Según una encuesta realizada a 1000 personas desocupadas de toda España, por la empresa Adecco, casi el 40% de los parados se plantea seriamente prepararse los exámenes de las oposiciones y de hecho, un 14,67% ya las está estudiando.

Funcionario frente a trabajador en el sector privado

Este resultado refleja que, en tiempos de crisis y de destrucción de empleo en el sector privado, ser funcionario emerge como una alternativa muy factible para salir del paro. Sin embargo, el 45,8% de los encuestados no ha pensado en realizar oposiciones como método de encontrar un empleo.

Por sexos las mujeres optan más que los hombres a un puesto en la administración pública ya que el 60,7% se están preparando o piensan presentarse a unas oposiciones, frente al 43,9 por ciento de hombres.

Resultado por edades

Esta diferencia también se aprecia según la edad de los encuestados, ya que los más jóvenes -de 18 a 25 años- son los que más enfocan en estos momentos sus carreras hacia el funcionariado: un 16% de ellos ya está estudiando y un 46,5% considera muy seriamente esta opción.

Por el contrario, un 66,7% de las personas mayores de 45 años no piensa en prepararse unas oposiciones como vía para encontrar un empleo, mientras que un 13,7% de éstos está preparándoselas en este momento y un 19,6 por ciento está recapacitando sobre ello por primera vez en su vida.

Formación

Según la encuesta, el tipo de formación de los parados a los que se les ha preguntado, también parece apuntar hacia una conclusión: las personas con estudios elementales se plantean menos esta opción frente a los más formados.

No barajan la posibilidad de preparar una oposición el 59,1% de los parados con estudios elementales responde no barajar esta posibilidad, frente al 45,8% de los universitarios y el 40% de los técnicos en Formación Profesional.

Sin embargo, entre los universitarios, el 19,2% dice estar preparándose una oposición y un 35% estar pensándoselo, mientras que, en los encuestados con estudios elementales dicen estar preparándolas el 1,5% y pensandóselo el 39,4% de los mismos.

También destaca la proporción de desempleados de Formación Profesional que están estudiando actualmente (un 17,6%) o que están considerando la posibilidad (42,4%).

Oposición favorita

El 35,5% de los interesados en hacer una oposición optan por la de administrativo del Estado, ayuntamiento o comunidad autónoma. Le siguen las oposiciones a la sanidad pública (9,8%), policía u otros cuerpos de seguridad (7,9%), profesor (6,9%) y bombero (2,9%). El resto de encuestados considera otro tipo de oposiciones de forma más minoritaria.

Fuerzas Armadas y negocio propio

En cuanto al ingreso en las Fuerzas Armadas Profesionales, un 86,6% afirma no planteárselo (un 89,5% de las mujeres frente a un 82,6% de los hombres), mientras un 0,9% está en proceso de admisión y un 12,5% reconoce estar pensándoselo por primera vez.

En el caso de los universitarios, el porcentaje de desempleados que no lo consideran como opción aumenta hasta el 92,7%, frente a un 80,3% de las personas con estudios elementales que se muestran reacios.

Sobre la posibilidad de crear un negocio, el 63,5% de los encuestados afirma no haberlo pensado como opción, mientras que un 33,6% lo está considerando y un 2,9% señala que está en proceso de hacerlo realidad.

Las mujeres son menos emprendedoras y por formación los universitarios son más emprendedores que los técnicos en FP (un 38,4% de los primeros afirma estar planteándose esta opción, frente al 27,1% de los segundos). Los desempleados con estudios elementales también se pueden considerar emprendedores, puesto que un 36,4% lo considera como una seria posibilidad para salir de la crisis.

Cursos de formación

Otro cambio que ha traído consigo la crisis es la concienciación sobre la necesidad de formación para asegurarse la recolocación en el mercado laboral. Un 46% de los desempleados están inmersos en algún tipo de formación: un 21,1% realiza un curso de especialización, mientras que el 9,4% estudia informática, el 8,5% idiomas y el 5,1% un máster.

Los mayores de 45 años son los más reticentes a la hora de formarse, frente a los jóvenes de entre 26 y 35 años (un 56,3% frente al 52,8%). Los mayores de 45 años realizan cursos relacionados con la informática, mientras que los jóvenes prefieren la especialización de su profesión. Por sexo, los hombres realizan más cursos de especialización que las mujeres, mientras que ellas prefieren cursos de informática y máster. En cuanto a quienes no reciben formación, las cifras señalan al 51,7% de los hombres desempleados frente al 55,4% de las féminas en paro.