Habitualmente el cordón umbilical se elimina tras el parto. Sin embargo, desde hace algunos años han proliferado los bancos públicos y privados para guardar la sangre y tejidos del cordón umbilical con fines terapéuticos.

La sangre del cordón umbilical contiene gran número de células madre o células primordiales, capaces de renovar las células sanguíneas, lo que resulta muy útil para el tratamiento de diversas enfermedades congénitas o adquiridas y especialmente cuando existen problemas en la médula ósea.

Cada país tiene su propia legislación al respecto y en España, existe la posibilidad de realizar donaciones de forma altruista, fórmula por la que apuesta la Organización Nacional de Trasplantes o bien la conservación privada de la sangre y el tejido del cordón umbilical para uso propio, práctica legislada en 2006 (RD 1301/2006).

Donación altruista de la sangre del cordón umbilical

Los defensores de la donación altruista a los bancos públicos afirman que la conservación privada para uso propio es poco útil.

Según la Organización Nacional de Trasplantes "la probabilidad de que las unidades de SCU almacenadas sean utilizadas finalmente por el niño del que proceden es extremadamente baja. El motivo es que la práctica totalidad de las indicaciones de trasplante en la infancia se deben a enfermedades que tienen una base genética o congénita y, por lo tanto, pueden estar presentes en las células del cordón".

Ventajas de la conservación para uso autólogo del cordón umbilical

Sin embargo, los bancos privados de conservación de sangre del cordón umbilical argumentan que las aplicaciones de este tipo de células están en constante evolución y que la sangre puede usarse para el propio niño o familiares y en caso de no conservarse y ser necesario un tratamiento de este tipo, hay que buscar un donante compatible.

Según Crio-Cord, uno de los bancos privados establecidos en España para llevar a cabo esta actividad la sangre del cordón umbilical permite “un tratamiento consolidado en más de 85 enfermedades graves (leucemias, linfomas, talasemia, etc.) y en la actualidad ya se han realizado en el mundo más de 20.000 trasplantescon las células madre del cordón umbilical”.

Última novedad: conservación del tejido del cordón umbilical

Las células provenientes del tejido del cordón umbilical, también llamadas “mesenquimales”, se encuentran en diversos órganos del cuerpo, pero la ventaja de conservarlas en el momento del nacimiento es que es un proceso no invasivo, seguro y el cordón umbilical tiene un número mucho mayor de este tipo de células.

Estas células son capaces de evolucionar como tejidos y órganos diversos (huesos, cartílagos, hígado, páncreas, músculos, etc.) y tienen una gran capacidad regeneradora. Hasta hace pocos años, los bancos privados solo podían conservar la sangre, pero hoy en día también permiten la preservación de los tejidos del cordón umbilical.

Cómo hacer una donación altruista

La donación del cordón umbilical no puede realizarse en cualquier centro público.

Quien desee hacerlo debe dirigirse a las maternidades con las autorizaciones necesarias para realizar este proceso o a los seis bancos públicos existentes en España en Madrid, Barcelona, Málaga, Galicia, Valencia y Tenerife. La Organización Nacional de Trasplantes ofrece los contactos de estos centros.

Para la donación es necesario contar con la historia clínica de la madre, un análisis de sangre realizado en el momento del parto y un examen clínico del recién nacido. Puede ser donante cualquier embarazada sana con un embarazo normal.

Cómo contratar la conservación privada del cordón umbilical

En primer lugar es fundamental comentar este tema previamente con el profesional médico que esté siguiendo el embarazo, ya que deberá prestar su consentimiento para realizar la extracción, una vez seccionado el cordón umbilical y con la placenta aún en el útero. Habitualmente los centros públicos no lo realizan.

Para contratar el servicio basta con dirigirse a uno de los bancos privados que operan en España de forma regulada. Habitualmente el contrato se formaliza uno o dos meses antes del parto, con tiempo suficiente para llevar a cabo los trámites y recibir el material de recogida de la sangre y/o tejidos.

En un primer momento se realiza un pago de formalización del contrato. Una vez realizado dicho pago, se recibe un kit con los elementos necesarios para la extracción y las instrucciones precisas para el envío, que habitualmente se realiza mediante empresas especializadas en transporte urgente.

Cuando el banco recibe el material, realiza los análisis pertinentes para comprobar que la cantidad y calidad de sangre es correcta y utilizable, momento en el cual emite un certificado y se realiza el resto del pago. El banco procede a la criopreservación de la sangre y el tejido durante unos 20 años y después destruye ese material.

Costes de los bancos privados de cordón umbilical

Cada banco tiene su política de precios y condiciones de contratación, pero desde unos 1.650 euros se puede conservar la sangre del cordón umbilical durante 20 años, sin otras cuotas añadidas.

Hay centros que cobran una cantidad inicial para la conservación durante un tiempo mínimo determinado y después incluyen cuotas mensuales o anuales hasta los 20 años de conservación.

Es necesario por tanto informarse en varios bancos acreditados y comparar precios y condiciones de contratación.