Asuntos tan diversos como la grandiosidad de la ciencia, la sexualidad y el comportamiento humano, la historia y el derroche de ingenio de la naturaleza, dejan anécdotas tan insólitas, como verdaderas y curiosas como las siguientes:

  • Un trabajo de huevos.
Un hombre adulto produce al año una media de 109.500.000.000 de espermatozoides.

  • Yo os declaro…
Las Vegas, en Nevada, es la ciudad del mundo que celebra más bodas. En su centenar de capillas se realiza una media de 8.400 uniones al mes, lo que supones una cada 5 minutos y 7 segundos.

  • La voz y algo más.
Frank Sinatra presumía de tener un miembro viril de 30 centímetros de longitud.

  • A no más de 30.
En Esparta, la soltería estaba castigada con el destierro. A los espartanos que no se habían casado al cumplir los treinta se les prohibía ir a festejos y perdían el derecho de sufragio.

  • Lifting sexual.
Las parejas que realizan el acto sexual al menos 3 veces por semana parecen hasta una década más jóvenes que los que lo hacen con menos frecuencia, según un estudio del Royal Edinburgh Hospital, en Escocia.

  • Se lo tenía muy calladito.
Catalina II la Grande (1729 - 1796), emperatriz de Rusia, mantuvo la virginidad los ocho primeros años de su matrimonio con Pedro III, debido a que este sufría fimosis. Pero tras la muerte del rey, se desquitó: contaba con más de 20 amantes oficiales y realizaba el sexo 6 veces al día. Y entre revolcones, practicaba también su segunda afición erótica, el voyeurismo.

  • Un placer muy caro.
La reina Zingna, de Angola, del siglo XVII, tenía un harén para su disfrute particular. Una de sus perversiones consistía en organizar combates a muerte entre los esclavos. El ganador pasaba la noche con la reina y era ejecutado al día siguiente.

  • La manguera láctea.
Antiguamente, las mujeres mexicanas, se estiraban los pechos con el objetivo de pasarlos por las axilas hacia atrás, para amamantar al bebé que llevaban en la espalda.

  • El dictador hormonado.
Para mantener la virilidad de Adolf Hitler, su médico personal, Theodore Morell, le inyectaba un compuesto que contenía hormonas de testículos de animales machacados.

  • Romance bobino.
Los pescadores de la costa africana del este, desde el mar Rojo hasta el océano Índico, practicaban el sexo con el cadáver de la hembra del drugón o vaca marina, un mamífero acuático de unos 2,7 metros de longitud. Decían que el acto sexual con el animal era necesario para ahuyentar el fantasma que llevaba dentro.

  • ¡Ah Bueno!
En la antigua Esparta, el adulterio femenino estaba permitido siempre que la mujer se ligara a un hombre más alto y robusto que su propio marido.

  • Elixir menstruoso.
En la Alemania del siglo XVIII, la sangre menstrual de las mujeres se añadía como afrodisíaco en comidas y bebidas.

  • Por duplicado.
En la literatura médica sw mwncionan unos 80 casos de hombres con más de un pene (diphallasparatus)

Los granos en la adolescencia aparecen debido a la agitación...pero la hormonal.