La reanimación cardiopulmonar es una maniobra destinada a restituir la respiración o la frecuencia cardiaca en caso de un parada cardiorrespiratoria. La forma de realizar esta reanimación está normalizada internacionalmente, y es algo que deberían conocer no solo profesionales sanitarios sino cualquier persona, dada su importancia.

Esta normalización en el protocolo parte de la American Heart Association (AHA), que a través de diferentes informes establece cuál es la forma más efectiva de realizar la reanimación cardiopulmonar.

En el 2010 la American Heart Association público las nuevas recomendaciones para realizar una reanimación cardiopulmonar.

El informe de la Asociación Americana del corazón - AHA

La Asociación Americana del corazón (American Heart Association) es una organización sin ánimo de lucro, con sede en Greenville, Texas, que constituye un referente mundial en cuando a estudios relacionados con la salud del corazón.

Esta asociación centra sus esfuerzos en reducir las muertes causadas por enfermedades cardiacas. Una de sus líneas de actuación es la publicación de informes periódicos en los que se recogen diferentes pautas y procedimientos derivados de estudios médicos, que sirvan como apoyo tanto a profesionales sanitarios como a cualquier persona que se vea en la necesidad de realizar una reanimación cardiopulmonar.

La reanimación cardiopulmonar o RCP

La reanimación cardiopulmonar o RCP consiste en insuflar aire en los pulmones (ventilaciones) mediante el boca a boca u otra técnica a la vez que se realizan compresiones cardiacas (masaje cardiaco), destinadas a devolver el pulso al afectado por la parada cardiorrespiratoria.

Este conjunto de compresiones y técnicas de respiración artificial tiene que prolongarse hasta que el corazón vuelva a latir y la respiración a efectuarse de forma regular. Si quien lo realiza no es personal sanitario entrenado, la técnica deberá mantenerse hasta que llegue el servicio de emergencias.

Dentro de la relación entre el número de compresiones y ventilaciones a realizar, existen variaciones, teniendo en cuenta si se realiza a un adulto o a un bebe, o colaboran dos personas. Además a lo largo del tiempo han ido cambiando el número de ventilaciones y compresiones aconsejadas, siguiendo las directrices de organismos como la AHA.

También hay que tener en cuenta a la hora de comenzar la RCP que existe una regla nemotécnica que permite memorizar el orden correcto en el que se han de iniciar las maniobras, que se resume en las letras ABC y su significado es el siguiente:

  • A (del inglés Airway): Apertura de vías aéreas.
  • B (del inglés Breathig): Inicio de las ventilaciones.
  • C (del inglés Chest Compressions): Inicio de las compresiones cardíacas.

Las nuevas recomendaciones ante una parada cardiorrespiratoria

La AHA ha publicado en 2010 una guía sobre las nuevas instrucciones para realizar la RCP, que invalidan las aparecidas en el 2005, fecha en que se publicó el último informe. Además de estas recomendaciones la guía ofrece otros contenidos diversos en relación con la reanimación, los primeros auxilios y el soporte vital.

Dentro de los cambios significativos aparecidos en relación con la RCP, se encuentran:

RCP en adultos

  • La relación compresión/ventilación recomendada en adultos es de 30:2 tanto para uno como para dos reanimadores (diferente a las recomendaciones del 2005 en las que existía una relación distinta para dos reanimadores).
  • Las compresiones en adulto se han de realizar hasta una profundidad de al menos 5 cm.
  • Las compresiones se harán con una frecuencia mínima de 100 compresiones/minuto.
  • El orden de ejecución A-B-C se deberá cambiar a C-A-B.

RCP en niños

  • La relación compresión/ventilación recomendada en niños es de 30:2 para reanimadores no profesionales. Para sanitarios entrenados se aconseja 15:2 pues se presupone que no estarán solos.
  • Para la RCP en niños se aconseja comprimir unos 4 cm en lactantes y unos 5 cm en niños.
  • La frecuencia de compresión en niños debería ser de al menos 100 compresiones/minuto pero nunca mayor de 120 compresiones/minuto.
  • El orden de ejecución A-B-C se deberá cambiar a C-A-B.

Resumen de las recomendaciones de la AHA

En resumen se puede decir que los cambios más significativos son la aplicación de la relación de compresión/ventilación 30:2 tanto para uno como para dos reanimadores y la alteración del orden de ejecución a C-A-B. Estos cambios que parecen banales en realidad tienen gran importancia en algo tan delicado como es la RCP y están basados en la recogida de datos en casos documentados de RCPs.