Los ninis se han convertido en un sector de la sociedad, que por sus características, se considera vulnerable debido a la falta de planes y actividades con respecto a su futuro inmediato, ya que muestran muy poco compromiso para insertarse en el mundo productivo nacional.

Esta nueva clasificación se ha hecho famosa en los últimos años en México, debido a que cada vez hay más jóvenes que no acuden a la escuela y tampoco tienen un empleo, convirtiéndose en un fragmento de la población que pasan sus días sin realizar ninguna actividad productiva.

Los “ninis” en las estadísticas de México

Este grupo lo conforman jóvenes entre 12 y 29 años de edad que han dejado de estudiar, que no tienen ni les interesa buscar un empleo y que sienten que las puertas hacia su desarrollo académico y laboral se les han cerrado.

“Según la Encuesta Nacional de la Juventud del 2005, son 7,5 millones de personas las que se encuentran en esta situación en México y es preocupante porque les afecta su estado emocional, la manera en que conviven con los demás y su percepción como seres humanos”, explica Rodolfo Guzmán, director de Comunicación Social del Instituto Mexicano de la Juventud (Imjuve).

La situación económica de México complica el futuro de los jóvenes

Cabe reconocer que la situación en el país no es fácil para los jóvenes y que las opciones de estudiar o de conseguir un buen empleo a menudo escasean. Sin embargo, “existen programas de apoyo para que los muchachos que ahora son ‘ninis’, dejen de serlo y puedan obtener una oportunidad de capacitarse en algún oficio, seguir con sus estudios superiores o encontrar algún empleo de acuerdo a sus capacidades”, afirma el funcionario del Imjuve.

Y añade, “por esto es muy importante que la juventud vuelva a creer en la vida, que busque opciones, no digo que sea fácil, pero a pesar de la crisis actual todavía hay puertas que se pueden abrir para seguir estudiando, capacitarse y buscar algún empleo y no caer en las garras del dinero sucio y perder lo más valioso que tiene una persona como es la familia y la dignidad”, asegura Guzmán.

Opciones para seguir estudiando

Para el funcionario del Imjuve, “el principal problema es la deserción escolar, pero existen varios opciones para que los jóvenes que quieran seguir estudiando o que han tenido que dejar la aulas por problemas económicos, continúen con su preparación”.

Algunos de los programas académicos de apoyo a jóvenes estudiantes son:

  • El Programa de Becas de la SEP.
  • Prepa Sí: programa de Becas del Gobierno del Distrito Federal para alumnos de educación media superior denominado.
  • Bécalos: que es un esfuerzo de la iniciativa privada para apoyar a la juventud en su capacitación técnica y profesional;
  • Programas de becas estatales.

Opciones de capacitación técnica

Para los jóvenes que quieren buscar un empleo pero no tienen la preparación suficiente para conseguirlo, “pueden acudir al Programa de Empleo Temporal de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) y obtener la capacitación necesaria para practicar y aprender algún oficio que les permita iniciar su propio negocio o integrarse al mercado laboral como mano de obra calificada".

Entre algunos de los oficios que pueden aprender en este programa, se encuentran:

  • Mantenimiento de parques y reconstrucción de espacios públicos.
  • Carpintería.
  • Plomería.
  • Albañilería.
  • Mecánico Industria.

Encontrar ofertas de empleo

Otra opción, afirma Rodolfo Guzmán, “es acudir al portal de la bolsa de trabajo del Gobierno federal y ahí los jóvenes pueden encontrar información a cerca de todas las ofertas laborales disponibles, enterarse sobre cursos de capacitación, becas, orientación vocacional y ayuda jurídica en materia de trabajo”.

También pueden acercarse al Programa Jóvenes del Cambio, que ofrece trabajo a jóvenes de entre 17 y 24 años de edad. Este programa está impulsado por el Gobierno del Distrito Federal y es un esfuerzo conjunto con las empresas Estafeta, Grupo House, Construidea, Acytex, Club 51 y Anforama.

Cómo superar una entrevista de trabajo

Y para superar todas las dificultades que representa buscar empleo, “ya que a veces no se sabe qué papeles llevar o cómo llenar una solicitud, la Secretaria del Trabajo (STPS) ofrece un curso en línea que se llama ¡Vamos a buscar empleo!, en donde explican cómo y a dónde acudir, qué llevar y qué hacer en una entrevista de trabajo".

“Esto es de gran utilidad para los jóvenes, ya que a veces es el miedo a enfrentarse a estas situaciones lo que limita la búsqueda de actividades productiva y con este tipo de asesorías, es un poco más fácil desenvolverse en una entrevista de trabajo”, afirma Guzmán.

El ocio es la madre de todos los vicios

Así, antes de llegar a la desesperación y a la falta de interés, es mejor agotar todas las posibilidades ya que la mejor manera de encontrar algo que le dé sentido a la vida es a través de alguna actividad productiva y que aleje a los jóvenes de los vicios y la violencia actual.