Las oraciones compuestas están formadas por dos o más oraciones simples unidas entre sí por coordinación o por subordinación. En la coordinación todas las oraciones se sitúan al mismo nivel, mientras que la subordinación establece una relación de dependencia jerárquica entre la subordinada y la principal.

Nexos subordinantes

Los principales nexos subordinantes son conjunciones o locuciones conjuntivas. Las conjunciones subordinantes encabezan siempre una oración, que subordinan a una palabra o a otra oración. Pueden introducir subordinadas sustantivas (Creo que hay huelga de autobuses) o subordinadas adverbiales (Hay huelga de autobuses, así que tenemos que ir en coche). Las oraciones subordinadas relativas (La huelga que han convocado para el lunes dejará la ciudad paralizada) están introducidas por pronombres o adverbios relativos. Son también nexos subordinantes los interrogativos y exclamativos que encabezan las subordinadas sustantivas interrogativas indirectas (No sé si hay huelga o no) y exclamativas indirectas (Es increíble cuántas huelgas hay).

Oraciones subordinadas sustantivas

Estas oraciones equivalen a un sintagma nominal, es decir que desempeñan la función que en una oración simple desempeñaría un nombre o equivalente. Dependen de un verbo, de un sustantivo o un adjetivo que las selecciona y tienen una función sintáctica (sujeto, complemento directo o complemento de régimen).

Una forma de reconocer una oración subordinada sustantiva consiste en sustituirla por el indefinido eso o algo: Me pidió el teléfono; Me pidió eso/algo.

Las subordinadas sustantivas están encabezadas por conjunciones subordinantes (que, si) o por pronombres interrogativos (qué, quién, etc.); también pueden construirse algunas sustantivas sin nexo (Me pidieron me detuviera).

Me gustaría que vinieras a mi fiesta.

Luis no sabe si Julio tiene razón.

Oraciones subordinadas relativas

Estas oraciones se llaman también subordinadas adjetivas porque desempeñan las mismas funciones que un adjetivo: califican o determinan a un sustantivo que aparece en la oración principal. Este sustantivo recibe el nombre de antecedente.

Los relativos tienen el mismo referente que su antecedente y desempeñan una función sintáctica en la oración subordinada que introducen. Así, por ejemplo, en:

El libro que compré ayer es muy interesante.

El relativo que tiene el mismo referente que el antecedente libro y funciona como el complemento directo de compré.

Los nexos relativos son que, el cual, quien, cuyo, donde, cuando, como y cuanto.

Oraciones subordinadas adverbiales

Desde el punto de vista semántico, en las subordinadas adverbiales pueden distinguirse tres grandes ámbitos conceptuales: el de la causalidad, el de la temporalidad y el de la cantidad.

El ámbito de la causalidad abarca las oraciones subordinadas causales (a), consecutivas (b), finales (c), condicionales (d) y concesivas (e).

a) Como no tengo llaves, no puedo abrir.

b) No tengo llaves así que no puedo abrir.

c) No tengo llaves para poder abrir.

d) Si no tengo llaves, no puedo abrir.

e) Aunque tengo llaves, no puedo abrir.

El segundo ámbito semántico es el de la temporalidad. Dentro de él hay un solo grupo de subordinadas adverbiales: las temporales (Mientras hay vida, hay esperanza). Dentro del ámbito de la cantidad se incluyen las oraciones comparativas (Es tan alto como su padre).