Orlistat pertenece a una clase de medicamentos conocidos como agentes contra la obesidad, inhibidores de la lipasa gastrointestinal. Cuando se combina con una dieta ligeramente baja en calorías que no contenga más de 30% de calorías de grasa, el orlistat actúa en las personas obesas a perder peso y mantener la pérdida de peso.

La lipasa es una enzima que se necesita para descomponer las grasas en ácidos grasos, que es la forma de grasa que se absorbe. Orlistat bloquea la acción de la lipasa y por lo tanto evita que la grasa de la dieta se absorba y se convierta en tejido adiposo. Con la dosis recomendada, orlistat inhibe la absorción de grasas en un 30%.

Usos del orlistat

Este medicamento está indicado para un tratamiento a largo plazo, junto a una dieta moderada baja en calorías, para pacientes con obesidad (IMC mayor de 30) o con sobrepeso (IMC: 25 - 29.9), incluidos los que tengan factores de riesgo asociados con la obesidad. El tratamiento produce una mejoría de los factores de riesgo y de los trastornos asociados con la obesidad, tales como presión arterial alta, diabetes tipo 2, colesterol alto o una medida excesiva de la cintura y en general, la mejoría de los factores de riesgo cardiovascular.

Según indicación del médico, Orlistat también se puede utilizar en combinación con medicamentos para la diabetes para mejorar el control de glucosa en sangre en personas con sobrepeso u obesos con diabetes tipo 2 cuyos niveles de glucosa en la sangre no están adecuadamente controlados con dieta, ejercicio y medicamentos para la diabetes (como gliburida, insulina, metformina).

Dosis e indicaciones del orlistat

Orlistat viene presentado en cápsulas de 60 y 120 mg. La dosis es la indicada por el médico pero se recomienda en adultos es de 120 mg tres veces al día con cada comida (desayuno, almuerzo y cena) o hasta 1 hora después de la comida. Si hay un salteo en la comida o la comida no contiene grasa, no se debe tomar la dosis de orlistat. La cápsula se traga entera con un poco de agua.

Orlistat se debe tomar con una dieta ligeramente baja en calorías que no contenga más de 30% de calorías de grasa, según lo recomendado por el médico, nutricionista u otro profesional de la salud.

Contraindicaciones y advertencias del orlistat

No se debe suministrar orlistat si se es alérgico o hipersensible al propio medicamento o cualquier otro ingrediente del medicamento o si se padece colestasis (una patología por la que se detiene la excreción de bilis en el hígado) o el síndrome de malabsorción crónica (no se absorben los nutrientes de los alimentos adecuadamente).

Antes de comenzar a tomar orlistat se debe informar al médico de cualquier condición médica o alergias que pueda tener, los medicamentos que está tomando, si está embarazada o en periodo de lactancia, así como otros hechos importantes que afecten la salud.

Entre estos aspectos se destacan: Diabetes (riesgo de hipoglucemia), consumo de grasas (seguir la dieta recomendada), problemas gastrointestinales, cálculos renales, problemas hepáticos, convulsiones (interacción con medicamentos anticonvulsivos, como la fenitoína), hipotiroidismo (niveles bajos de hormonas tiroideas), vitaminas (reduce la absorción), embarazo y lactancia (se recomienda no usar).

En los menores, según quien lo indique (desde 12 o 18 años) la seguridad y eficacia de orlistat no se han establecido para su uso, por lo que se desaconseja su uso.

Respecto de las interacciones se debe avisar sobre cualquier sustancia no alimenticia que se esté tomando, en especial se destacan: beta-caroteno, píldoras anticonceptivas, ciertos medicamentos para la diabetes, suplementos de vitamina solubles en grasa (vitamina A, vitamina D, vitamina E, vitamina K, etc.), anticoagulantes orales y medicamentos para las convulsiones.

Se debe avisar también sobre sobre todos los medicamentos recetados, sin receta médica o de hierbas o suplemento que se estén tomando, así como el consumo de cafeína, alcohol, tabaquismo o drogas ilegales.

Efectos secundarios adversos del orlistat

Como casi todos los medicamentos orlistat puede causar efectos secundarios. Los efectos adversos que se enumeran a continuación no son experimentados por todos los que toman este medicamento, pero si alguno se percibe como preocupante, sobre los riesgos se debe consultar al médico.

Los siguientes efectos adversos son escasos pero se han reportado. Entre estos se destacan: Dolor abdominal, Ansiedad, dolor de espalda, heces sin color, grasosas o blandas, mareos, sequedad en la piel, cansancio, cefalea, incontinencia intestinal, aumentos en las deposiciones, cambios en la menstruación, Dolor muscular, náuseas y vómitos, manchas oleosas en la ropa interior, molestia en el recto, problemas en los dientes o encías, infecciones de las vías respiratorias superiores, picazón o irritación vaginal.

Los siguientes efectos deben ser consultados inmediatamente y se destacan: sangrado del recto, depresión, entumecimiento, hormigueo, sensaciones de escozor, erupción cutánea, hinchazón de pies o tobillos, síntomas de cálculos biliares (dolor en la parte superior derecha del abdomen que puede estar acompañado de náuseas y vómitos), síntomas de los cálculos renales (dolor de espalda y sangre en la orina, etc.), síntomas de daño hepático (dolor abdominal), heces de color arcilla, orina oscura, pérdida del apetito, piel u ojos amarillos, reacción alérgica, dificultad para respirar e hinchazón de los ojos, labios, garganta y labios.

Consulta con el médico

Se pueden experimentar efectos secundarios adversos diferentes a los mencionados. Consultar al médico, incluso por otras dudas que surjan, ya que este artículo es información general y no pretende remplazar la consulta con el profesional médico o farmacéutico.