comportamiento sexual, el instinto materno o paterno y otros procesos afectivos, como la empatía hacia otras personas; se cree que está relacionada con la capacidad de establecer relaciones sociales y generar confianza y generosidad. Se la conoce como la hormona del amor, precisamente, por estar involucrada en el orgasmo (estimulando la circulación de esperma en los hombres y las contracciones pelvianas en las mujeres) e intervenir en la creación de lazos afectivos con la pareja; es decir, fortaleciendo la confianza entre ambos y, por ende, la fidelidad.

El bioquímico estadounidense Vincent du Vigneaud recibió el premio Nobel en 1955 por la síntesis de la oxitocina. Desde entonces, la oxitocina está presente en obstetricia en su forma sintética altamente purificada.

Dosis de oxitocina

Las dosis empleadas de oxitocina vendrán determinadas tanto por la respuesta uterina como por la afección a tratar:

  • Inducción al parto: Se administrará gota a gota en forma de perfusión, mezclando de 5 a 10 U.I. (de 1 a 2 ml.) de oxitocina en una solución fisiológica. La velocidad de perfusión, al principio, será de 2 a 8 gotas por minuto, pudiéndose aumentar paulatinamente cada 20 minutos hasta lograr las condiciones análogas a las de un parto normal. La velocidad máxima recomendada es de 40 gotas por minuto. Durante todo el proceso debe prestarse especial atención a la frecuencia, intensidad y duración de las contracciones, al igual que debe controlarse el ritmo cardiaco fetal. Si hubiere hiperactividad uterina o bien sufrimiento del feto se interrumpirá de inmediato la perfusión.
  • Operación por cesárea: se administrarán 5 U.I. por vía intramural o bien por inyección intravenosa lenta tan pronto se haya extraído el feto.
  • Prevención ante la hemorragia uterina posparto: se administrarán 5 U.I. por inyección intravenosa lenta o bien de 5 a 10 U.I por vía intramural una vez expulsada la placenta.
  • Tratamiento de la hemorragia uterina posparto: se administrarán 5 U.I. por inyección intravenosa lenta o de 5 a 10 U.I por vía intramural. En los casos más graves se continuará el tratamiento con dosis de 5 a 20 U.I. de oxitocina en una solución de 500 ml. de un diluyente no hidratante.
  • Hemorragia pauperal, subinvolución uterina y loquiómetra: se administrarán de 2 a 5 U.I. por inyección intramural que se ajustará según las necesidades del paciente.
  • Aborto incompleto, inevitable o con el feto muerto: se administrarán 5 U.I. por inyección intravenosa lenta o de 5 a 10 U.I. por vía intramural, a la que seguirá, de ser necesario, una perfusión intravenosa de 20 a 40 mU/minuto, o incluso más.

Efectos secundarios y contraindicaciones de la oxitocina

Entre los efectos más destacables que se observan tras la administración de oxitocina destacan:

  • Reacción anafiláctica.
  • Espasmos.
  • Contracción tetánica.
  • Arritmia cardiaca en la madre.
  • Afibrinoganemia.
  • Náuseas o vómito.
  • Hipertonicidad en el útero.
  • Ruptura uterina.
Entre las contraindicaciones más frecuentes está la hipersensibilidad a la oxitocina. También está contraindicado en todos aquellos casos en las que existan razones fetales o bien maternas, como puede ser una notable desproporción entre la cabeza y la pelvis, presentaciones anormales, placenta previa, prolapso de cordón umbilical, distensión uterina excesiva, disminución de la resistencia del útero, embarazos múltiples o que existan antecedentes de cirugía anterior.

Si el artículo te ha parecido interesante ayuda a su difusión con un clik en "me gusta".

Podéis seguir mis artículos en Twitter.