Los mexicas tuvieron una organización social de tipo vertical, es decir, jerarquizada, en la que existían grupos y personas poderosas que ejercían su poder sobre la mayoría de la gente. Eso se reflejaba incluso en la estructura de la ciudad se constituía por cuatro barrios y un centro, inspirada en el símbolo llamado quinqunce, cuatro puntos cardinales unidos por un centro.

Los representantes de los grupos más poderosos se ubicaban en el centro y entre menor estatus tenían se ubicaban más lejanos, en alguno de los capullis extremos. Para mostrar su poderío construyeron el templo mayor dedicado a Huitzilopochtli, dios de la guerra y a Tláloc, dios del agua. México se convirtió simbólicamente en el ombligo de Mesoamérica, durante el posclásico, generando un centralismo que todavía subsiste en el moderno México.

El capulli de los mexicas

Los mexicas tenían una organización social basada en barrios, llamados calpullis, que generaban geoidentidad a sus miembros. Esta forma de organización era mucho más compleja de lo que se ha dicho, ya que combinaba lazos de parentesco, formas de producción económica y relaciones de apropiación con la tierra. Un estudio más minucioso prueba que lo que estructuraba a los calpullis eran los cencallis, que en teoría del parentesco, se conocen como grupos domésticos, que son las unidades en que se les da un trato de parientes tanto a los que forman parte de la parentela como a los que trabajan y viven con el grupo.

Los capullis también se estructuraban en relación con alguna actividad económica específica, que se reflejaba en la organización espacial, de tal forma que los barrios especializados se ubicaban en alguna parte específica de la ciudad. En síntesis del conjunto de cencallis se formaban barrios o calpullis, con una especialización económica.

La estructura vertical de la sociedad mexica

La estructura vertical de la sociedad mexica era como una pirámide, en la parte inferior estaban los esclavos se llamaban tlacotin, se compraban en el mercado de Azcapotzalco. No se puede considerar a la sociedad mexica como esclavista, ya que eran pocos y no representaban la principal fuerza productiva. En cambio en la base, sosteniendo la economía estaban los macehualtin, eran la gente del pueblo, que estudiaban en el telpochcalli y se dedicaban a la agricultura o como soldados en el ejército.

En la parte superior estaban los pipiltin o nobles estudiaban en el calmecac y con el paso del tiempo se convertían en tlatoanis, sacerdotes y líderes del ejército. Los pipiltin exigían tributo a los macehuales y a los pueblos súbditos por medio de los calpixques, lo que impulsó la riqueza de los nobles mexicas. Esto se demuestra en códices como la Matrícula de Tributos y el códice Mendocino.

División de tareas según sexo

En la sociedad mexica existía una fuerte división del trabajo según el sexo. A los hombres les correspondían actividades como la guerra y la caza, por eso desde niños se les educaba en un ambiente de disciplina y penitencia. Mientras que a las mujeres desde niñas se les enseñaba las actividades para organizar una familia como hacer tortillas, comida, cuidar a los niños y algunos cultivo.

Según las leyes seguidas por los mexicas eran castigados duramente aspectos como la homosexualidad y en cambio el machismo, no sólo era tolerado, sino incluso protegido. Situaciones que deben ser analizadas dentro su contexto histórico.

El Estado mexica

Si bien es cierto que el parentesco jugaba un papel clave en la organización social de los mexicas, esta no debe considerase como preestatal, ya que poseía los tres elementos constitutivos de un Estado: territorio, gobierno y población. Como se ha comentado los códices muestran que los mexicas tenían bien determinado su territorio, que sus gobernantes a partir de un marco normativo exigían tributo a la población para la subsistencia del aparato burocrático, obras públicas, etc.

Incluso la arqueología muestra que en Mesoamérica se podría hablar ya de un Estado formal, en otras cultura ya desde el preclásico como se puede apreciar en Cuicuilco o en el clásico en Teotihuacán, Monte Albán, etc. Por último se puede observar que la estructura y organización social de los mexicas, tiene todavía cierta influencia, en el México actual, donde sobreviven en muchos lugares el cencalli.