El origen de la palabra psicosomática tiene su origen en las palabras griegas “psyche” y “soma” que significan mente y cuerpo respectivamente, y aluden al control que ejerce ésta sobre el cuerpo.

¿Qué son las enfermedades psicosomáticas?

La escuela de Chicago establece que son siete las enfermedades psicosomáticas que existen: hipertensión arterial, asma bronquial, artritis reumatoide, úlcera péptica, neurodermatitis, colitis ulcerosa y tirotoxicosis.

Existen muchas definiciones del concepto de psicosomático. En general, en medicina se conoce como toda enfermedad que corresponde a un proceso psíquico que tiene su influencia en el cuerpo. Es una dolencia física real, que tiene su origen en conflictos emocionales y psicológicos inconscientes sin resolver.

En términos más específicos, es aquella enfermedad donde existe lesión orgánica con participación del sistema nervioso neurovegetativo, el cual, es aquella parte del sistema nervioso que regula las funciones vitales, que son, en gran parte, independientes de la conciencia. Este sistema es involuntario y transmite impulsos nerviosos estimulando los aparatos y regulando funciones tan importantes como la digestión, la respiración, metabolismo y digestión.

Las dolencias psicosomáticas más comunes que se manifiestan son:

  • En el aparato digestivo: úlceras, diarreas, gastritis y colon irritado
  • En el aparato respiratorio: ataques de tos, de asma o bronquitis
  • En la piel: dermatitis, urticaria, psoriasis, etc.
También son frecuentes los dolores de cabeza y altos niveles de estrés, éstos producen aumento en la hipertensión arterial, que a su vez, puede provocar hemorragias cerebrales e infartos.

Frecuentemente, se da una confusión entre un psicosomático y un hipocondríaco. La diferencia que existe entre ambos es que los primeros suelen experimentar dolencias físicas reales, mientras los segundos solo imaginan que están enfermos debido a su interpretación personal sobre alguna sensación corporal, por convivir con parientes que padecen alguna enfermedad y por estímulos del ambiente, es decir, por leer o escuchar alguna información relacionada a un padecimiento grave.

¿Cuál es la causa de estas enfermedades?

La psicoanalista Joyce Mc Dougall sostiene la teoría de que las personas que no son capaces de expresar sus sentimientos desarrollan estas enfermedades, ya que el sistema nervioso central se encarga de enviar esta respuesta al sistema nervioso vegetativo y por ende, se presentan esta serie de desórdenes en el funcionamiento de los órganos.

Por su parte, Michael Fain, uno de los fundadores de la escuela Psicosomática de Paris intentó explicar las causas por las que algunos individuos son más propensos a este tipo de enfermedades, revelando que los pacientes psicosomáticos tenían madres sobreprotectoras, quienes hicieron todo lo posible por evitarles el dolor.

Según Fain, fueron niños que mostraron adaptarse bien a las reglas escolares y familiares, sin presentar desviaciones de conducta, no aprendieron a expresar sus problemas y necesidades y éstos se manifestaron a través de un síntoma orgánico y corporal.

Factores psicológicos que agravan enfermedades biológicas

Según el médico y psiquiatra estadounidense Brian Weiss, la medicina psicosomática debe tratar de manera interdependiente los factores orgánicos de la enfermedad, en los cuales se basa la medicina en general y los factores psíquicos.

Lo anterior radica en que ciertos factores psicológicos agravan algunas enfermedades, según la Asociación Psiquiátrica Americana, por ejemplo:

  • Depresión: Puede empeorar el estado de salud de personas que padezcan de problemas del riñón y el corazón.
  • Ansiedad: Agravan la úlcera péptica, el asma y el intestino.
  • Personalidad hostil: Implica un factor de riesgo para cardiopatías.
  • Dependencia: Inducen a conductas de riesgo y propensión al consumo de drogas, abuso de la comida, prácticas sexuales inseguras, etc.

Aplicación de la terapia psicoanalítica para el tratamiento de las enfermedades psicosomáticas

Lo más recomendable es que pacientes que padecen síntomas psicosomáticos, se sometan a una terapia psicoanalítica, que los ayude a encontrar el origen de los malestares físicos y lograr fortalecerse interiormente, ya que las emociones y sentimientos negativos que no logran exteriorizarse, terminarán manifestándose de manera orgánica.

Según esta teoría, que utiliza la interpretación del diálogo del paciente, el lenguaje permite simbolizar lo psíquico y lo somático.

Cuerpo sano en mente sana

Desde la antigüedad, el poeta romano Decimus Lunius Luvenali (finales del siglo I y principios del siglo II DC.) insistió en la necesidad de mantener un estado de salud integral, cuya intención encerraba la frase “Mens sana in corpore sano”, la misma, forma parte de una plegaria que dedicó a los dioses y con la que pretende instruir al individuo sobre lo que es realmente importante en la vida, por sobre las cosas superficiales y materiales.

La frase, exalta el cultivo de un estado de salud integral, conformado por un alma fuerte y un cuerpo y mente sana, que conducen a una vida llena de virtud y paz interior.

Métodos alternativos que fortalecen la mente y el cuerpo

El primer paso para tratar las enfermedades psicosomáticas radica en que el individuo sea capaz de identificar el principal foco de su preocupación, también es muy importante que la familia del afectado se involucre en el proceso de curación.

También existen métodos alternativos, que en los últimos años, han adquirido bastante popularidad por ofrecer grandes ventajas, como son su bajo costo y fácil administración.

Algunas de esas terapias son:

  • Reiki: Técnica ancestral de origen japonés, que consiste en la colocación de las manos sobre puntos específicos del cuerpo para canalizar energía curativa.
  • Aromaterapia: Disciplina antigua que utiliza el uso terapéutico de aromas puros, que ayuda a restablecer la armonía y el equilibrio físico y mental.
  • Cromaterapia: Método de armonización y curación natural de las enfermedades mediante la utilización de colores.
  • Quiromasaje: Son el conjunto de técnicas de masajes manuales y una de las primeras herramientas terapéuticas que utilizó el hombre para aliviar el dolor físico.
  • Tratamientos con flores de Bach: Remedios naturales elaborados a partir de flores de ciertas plantas medicinales.
Investigar y conocer acerca de las enfermedades psicosomáticas, lograrán darle poder al paciente, quien será capaz de desarrollar un papel más activo en la cura de su enfermedad.

La elección y combinación de uno o más métodos dependerá de la personalidad del paciente, de sus gustos y necesidades.