En la ruta México-Zacatecas, por la necesidad de proteger a los viajeros y sus mercancías, en el año de 1570, el gobierno al mando del virrey Enríquez de Almanza establece los presidios de Ojuelos (Jalisco), Portezuelo (Guanajuato), Las Bocas (Aguascalientes), Cienega Grande (Aguascalientes), Palmillas (Zacatecas) y Cuicillo (Coecillo, Zacatecas).

En Nueva España para el año de 1598, bajo el mandato de Felipe II, se inicia la conformación de los regimientos de milicias, que estaban asistidos por el cirujano y el capellán.

Los puertos

Alrededor del año de 1716 en la Isla de Términos se fundaron un fuerte y un presidio, quedando al mando don Alonso Felipe de Andrade, pero al perder la vida durante un ataque pirata, se funda la Isla del Carmen quedando el nombre de fuerte y presidio de Nuestra Señora del Carmen contando con guarnición militar.

En los puertos de entrada al virreinato de la Nueva España desde Europa y las Antillas, alrededor de 1727 se establecieron cuerpos militares fijos, así Veracruz contó con el de caballería de Dragones y estaba conformado por seis compañías con 17 oficiales y 237 elementos de tropa. El estado mayor de la plaza era un gobernador, que era el castellano de San Juan de Ulúa, un teniente del rey, un sargento mayor, un ayudante mayor, un capitán de llaves, dos ayudantes de dragones, un capellán del castillo, un sacristán del mismo, un cirujano, un guardalmacén y un armero.

Bajo el mando de Felipe !V

Hasta principios del período de Felipe IV, la guardia de México estaba conformada de tres unidades: compañía de Alabarderos, con dos oficiales y 23 soldados; compañía de Infantería, compuesta por 4 oficiales y 220 de tropa y la compañía de Caballería del Real Palacio, con 4 oficiales y 103 soldados. Esta unidad se caracterizó porque se ocuparon de la construcción de defensas y fortificaciones en las principales plazas militares que sirvieran de protección a los posibles ataques principalmente de los corsarios extranjeros.

Sobresaliendo las defensas de Veracruz, Campeche y Luisiana. En las que había guarniciones relativamente fijas: ejército de dotación, con regimientos o batallones adscritos a un determinado lugar, y su misión principal era defender el territorio, pero había una permanente escasez de personal.

Comandancia general

Don José de Gálvez estableció la comandancia general para los reinos septentrionales hacia 1766, y cuya capital se estableció en la población de Arizpe.

Hasta 1786 hubo gobiernos en Nuevo México, en Texas, en Sonora y Sinaloa, en la Nueva Viacaya, en Coahuila y en las Californias. A partir de 1786 el funcionamiento del septentrión quedó bajo un triple mando: las provincias de Coahuila y Texas y las jurisdicciones de Parras y Saltillo, quedando al frente el coronel de infantería Juan de Ugalde; la nueva Vizcaya y Nuevo México, quedaron a cargo del comandante inspector José Rangel, y la tercera, formada por Sonora, Sinaloa y las Californias, estaban bajo el mando de don Juan de Ugarte y Loyola.

Provincias Internas de Oriente y de Occidente

Un año más tarde, lo que comprendía la comandancia de las provincias internas fue dividida en dos grandes porciones: provincias internas de oriente y provincias internas de occidente o el poniente (en ésta quedaron la antigua o Baja California y la nueva o Alta California, Sonora, Sinaloa, la Nueva Vizcaya y Nuevo México). La parte oriental comprendió las provincias de Texas, Coahuila, el Nuevo Reino de León y Nuevo Santander. Sonora, Sinaloa, Durango y parte de San Luis Potosí, para algunos efectos administrativos fueron intendencias.

El virrey Revillagigedo retomó la antigua división y reunificó las dos provincias internas en una comandancia a finales de 1792 y ésa región quedó independiente del virrey con cabecera en Chihuahua.

Juan de Villalba y Angulo

En 1765 fue enviado a la Nueva España una misión militar encabezada por el general Juan de Villalba.

Las fuerzas armadas institucionalizadas en la Nueva España y con don Juan de Villalba y Angulo a cargo de su organización, cuyo puesto era comandante e inspector de las tropas de la Nueva España, el de dragones de España y dragones de México y siendo el virrey el marqués de Cruillas.

En 1766 Villalba rindió el informe de la fuerza efectiva del ejército de Su Majestad en el reino de la Nueva España y estaba conformado por:

Regimiento de Infantería:

Regimiento de América, Compañía de Artillería de Veracruz, Tropa acantonada en Tlaxcala, Regimiento Provincial de México, Regimiento Provincial de Toluca, Regimiento Provincial de Córdova, Batallón Provincial de Veracruz, Regimientos Pardos Libres de México, Regimiento del Comercio de México, Regimiento del Comercio de Puebla y Compañía de Plateros de México.

Regimiento de Caballería:

Regimiento de Dragones de América, Regimiento de Dragones de México, Tropa de Caballería acantonada en Coautitlán, Tropa de Dragones acantonada en Puebla, Regimiento Provincial de Querétaro, Compañía de Caballería de Panaderos de México y Compañía de Caballería de Tocineros.

Defensa fronteriza

Los presidios que formaban la línea de defensa fronteriza desde la provincia de Sonora y Sinaloa hasta el Nuevo Reino de León y que habían surgido a partir del siglo XVI, al inicio de la expansión colonizadora, que se formaron las compañías presidiales y cuyo fin era proteger los poblados misiones,enfrentar los ataques de los indios rebeldes. Las compañías constaban de un capitán, un cabo, un sargento y entre 11 y 77 soldados. En promedio eran menos de 50 soldados antes de las reformas borbónicas.

Actualmente México cuenta con la fuerza del ejército mexicano, en las divisiones de marina, infantería, caballería y la fuerza aérea.