Juan Manuel Márquez, quien la madrugada del domingo fue despojado de una clara victoria frente a Manny Pacquiao en Las Vegas, afirmó a su llegada a la Ciudad de México que en caso de aceptar una cuarta pelea frente al púgil filipino, será bajo sus condiciones y una de ellas sería que se celebrara en el Estadio Azteca.

Todavía no descarta el retiro

Con huellas de cansancio en el rostro, Juan Manuel Dinamita Márquez afirmó que la oferta hecha por Bob Arum a través de declaraciones en el diario Los Ángeles Times la analizará al lado de su familia, con quienes también discutirá la posibilidad de colgar los guantes después de una exitosa carrera de 18 años dentro del boxeo.

Sin embargo, dejó en claro que primero tomará un merecido descanso al lado de su familia luego de cuatro meses de intenso entrenamiento para este controvertido combate y ya después, con la cabeza más fría, decidir su futuro profesional.

Aceptarían pelear fuera de EU

En entrevista con el diario estadounidense, Bob Arum comentó que después de la polémica levantada por el fallo de los jueces en el tercer combate entre Pacquiao y Márquez, ahora una de las prioridades del campeón mundial es concederle la revancha al mexicano, dejando para mejor ocasión el combate frente a Floyd Mayweather Jr., que estaba programado para celebrarse en mayo también en el MGM Grand de Las Vegas.

Aunque Arum explicó que este cuarto combate frente a Márquez se realizaría posiblemente en abril o junio en el Cowboys Stadium, se mostró dispuesto a que la pelea se efectúe en otro sitio, incluso fuera de Estados Unidos.

Ofrece entre 10 y 15 millones de dólares

El promotor mencionó que en caso de que Juan Manuel decida continuar en el boxeo y acepte este cuarto desafío, el mexicano se llevaría una bolsa de entre 10 y 15 millones de dólares además de que se le concedería un porcentaje extra por la transmisión de la pelea a través del sistema de pago por evento.

Mayweather esperaría hasta noviembre

Los planes de Bob Arum alteran por completo la agenda del filipino, que ya estaba comprometido con la empresa de Oscar de la Hoya para enfrentar a Floyd Mayweather Jr. el 5 de mayo de 2012, en una función denominada “El combate del siglo”, pero que ahora tendría que recorrerse hasta finales de noviembre.

La reacción de De la Hoya no se hizo esperar y de inmediato se lanzó contra Bob Arum, acusándolo de no querer que ese combate frente a Mayweather se realice y buscar pretextos para eludir el compromiso.

"Le dije a Manny de frente, tú eres el boxeador, eres un congresista. Toma los cartuchos aquí y decide con quién vas a pelear… Sabemos quién es el que no quiere que se realice la ‘Gran Pelea’ y ese es Bob Arum”, explicó.

“Dinamita” pondría sus condiciones

Ante la posibilidad de volver a subir a un cuadrilátero frente al hombre al que ha vencido en tres ocasiones, mismas oportunidades en que los jueces lo han despojado de la victoria, Juan Manuel Márquez dijo que aceptar una cuarta pelea contra Pacquiao "yo pondré las condiciones".

El boxeador originario de Iztapalapa dijo que tendría que asegurarse de que no se repetirá una situación parecida a la del domingo por la madrugada en Las Vegas en "donde merecía ganar y es el sentir de todos los aficionados".

Sobre el combate de ese día, dijo: "Todo mundo vio la pelea y el ganador fui yo, pero los jueces vieron otro combate y se lo dieron a Pacquiao. Espero que la OMB revoque el resultado, porque yo gané la pelea con la mejor preparación de mi carrera".

El polémico logo del PRI

Márquez habló sobre la propaganda del Partido Revolucionario Institucional (PRI) que portó en su calzoncillo y descartó que se tratara de cualquier intento de hacer proselitismo previo a las elecciones para gobernador en Michoacán pues, afirmó, "yo estaba tan concentrado para la pelea y de la publicidad no supe nada", para agregar que tampoco sabía que el domingo habría elecciones en esa entidad.

“El campeón sin corona”

Considerado ya por todos los aficionados como "el campeón sin corona", Márquez insistió en que el resultado lo decepcionó, pero al mismo tiempo afirma sentir cierto alivio ante la adversidad porque sabe que evidenció las debilidades del considerado mejor boxeador “libra por libra”.

Al tocar el tema de su edad (38 años), Juan Manuel dijo que es un factor que nada tiene que ver cuando alguien se prepara a conciencia, tal como él lo hizo frente a este compromiso en el que sabía que había tantas cosas en juego. Se dijo contento por lo logrado sobre el ring, pero desilusionado y consternado por la decisión de los jueces, pues esas acciones hacen que grandes carreras se vengan abajo.

Estuvo cerca del nocaut

Al explicar su estrategia sobre el encordado, mencionó que para ganar esta pelea tenía que hacer las cosas perfectas y por ello en todo momento buscó quitarse del ángulo con “pasos laterales. Creo que hicimos un gran trabajo, traía una gran condición, una gran fuerza”.

Agregó que mucha gente pensó que Manny lo iba a noquear, porque en peso welter no es tan fuerte, pero que la realidad fue otra y que en el segundo round le conectó combinaciones debajo de las que el filipino salió muy lastimado y la misma dosis la repitió en el sexto asalto.

Finalmente, Márquez comentó que lo mejor de esa noche en Las Vegas fueron los gritos de apoyo que recibió de parte del público, escucharlos cantar el “Cielito lindo”, las porras de “sí se pudo… sí se pudo” y las muestras de rechazo de los aficionados para el fallo de los jueces.