Es importante, en primer lugar, terminar con la idea de que la gordura en los niños es sinónimo de salud. Aproximadamente 300 mil personas mueren por año debido a este flagelo y, si bien el aumento de peso se produce en forma paulatina, los padres suelen recurrir a la consulta médica cuando el peso del niño ya representa un problema de salud físico y también psíquico.

La palabra obeso deriva del latín y significa "persona que tiene gordura en demasía" . Se manifiesta por un aumento de peso mayor al 20 por ciento del peso ideal esperado considerando factores como edad, talla y sexo.

Consecuencias de la obesidad

Es fundamental considerar en primer término el aspecto físico de la enfermedad, ya que si no es tratada a tiempo puede tener consecuencias irreversibles; pero sin dejar de lado el aspecto psicológico, ya que muchas veces la obesidad puede ser la manifestación física de un problema psicológico.

La obesidad produce inadaptación psicosocial, enfermedades cardiovasculares, alteraciones esqueléticas, hipertensión arterial, diabetes e incluso, como ya se explicó anteriormente, puede llevar a la muerte. En la actualidad se la considera una epidemia, y la Organización Mundial de la Salud estima que hay 22 millones de niños obesos menores de 5 años y un número significativo presenta sobrepeso.

Educación nutricional

La escuela es el ámbito apropiado para prevenir la obesidad desde la educación, y el objetivo debe ser poder cambiar los hábitos de los niños y de las familias a través de la distinción entre los alimentos saludables y los que no lo son. Es importante conocer el tamaño y la cantidad de porciones al día de cada uno de los grupos de alimentos necesarios para un crecimiento saludable, asiícomo saber leer etiquetas y poder comprender la información nutricional.

Por otro lado, el ritmo de la vida moderna y el avance de las nuevas tecnologías contribuye al aumento de los casos de obesidad infantil, ya que los niños además de consumir alimentos poco saludables desde el punto de vista nutricional, no realizan ejercicios o actividades físicas que les permitan eliminar esas calorías consumidas y pasan gran parte de su tiempo frente a la computadora o el televisor. Es claro que cuando se habla de ejercicios no se hace referencia a obligar al niño a realizar gimnasia o a estar contando calorías, sino simplemente a que hay que tratar de motivar los juegos, la práctica de algún deporte o las actividades al aire libre como método para contribuir a mejorar la salud del obeso.