La grasa acumulada en la zona inferior del cuerpo, es la más difícil de perder, ya que se debe más a causas genéticas que por comer en exceso, aunque influye una dieta inadecuada. Este exceso de peso, se conoce como sobrepeso en forma de pera y no es tan perjudicial para la salud como la acumulación de grasa a nivel abdominal.

Beneficios de los frutos rojos

Los frutos rojos tienen propiedades depurativas, especialmente los arándanos que actúan mejorando la circulación sanguínea. Para notar sus efectos, se debe tomar un vaso de zumo de frutos rojos al día.

Controlar la sal

El sodio es un mineral cuya principal propiedad es la retención de agua y la sal es la principal fuente de sodio en la alimentación. El exceso de sal y de alimentos ricos en sodio, provoca problemas circulatorios, retención de líquidos, acumulación de grasa y celulitis.

Controlar la cantidad y tipo de grasa

La grasa debe limitarse en la dieta y sustituir la grasa saturada y trans por grasa poliinsaturada. Esta grasa, evita la coagulación de la sangre, disminuye su viscosidad y favorece la circulación del torrente sanguíneo. Se puede encontrar en aceites de semillas como son el girasol, el maíz y la soja, los frutos secos y el pescado azul.

Ejercicio físico

Los deportes localizados para perder grasa de los muslos y glúteos más eficaces son andar, correr con una intensidad moderada, hacer bicicleta, las sentadillas y cualquier tipo de flexión-extensión (estirar y encoger el músculo) de la parte inferior del tronco. No es necesario realizar los ejercicios levantando peso, pero si se prefiere, empezar con poco peso y no aumentar hasta que el cuerpo se acostumbre a ese peso. Lo ideal son 15 repeticiones y realizarlas unas 4 veces, aumentando el número de veces según veamos nuestras posibilidades.

Dieta adecuada

Como cualquier tipo de sobrepeso, se debe seguir una dieta baja en calorías pero no muy restrictiva, que permita una pérdida de peso de medio kilo a un kilo a la semana, pero siempre acompañada de ejercicio físico, porque si no, será muy difícil poder perder la grasa acumulada en esta zona. Mucha fruta y verdura y un control riguroso en los alimentos ricos en grasas, dulces, bollería industrial y embutidos.

Las claves del éxito están en una dieta hipocalórica que incluya alimentos saludables sin excesos en grasa ni sal, ejercicio físico y modificar los hábitos dietéticos y alimentarios.