El pasado 12 de octubre finalizaron las votaciones de la Asamblea General de la Organización de Naciones Unidas (ONU) para elegir a los cinco nuevos miembros no permanentes del Consejero de Seguridad. Colombia ha sido elegida en representación de la región de América Latina y el Caribe, sustituyendo a México. En cuanto a Europa occidental y otros países, Portugal ha ganado las votaciones frente a Canadá en una segunda ronda.

Los nuevos países miembros del Consejo de Seguridad de la ONU

Los cinco países elegidos por la Asamblea General de la ONU son Colombia, Portugal, Alemania, India y Sudáfrica. Deberán ocupar los puestos que el próximo 31 de diciembre de 2010 dejarán Austria, Japón, México, Turquía y Uganda. La única votación que tuvo que volver a repetirse en una segunda ronda se correspondía al puesto en representación de la región Europa occidental y otros países, y fue entre Portugal y Canadá, siendo elegida la primera.

Estos países se unirán a los otros cinco miembros no permanentes, cuyo mandato finalizará el 31 de diciembre de 2011. Estos países son Bosnia – Herzegovina, Brasil, Gabón, Líbano y Nigeria. Junto a ellos, los cinco miembros permanentes son China, Francia, Reino Unido, Estados Unidos y la Federación de Rusia.

Colombia, nuevo miembro del Consejo de Seguridad

México finaliza su mandato este año. En junio de 2010 llegó a ocupar la presidencia del Consejo, fijando unos objetivos básicos de actuación durante su mandato. Dos fueron las principales temáticas sobre las que giró la presidencia mexicana: aportar mayor transparencia al trabajo del Consejo de Seguridad, y establecer dos debates básicos:

  • Los niños y los conflictos armados
  • El papel del Consejo de Seguridad en el fortalecimiento del Estado de Derecho
Las autoridades colombianas han mostrado su satisfacción ante esta elección. Según las informaciones recogidas por el diario ADN, el Ministerio de Defensa colombiano achaca esta decisión al respaldo a las políticas seguidas en Colombia en la lucha contra el terrorismo y el crimen organizado. Las primeras líneas de la actuación colombiana en el Consejo de Seguridad parece que se centrarán en la lucha contra el terrorismo, el narcotráfico y en el reforzamiento de las operaciones de paz.

El sistema de elección de miembros en el Consejo de Seguridad

El sistema de representación en el Consejo de Seguridad ha sido criticado en los últimos tiempos. El excesivo poder de los países miembros permanentes ha sido puesto en cuestión, sistema deudor de la situación heredada de la II Guerra Mundial. Así, las resoluciones adoptadas por el Consejo de Seguridad han estado sometidas a las pretensiones de estos países miembros permanentes con capacidad de decisión de veto.

Del total de 15 miembros del Consejo de Seguridad, diez de ellos no son permanentes. Son elegidos por periodos de dos años por la Asamblea General de la ONU siendo necesaria una mayoría de dos tercios. Cada región es representada por dos Estados. Estas regiones son: África, Europa occidental y otros países, Asia, América Latina y Caribe, y Europa oriental.

Las resoluciones del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas

La importancia de la pertenencia al Consejo de Seguridad es destacable, a pesar del derecho a veto de los países miembros permanentes. Las resoluciones adoptadas por el Consejo de Seguridad son vinculantes, o al menos deben serlo, para todos los Estados miembros de la Asamblea General.

El Consejo de Seguridad es el órgano máximo de las Naciones Unidas en el mantenimiento de la paz. Debe llevar a cabo todas aquellas operaciones que detengan las acciones de cualquier ente que puedan poner en peligro la paz mundial. El Consejo de Seguridad se encuentra capacitado para establecer misiones de paz en zonas en conflicto, imponer sanciones a aquellos países que pongan en peligro la paz mundial, o constituir tribunales internacionales que juzguen los delitos que atenten contra el derecho internacional.

Estructura del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas

El Consejo de Seguridad se compone de una serie de comités permanentes y unos comités ad hoc que se establecen para determinadas cuestiones. A estos comités habría que sumar grupos de trabajo temáticos para asuntos específicos.

Respecto a la toma de decisiones, denominadas resoluciones, es en base a la votación de sus miembros. En cualquier caso, cualquier resolución debe ser adoptada por el voto de al menos nueve de los miembros del Consejo de Seguridad. Pero de estos nueve votos, los votos de los miembros permanentes siempre deben ser afirmativos. Si un país miembro permanente vota en contra, esa resolución no se adoptará. Es lo que se denomina derecho a veto.

El excesivo peso de los miembros permanentes es objeto de crítica. El derecho de veto muchas veces se ha transformado en un grave lastre para asegurar la funcionalidad y efectividad de la Organización de las Naciones Unidas.